Sevilla

Asaja abandona la dirección de la CES por su oposición al proyecto del dragado

  • La organización ve prioritario defender los derechos de arroceros y regantes. La Comisión de Aguas de Doñana aborda este miércoles a el proyecto de protección de márgenes del Puerto.

La organización agraria Asaja ha abandonado la vicepresidencia de la Confederación de Empresarios de Sevilla (CES) por su absoluta discrepancia con la postura que la organización empresarial mantiene sobre el proyecto del dragado del estuario del río, al considerar que los empresarios "dan prioriodad" al dragado por encima de los derechos de los arroceros y regantes andaluces. Así lo explicó ayer a este periódico el propio presidente Ricardo Serra, quien aclaró que la decisión es "irrevocable" y que se comunicó hace dos o tres meses con la ratificación del comité ejecutivo de Asaja.

Asaja recalca que el dragado debe esperar a que esté listo el proyecto de modernización para llevar el agua dulce directamente a los arroceros y regantes por las tuberías proyectadas, lo que se conoce como el proyecto de modernización del riego. Y explica que la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) del dragado de 2003 se dice expresamente que "se deben garantizar los derechos de los usuarios preexistentes".

Asaja reitera que si el arroz tiene que coger agua directamente del cauce del río, donde entrará más agua salada por el dragado, "eso obligará a los regantes de toda la cuenca a gastar más agua para repeler el tapón salino" que aumentará con la obra del dragado. "No tiene sentido ese gasto cuando nos hemos endeudado estos 25 años para ahorrar agua", lamentó.

El presidente de Asaja Sevilla comunicó su dimisión de la vicepresidencia de la patronal de empresarios "hace dos o tres meses" en una carta enviada por Ricardo Serra a su homólogo en la CES, pero es ahora cuando sale a la luz la noticia porque esta semana la asamblea de la CES ratifica el cese.

Serra reitera que la discrepancia sobre el dragado ha sido el tema de conflicto "más importante" que ha provocado esta decisión, aunque también mantiene discrepancias con el funcionamiento interno de la patronal. No obstante, la organización agraria seguirá formando parte de la CES como socio de base, pero ya no en la cúpula directiva.

El segundo requisito para iniciar el dragado es la protección de las márgenes de Doñana, un proyecto que ha redactado el Puerto de Sevilla. La asociación conservacionista WWF anunció este lunes que el se verá este miércoles 12 de marzo en la Comisión de Aguas previa al Consejo de Participación de Doñana. En este órgano están representadas las administraciones estatal y autonómica con mayoría de miembros. Así pues, aquí se verá la postura de la Junta de Andalucía sobre el proyecto, ya que corresponde a la Junta darle el visto bueno final.

WWF calificó este martes de "nuevo error" el proyecto de protección de márgenes. En su boletín informativo de WWF, recogido por Europa Press, el colectivo ecologista critica que Estado y Junta de Andalucía continúan apostando respecto a la gestión del estuario por un modelo individualizado de cada actividad relacionada con el río, en vez de por un plan integral coordinado para el Guadalquivir.

"Como ya advirtió el dictamen de la comisión científica para el estudio de las afecciones del dragado, la dinámica natural del estuario ha perdido su equilibrio, por lo que requiere una actuación integral y conjunta para los problemas existentes", recuerda WWF.

WWF entiende que el Consejo de Participación de Doñana debería informar negativamente del proyecto presentado y reclamar a las administraciones públicas un plan integral para el Guadalquivir. Asimismo, pide poner fin al dragado en 2014 y que se dediquen los 33,1 millones presupuestados en los Presupuestos Generales del Estado a la restauración ecológica del río y del estuario.

Según el secretario general de WWF, Juan Carlos del Olmo, "tal y como ya dijo en su momento el Ministerio de Medio Ambiente, ha de cumplirse previamente con lo dispuesto en el dictamen de la comisión científica para el estudio de las afecciones del dragado del río Guadalquivir; es una condición vinculante de la Declaración de Impacto Ambiental del proyecto, por lo que el Puerto no podría dragar sólo porque se aprobara un simple proyecto de protección de márgenes".

Por otro lado, el secretario general del Metal de UGT-A, Manuel Jiménez, aseguró este martes que hay negociaciones con el Ministerio de Industria para reabrir los astilleros de Sevilla y considera que "para darle salida y futuro" a este proyecto industrial es necesario acometer el dragado del río. Jiménez aseguró que "hay algunos grupos empresariales interesados en su puesta en marcha". Dijo que se trata de un proyecto industrial "muy serio que tiene visos de consolidarse" y pide que la Autoridad Portuaria "tenga receptividad a este proyecto", sin exigir por las instalaciones como antes de la crisis, y que otorgue primero una autorización administrativa y luego una concesión a más años.

Jiménez apuntó que el anterior proyecto que hubo en Astilleros fue "el timo del tocomocho y lo de Sevilla Shipyard fue un montaje, pues se estaba trabajando para un astilleros de Galicia, el timo de la estampita".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios