Salud

Comités de Ética Asistencial, labor de orientación ante dilemas médicos

  • El área norte es pionera en la inclusión de la figura del Consultor en este órgano, liderado por profesionales del Virgen Macarena

Componentes del Comité Ético Asistencial Sevilla Norte.

Componentes del Comité Ético Asistencial Sevilla Norte. / M. G.

Si un paciente no quiere ponerse sangre y ello supone un grave riesgo para su vida es un ejemplo de motivo para que un profesional acuda al Comité de Ética Asistencial. Que una persona quiera asesorarse sobre un derecho que considera vulnerado como persona usuaria de los servicios sanitarios, también.

El Comité de Ética Asistencial del Área de Gestión Sanitaria Sevilla Norte es un órgano multidisciplinar que lleva más de una década acreditado y asesorando a toda la comunidad asistencial mediante una metodología de deliberación colegiada.

Bajo los mandos de Jaime Boceta como presidente, facultativo del Equipo de Soporte de Cuidados Paliativos del Hospital Virgen Macarena, atender cuestiones relacionadas con la protección de los derechos de personas usuarias o de ámbito ético planteado en el desarrollo de la práctica clínica, son algunos de los temas que se trasladan a este órgano. ¿Cómo? Hay varias vías. Telefónica, por e-mail y presencialmente, en la dirección del hospital, en caso de que sea un profesional el que la presente, o en gestoría de usuarios del centro hospitalario si se es paciente.

Dentro de la comunidad asistencial que puede acudir a este órgano se encuentran asistentes y asistidos de todos los centros sanitarios adscritos, es decir, pacientes, familiares y profesionales de los hospitales y centros de salud que tengan como referencia ese Comité de Ética Asistencial.

Durante el recorrido de más de diez años de este Comité de Ética Asistencial del Área de Gestión Sanitaria de Sevilla Norte, que tiene su sede administrativa en el Hospital Virgen Macarena, es destacable la inclusión desde sus inicios de la figura del Consultor como una de las claves de su funcionamiento y que desde hace un año está empezando a incluirse en el resto de comités homólogos de Andalucía.

A través del Consultor se canaliza esa duda que tiene el profesional o el paciente agilizando su resolución en el propio comité. La respuesta del mismo se emite en forma de informe, en el caso de dudas planteadas por pacientes, o verbalmente en una sesión clínica, cuando la duda es profesional. En muchas ocasiones, el comité actúa como mediador porque lo que subsiste en esa controversia ética es un problema de comunicación. "Ética y Comunicación son un binomio inseparable", aduce el doctor Boceta.

El sistema de deliberación del comité es variado y a veces utiliza un procedimiento casuístico. Es el llamado método Jonsen, para definir el problema ético de acuerdo con indicaciones, preferencias, calidad de vida y contexto, y lo compara con otros casos analizados con anterioridad. Por otro lado, también existe el método Gracia, que es el que busca cursos de acción que respetan, aunque sea parcialmente, los valores controvertidos. Por su parte, en otras ocasiones se usa un procedimiento mixto de los anteriores.

El comité también ofrece acciones de formación ética a los profesionales sanitarios. De hecho, es obligatoria recibirla en todas las Unidades de Gestión Clínica para que éstas puedan acreditar cada año la calidad de su servicio. Estas se centran en las fricciones éticas más recurrentes de la práctica sanitaria de cada unidad.

Todos los centros sanitarios asistenciales de la Comunidad Autónoma de Andalucía tienen de referencia a un Comité de Ética Asistencial incardinados en la Estrategia de Bioética de Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios