Sucesos

Herido un vigilante al impedir un atraco en Los Pajaritos

  • Un delincuente le golpeó con la culata de una pistola 

  • El atraco ocurrió en un supermercado de la calle Candelería

El establecimiento de la marca Día robado en Los Pajaritos. El establecimiento de la marca Día robado en Los Pajaritos.

El establecimiento de la marca Día robado en Los Pajaritos. / José Ángel García

Comentarios 7

Un vigilante de seguridad resultó herido este martes al impedir un atraco a mano armada en un supermercado de Los Pajaritos. Los hechos ocurrieron a las seis y veinte minutos de la tarde en un establecimiento de la cadena Dia en la calle Candelería. Tres personas que cubrían sus rostros con cascos de motoristas y pasamontañas llegaron al local y mostraron dos pistolas y un cuchillo para intimidar a los empleados. El vigilante les hizo frente y les cortó el paso, utilizando como barrera uno de los muebles expositores de publicidad que hay en la entrada del negocio.

Varios empleados y clientes corrieron a refugiarse a una habitación que hay en el interior del supermercado y desde allí llamaron a la Policía, mientras el vigilante seguía forcejeando con los delincuentes para impedirles el acceso. Así los mantuvo a raya durante unos instantes, hasta que se resbaló con un folleto publicitario que se había caído al suelo. Uno de los atracadores aprovechó en ese momento para propinarle un fuerte golpe en la cabeza con la culata del arma.

El impacto abrió una gran brecha en la cabeza del vigilante de seguridad, que sangraba de manera abundante. Los atracadores, viendo que habían perdido un tiempo precioso, se marcharon del supermercado sin llegar a consumar el atraco. El vigilante fue atendido en un primer momento por los empleados del establecimiento y después fue trasladado en ambulancia al Hospital Virgen del Rocío, donde se le cosió la herida con grapas y se le hicieron varias pruebas.

La Policía Nacional ha abierto una investigación sobre estos hechos. Un equipo de Policía Científica ha practicado una inspección ocular en el supermercado y ha tomado muestras para tratar de identificar a los autores de este robo con violencia e intimidación. También se está tomando declaración al vigilante y al encargado del comercio. Por el momento no hay ninguna persona detenida.

La mañana de este miércoles, varios trabajadores y clientes comentaban lo ocurrido la tarde del día anterior. Una de las empleadas explicó a este periódico cómo se refugió en el cuarto y no salió hasta que recibió un mensaje de un compañero que les dijo que los atracadores ya se habían marchado y no había peligro. "Al principio oímos unas voces y creímos que era el vigilante riñendo a alguien. Ya escuché que era un atraco y corrimos a meternos dentro de una habitación para estar seguros. Cuando todo terminó vimos al vigilante herido y sangrando. Los había mantenido a raya y le golpearon de coraje, por la impotencia que sufrieron al ver que les había impedido el robo".

Miedo en el barrio

Una clienta lamentaba el deterioro cada día más acusado que padece el barrio. "Esto está fatal. Cada día peor. Yo acababa de salir del supermercado y no me los encontré de milagro. Salgo de mi casa cada día a las cuatro de la mañana y esto da miedo. Tengo miedo cuando voy a trabajar tan temprano".

La sensación de inseguridad en el barrio es mayor cada día y se ha visto agravada a raíz del episodio ocurrido el año pasado en la calle Tordo, donde un policía nacional resultó herido grave precisamente tras recibir un golpe asestado con la culata de una pistola cuando perseguía a un delincuente. El policía salvó la vida gracias a la intervención de su compañero, pero ha quedado con secuelas neurológicas graves.

Es un agente que tiene más de 1.100 detenciones en su historial y se nota su ausencia de las calles desde que ocurrió la agresión. Pese a que puso en riesgo su vida, la Policía le ha denegado hace unos días la cruz al mérito policial con distintivo rojo que le propuso su sindicato, la Confederación Española de Policía (CEP). Este hecho, junto con otras denegaciones de medallas, motivó una protesta de los sindicatos policiales contra la Jefatura Superior por la arbitrariedad en el reparto de condecoraciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios