Sevilla desde el cielo (I)

El Arenal es 'bético' desde las alturas

  • La manzana triangular de la plaza de toros se asemeja al escudo del Betis a vista de pájaro

El escritor Julio Muñoz el pasado enero publicó un tweet que se viralizó rápidamente. En él, comparaba la manzana de la plaza de toros de la Maestranza con el escudo del Betis. Estéticamente, ambos elementos son triangulares y cuentan con un redondel en el centro. En el primer caso, el coso taurino; en el segundo, un círculo con las siglas del club (RBB) entrelazadas. Lo cierto es que desde las alturas, ya sea a vista de pájaro, de avión o de satélite, el parecido es más que evidente.

El azar parece ser el causante de esta coincidencia, puesto que la planificación urbanística del barrio de El Arenal poco tiene que ver con el diseño que Enrique Añino, miembro de la directiva del Sevilla Balompié, propusiera como nuevo escudo del club verdiblanco en 1931 con motivo de la instauración de la II República. A la plaza de toros se le fueron añadiendo edificaciones adosadas al tiempo que el símbolo bético iba modificándose. En 1957 se eligió un escudo similar al de ahora, con un círculo inserto en un triángulo. Igual que inserta está la plaza en la céntrica manzana sevillana.

El escudo masón del Betis

Ensayo histórico de Emilio Carillo sobre el origen masónico del escudo del Betis Ensayo histórico de Emilio Carillo sobre el origen masónico del escudo del Betis

Ensayo histórico de Emilio Carillo sobre el origen masónico del escudo del Betis / D. S.

Emilio Carrillo, en las páginas de Diario de Sevilla en 2007, ya dejó por escrito la relación que existía entre el club helipolitano y la masonería. Ese vínculo se traduce en su escudo de triángulo invertido. Carrillo, ex vicealcalde de Sevilla autor de El Betis y Sevilla, comenzó explicando que "el triángulo invertido no es un atributo cualquiera, sino que está cargado de significación. Por definición, el triángulo es la imagen geométrica del ternario, por lo que en el simbolismo numérico equivale al 3, la trinidad (activo-pasivo-neutro). Representa la triple naturaleza del Universo, constituido tradicionalmente por tríadas (hombre-cielo-tierra; padre-madre-hijo; etcétera) y así fue interpretado por antiguas culturas y utilizado como clave de su credo por numerosas religiones".

Carrillo continuó contando que "la masonería lo incorporó plenamente a su estética por medio de la escuadra, que acompaña al compás para dar forma a lo que es su distintivo más reconocido. De hecho, la escuadra, con representación preferente cual triángulo invertido, es la segunda de las tres Grandes Luces, de las que disponemos los seres humanos para orientarnos por el camino de nuestra evolución en conciencia, que iluminan las Logias masónicas". Y estableció el vínculo entre masones y béticos con la junta directiva del Betis que tomó posesión tras la proclamación republicana.

En particular, con José Ignacio Mantecón Navasal, el que fue su presidente entre 1931 y 1933. "Un personaje de gran interés que en el centenario que ahora se celebra debe ser redescubierto por el beticismo y que llegó a ser toda una figura de la intelectualidad española en el exilio, eminente especialista en bibliografía y paleografía", detalla el escritor. Sus investigaciones para probar su afiliación a la masonería le llevaron a un trabajo de investigación en el que pudo probar, a través de una "exhaustiva lista histórica de masones aragoneses", que Mantecón Navasal perteneció a la masonería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios