Futuro uso del inmueble

La Casa Murillo será un museo del pintor

  • El Ayuntamiento negociará con la Junta para vincular los usos del edificio a un proyecto museográfico

Entrada principal de la Casa Murillo, en el barrio de Santa Cruz. Entrada principal de la Casa Murillo, en el barrio de Santa Cruz.

Entrada principal de la Casa Murillo, en el barrio de Santa Cruz.

Los grupos políticos han aprobado una moción presentada por los socialistas para que se inicien las negociaciones con la Junta de Andalucía para vincular los usos de la casa número 8 de la calle Santa Teresa a un proyecto museográfico ligado a la figura del pintor Bartolomé Esteban Murillo. “Sería una buena herencia el que uno de los inmuebles que ha participado en la celebración del IV centenario del nacimiento de Murillo pudiera quedar definitivamente vinculado a la figura del pintor, porque en su origen esas eran las intenciones cuando se adquirió el edificio”, aseguró Antonio Muñoz, delegado de Cultura.

En el documento se recuerda que ese inmueble del barrio de Santa Cruz fue la penúltima vivienda del artista sevillano y ha sido también durante 2018 el punto de partida del itinerario Tras los pasos de Murillo, que guiaba a los visitantes en un recorrido a través de la Sevilla del siglo XVII, siguiendo los pasos del artista por los lugares más emblemáticos de su trayectoria dentro de la programación del Año Murillo.

Los cuadros, enseres y mobiliario del artista se encuentran en el Museo de Bellas Artes

La propuesta recoge que se plantea “garantizar la continuidad del uso de la Casa de Murillo como un espacio vinculado a la vida y a la obra de este genio de la pintura”. Además, señala que el edificio fue adquirido en 1972 por la Dirección General de Bellas Artes, con el fin de dedicar un espacio expositivo al pintor, así como un centro de interpretación del barroco sevillano. El proyecto de casa-museo original nunca se llevó a cabo, y el Estado cedió el espacio en 2011 a la Junta para acoger la sede del Instituto Andaluz del Flamenco. Los cuadros, enseres y el mobiliario se trasladaron al Museo de Bellas Artes, donde permanecen hasta ahora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios