Diario de Sevilla En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Sevilla

Falito el Conde, de campeón de boxeo a atracador y secuestrador

El piso en el que fue detenido Rafael Ángel C. E. El piso en el que fue detenido Rafael Ángel C. E.

El piso en el que fue detenido Rafael Ángel C. E. / Emergencias Sevilla

Uno de los detenidos por el secuestro de un hombre en un piso del Polígono Norte es Rafael Ángel C. E., un delincuente muy conocido del Polígono Norte. Tiene numerosos antecedentes delictivos, pero no siempre perteneció al mundo del hampa. Fue boxeador y ganó títulos a nivel regional, hasta que cayó en la droga y en la delincuencia.

Conocido como Falito el Conde, boxeaba con el apodo del Chipi. Nació en Sevilla el día 24 de marzo de 1986, es decir, cumplió 34 años unas horas antes de que lo detuvieran por el secuestro. Creció en el seno de una familia humilde pero honrada, en el Polígono Norte, donde su madre se ganaba la vida como limpiadora y así sacó adelante a sus hijos. Rafael dejó pronto los estudios y comenzó a boxear desde muy joven. Lo hacía en un sótano de la Macarena de donde han salido algunos campeones de este deporte.

El Conde ganó numerosos títulos a nivel regional y se hizo con un cierto nombre en el mundillo del boxeo. Todavía hoy pueden verse vídeos de algún combate suyo en internet. Pero, como le ocurrió a muchos chicos del Polígono Norte, Rafael cayó en el mundo de la droga. Y eso le llevó a la delincuencia.

Poco a poco fue subiendo en la escala delictiva. Empezó robando coches y comercios, hasta que se emparejó con una traficante de la calle Hermano Pablo, la vía más conflictiva y marginal del barrio, precisamente la misma en la que se desarrolló la operación de la Policía Local del pasado miércoles.

Durante un tiempo estuvo dedicándose a la venta de estupefacientes al menudeo. Participó en varias reyertas. En una de ellas se enfrentó a un clan del barrio y recibió un disparo de escopeta en la espalda. Estuvo a punto de morir pero se recuperó. Ya entonces acumulaba detenciones por tráfico de drogas a pequeña escala y también por malos tratos.

El siguiente escalón fue el de los atracos. El 29 de diciembre de 2013, fue detenido por la Policía Local por su participación en un atraco a un supermercado Carrefour Exprés de la calle Amador de los Ríos. Falito el Conde era uno de los cuatro delincuentes que irrumpieron en el negocio armados con una pistola y un hacha. Se llevaron casi 900 euros, que fueron recuperados por la Policía. Los detuvieron en un piso cercano, en la calle Padre Méndez Casariego, donde se habían refugiado.

Formó parte de una organización criminal dedicada principalmente a los robos en farmacias, y también estuvo un tiempo dedicado a los vuelcos, según explicaron a este periódico algunos policías que lo conocen de sobra. Fue detenido tras un robo a un narcotraficante en San Jerónimo, si bien éste había denunciado que lo que le habían sustraído era un televisor. 

Rafael ha seguido cometiendo robos en los últimos tiempos. A finales de 2019 fue arrestado por participar en el robo de un bar de la calle Faura, en el que también estuvo implicado el hijo del dueño del negocio. Y hace apenas unas semanas participó presuntamente en un robo en un comercio de las Hermandades del Trabajo, aunque no llegó a ser detenido. Sí lo fue su cómplice.

Sobre las doce y media de la noche del 25 de marzo, la Policía Local recibió una llamada de una mujer a la que tres individuos le habían robado el bolso. Los agentes de la Unidad de Intervención Nocturna los localizaron y persiguieron por el Polígono Norte. Los sospechosos se refugiaron en un piso de la calle Hermano Pablo.

Los policías llamaron a los Bomberos para que abrieran la puerta y rodearon el edificio. Antes que partieran la puerta, los delincuentes se entregaron. Cayeron los tres que habían robado el bolso a la mujer y un cuarto que estaba en la casa. Entre ellos estaba Rafael. Dentro de la vivienda había un hombre de 42 años que llevaba cuatro días secuestrado por una deuda de drogas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios