Sevilla

¿El Black Friday, suma o resta para el comercio?

Un comercio muestra sus descuentos en el 'Black Friday'. Un comercio muestra sus descuentos en el 'Black Friday'.

Un comercio muestra sus descuentos en el 'Black Friday'. / EFE

Comentarios 4

Una moda importada que se ha desvirtuado y que resta más que aporta. Así lo asegura Tomás González, presidente de Aprocom, la Confederación Provincial de Comercio y Servicios de Sevilla. El Black Friday, que se celebra oficialmente este próximo viernes, tiene un efecto boomerang en el comercio multimarca, es decir, las tiendas de toda la vida.

Tras varios años de bonanza, el 2018 ha habido una desaceleración en las ventas por la incertidumbre en la economía. A ello hay que sumar los efectos que el Black Friday tiene en el pequeño y mediado comercio, que es, al fin y al cabo, el que le da personalidad a una ciudad y la distingue de otra. "El nuevo consumidor se ha acostumbrado a comprar sólo cuando hay ofertas. Esto está haciendo un gran daño al comercio multimarca, el tradicional, ya que el cliente nunca adquiere un artículo a su precio normal. Esto va a provocar que muchos comercios se vayan al garete", advierte el presidente de Aprocom.

Aunque las campañas y periodos de promoción, como el Black Friday, pueden tener un efecto positivo para el consumidor, sus consecuencias para el comercio son negativas. El año pasado, por ejemplo, desde Aprocom pudieron constatar cómo se reducen de manera considerable las ventas de Navidad, que es tradicionalmente el mejor periodo para las tiendas. "Lo que parece que es bueno a la larga parece que no lo es. La campaña de Navidad, normalmente de 15 o 20 días, se ha reducido bastante", sostiene González.

Una joven pasa ante un escaparate con descuentos por el 'Black Friday'. Una joven pasa ante un escaparate con descuentos por el 'Black Friday'.

Una joven pasa ante un escaparate con descuentos por el 'Black Friday'. / Juan Ayala

Desde Aprocom señalan el desconcierto y la falta de regulación que hay actualmente con los periodos de rebajar y promociones: "Estamos ante una transformación del sector muy importante. Como el Gobierno no se lo tome en serio para proteger al comercio de ciudad, el multimarca, muchos van a desaparecer". explica González, quien apunta al valor añadido que ofrece, por ejemplo, la Papelería Ferrer en la calle Sierpes: "Se trata de un comercio único. Es lo que van buscando los turistas. Aunque no tengan la intención de comprar acaban entrando en la tienda. Esta cuestión hay que tomársela en serio porque no van a quedar comercios diferenciadores en las ciudades".

Tradición desvirtuada

El presidente de Aprocom también advierte de cómo se ha desvirtuado el espíritu del Black Friday al importarlo de Estados Unidos, donde se celebra el viernes posterior al jueves de Acción de Gracias, un día festivo en el que se inician las compras navideñas: "Allí es sólo un día. Aquí ya hemos pasado del fin de semana, a la semana y al mes del Black Friday. Dentro de nada tendremos el otoño-invierno del Black Friday". 

En este sentido, apunta a las campañas que están realizando, por ejemplo, los concesionarios de automóviles, cuyas ventas no tienen nada que ver con el Black Friday.

Por su parte, Antonio Pérez, vicepresidente de Alcentro, la asociación de comerciantes el Casco Antiguo, explica que los cambios en el comercio son una realidad y que, más que quejarse los pequeños y medianos deben adaptarse para competir con las grandes cadenas: "Hay que convivir con esta realidad. Todos tenemos que ser conscientes de la importancia del comercio electrónico".

Pérez, no obstante, reconoce las dificultades que puede tener el comercio multimarca para sobrevivir a las nuevas tendencias, por lo que reclama sensibilidad a las administraciones para que el centro de la ciudad no acabe convirtiéndose en un parque temático: "Hay que proteger al comercio local. Se trata de que tenga las mismas ventajas y apoyos que la gran multinacional que se instala en un centro comercial. No podemos dejar morir a este comercio".

En este sentido, señala el caso de París, donde las tiendas tradicionales permanecen en cada barrio y conviven con grandes marcas internacionales: "Hay cabida para todos. Las administraciones juegan un papel muy importante. No se trata de dar subvenciones. En Sevilla hay que facilitar que los clientes puedan llegar al centro, que tengan facilidades, con una completa red de metro, por ejemplo. Queremos tener las misams condiciones".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios