Adiós a Jesús Quintero La terrible entrevista con Rafi Escobedo, asesino de los marqueses de Urquijo

Sevilla

El Plan Director de conservación del Palacio Arzobispal de Sevilla está ejecutado en un 80%

Vista de la Giralda desde el bellísimo segundo patio del Palacio Arzobispal de Sevilla.

Vista de la Giralda desde el bellísimo segundo patio del Palacio Arzobispal de Sevilla. / Juan Carlos Vázquez

Devolver la “dignidad” al inmueble, garantizar su correcto estado de conservación, mejorar y modernizar las instalaciones y eliminar barreras arquitectónicas. Con estos objetivos, el arquitecto Antonio Campos Alcaide redactó en 2015 el Plan Director del Palacio Arzobispal de Sevilla, que se empezó a ejecutar a continuación. Han sido desde entonces muchas e importantes las actuaciones llevadas a cabo. El documento se encuentra actualmente ejecutado en un 80%, tras la última intervención en el ala norte. Todas las obras se han llevado a cabo con recursos propios, parte de ellos provenientes de la inestimable ayuda económica que presta el Cabildo Catedral. La crisis del Covid-19 ha hecho que todas las obras previstas por la Archidiócesis queden en suspenso. Los albañiles y los andamios volverán a la Plaza de la Virgen de los Reyes cuando la situación lo permita.

El Plan Director comenzó a ejecutarse en el año 2015 con las obras para la apertura de una Librería Diocesana. Se aprovechó esta intervención para comenzar a renovar por sectores toda la infraestructura de telecomunicaciones (fibra óptica), instalación eléctrica, y climatización.

Otro hito destacable ha sido el plan de eliminación de barreras arquitectónicas, mediante la instalación de rampas y un nuevo ascensor. Con carácter previo al comienzo de la visita cultural al Palacio Arzobispal, se procedió a la instalación de este ascensor que diera acceso, no sólo a la planta en la que se encuentran los salones nobles, sino también a todas las plantas del edificio. Actualmente cualquier persona con movilidad reducida puede llegar a todas las zonas del Arzobispado.

Patio secundario que acoge todas las instalaciones de climatización. Patio secundario que acoge todas las instalaciones de climatización.

Patio secundario que acoge todas las instalaciones de climatización. / Juan Carlos Vázquez

La nueva sede Tribunal Eclesiástico es una de las obras más relevantes. Al cambiar la normativa canónica se unificaron las dos instancias del Tribunal. Se procedió a restaurar el Salón Santo Tomás y adaptarlo a la sede del nuevo Tribunal, conforme a necesidades actuales, con incorporación de nuevas salas de audiencias, nuevas tecnologías, y zona de archivos independiente. Cuando se llevó a cabo la unificación de los Tribunales, se destinó uno de los patios secundarios como zona de instalaciones. Todas las máquinas de aire acondicionado se encuentran en una sala bajo este patio.

Al agotarse la capacidad del archivo inicial, se procedió a desarrollar unas nuevas salas para centralizar, modernizar y ampliar su capacidad. Se utilizó para ello las dependencias que hasta ese momento ocupaba el Tribunal de Segunda Instancia. Se renovaron los sistemas de seguridad y control, y se amplió la capacidad total del archivo cerca de un 400%.

Una de las galerías de instalaciones que recorre el Palacio Arzobispal. Una de las galerías de instalaciones que recorre el Palacio Arzobispal.

Una de las galerías de instalaciones que recorre el Palacio Arzobispal. / Juan Carlos Vázquez

Tras desalojar el Tribunal de Primera Instancia de su sede para trasladarse al salón Santo Tomás, se procedió a consolidar estructuralmente esa zona que sufría con graves patologías. Esta obra es la que se ha quedado sin finalizar debido a la actual situación de crisis económica,. Se ha terminado solamente la consolidación estructural.

La modernización ha llegado a través del nuevo Centro de Proceso de Datos (CPD). Las instalaciones de los servidores informáticos y la zona de telecomunicaciones se quedaron obsoletas y resultaban insuficientes para las necesidades actuales, por lo que se procedió a ampliarlas en espacio y dotarlas de instalaciones más adecuadas para los requerimientos tecnológicos actuales y futuros.

El arzobispo, monseñor Asenjo, durante la bendición del taller de restauración. El arzobispo, monseñor Asenjo, durante la bendición del taller de restauración.

El arzobispo, monseñor Asenjo, durante la bendición del taller de restauración. / Antonio Pizarro

Una de las últimas zonas bendecidas es la del taller de restauración, uno de los anhelos que tenía el arzobispo, monseñor Asenjo. Con motivo de la creación de la Fundación Imago Solis, así como por la necesidad de contar con unas instalaciones para almacenamiento de obras de arte y restauración, se creó este amplio y moderno estudio de restauración para atender todas las necesidades de la Archidiócesis y sus parroquias. Actualmente se están tratando las obras de la iglesia del convento de Santa Clara.

Imagen aérea del Palacio Arzobispal. Imagen aérea del Palacio Arzobispal.

Imagen aérea del Palacio Arzobispal. / Antonio Pizarro

Las obras llevadas a cabo conforme al Plan Director también han abarcado el exterior del edificio. En primer lugar, se actuó en la portada de la calle Placentines. Tras detectar el desplazamiento de uno de los sillares, por vía de emergencia y consensuado con los técnicos de las Administraciones Públicas, se procedió a su consolidación estructural y su posterior restauración. Más recientemente, se han intervenido la portada principal. La fachada de la Plaza Virgen de los Reyes fue restaurada tras observar la pérdida de masa de alguna de las estructuras por los hongos y líquenes que estaban deshaciendo la piedra. Asimismo, se aprovechó para auscultar todas las cornisas de todas las fachadas tras sufrir un desprendimiento de una pieza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios