Tribuna

Plaza de la Magdalena, una propuesta de conservación, restauración y remodelación respetuosa (I)

  • El autor defiende un diseño alternativo para preservar la identidad que tiene la plaza

Plaza de la MagdalenaUna propuesta de conservación, restauración y remodelación respetuosa (I) Plaza de la MagdalenaUna propuesta de conservación, restauración y remodelación respetuosa (I)

Plaza de la MagdalenaUna propuesta de conservación, restauración y remodelación respetuosa (I)

En general el espacio público de la ciudad es "la casa de todos" o, al menos, debería serlo distinguiéndose por su cualidad el grado de cultura de la ciudad.

La Magdalena continúa siendo un apreciado espacio que se abrió en el interior del centro histórico de Sevilla que aún se mantiene de su ordenación urbana heredada y actual, distinguiendo con nitidez por un lado el área central de la plaza y por el otro el entorno perimetral de los viales que la rodean.

El espacio público de la ciudad es "la casa de todos" o, al menos, debería serlo

1 El área central está modélicamente organizada y estructurada mediante una retícula rectangular de cuadros de "cantos rodados"(chinos lavados de pequeño tamaño o garbancillos) delimitados por cenefas de losas de piedra de Tarifa, que dibuja con exactitud y maestría una superficie alfombrada dispuesta como geometría de base en la que encajan todas las piezas de este puzle urbano y especialmente los parterres vegetales de arrayán que situados en las cuatro esquinas conforman y definen la glorita central de la Fuente de 1844 dedicada a Calíope portando la corona dorada, musa de la poesía épica y de la elocuencia con su vaso dodecagonal. O corridos en sus laterales los parterres la reservan y le dan intimidad respecto al viario en derredor.

Y en sus bandas limítrofes se encajan las alineaciones de magnolios y naranjos ya robustos. Los bancos de hierro fundido y las farolas fernandinas, elementos propios y acordes con su fundación en el periodo Isabelino como el Puente de Triana, el desaparecido Teatro San Fernando o la Plaza Nueva.

El entorno perimetral ha cumplido la función de organizar el tránsito de vehículos rodados en sus calzadas y el peatonal en las aceras para el acceso a las edificaciones y comercios laterales, y, pese al objetivo de peatonalización del ámbito, siempre seguirá siendo necesario aunque sea para el tránsito selectivo de servicios públicos de limpieza, seguridad, emergencias y de avituallamiento comercial. Y siendo su estado actual muy deficiente e inapropiado con sus calzadas asfaltadas y estrecho acerado, sí debe ser objeto de una sustancial remodelación.

2 El objetivo primordial de la remodelación de la plaza debe ser seguir manteniendo su carácter de lugar calmo para la estancia abrigada y arropada ante las incidencias funcionales de su derredor, como por ejemplo el acceso a los establecimientos perimetrales y en especial a los hoteles de su contorno mediante vehículos privados de clientes, taxis y autobuses turísticos, además de los servicios propios comentados.

Dejar en definitiva que el excelente espacio central que hoy tiene la plaza siga siendo reservado para los ciudadanos y no al servicio de otros intereses, destruyendo el carácter y las acertadas formas de esta plaza; y no por añoranza, sino por la modernidad que posee desde su origen.

De ello se deduce que el criterio para la remodelación de la Plaza debe ser doble: de conservación y restauración de su cualificada área central; y remodelación armonizada de su entorno perimetral. Y ello es posible por el buen estado de conservación actual de la parte central: de su pavimentación basada en encintados de doble fila de piedra de Tarifa muy seleccionada con poca exfoliación y color gris perla, enmarcando figuras rectangulares de chinos de pequeña granulometría que permite el paso y movilidad testada, como entre otros la pavimentación de la Plaza de San Andrés, sin dificultad incluso de personas de movilidad reducida en sillas de ruedas o con andadores, y siendo los desperfectos completamente subsanables; manteniendo en su sitio el encintado de losas de Tarifa y renovando los cuadros de chinos, que sí es una restauración sencilla por ser una capa superficial vertida de aglomerante con la adecuada dosificación y granulometría de los cantos rodados incorporados y de la vegetación por su buen estado que articula , cobija y da sombra, olor y frescor, tanto de los arrayanes como de los magnolios y naranjos.

También se brida la oportunidad de integrar mejor los quioscos de flores y de golosinas y revistas existentes desplazándolos al límite de los lados menores de la plaza central, lado de O'Donnell y lado de San Pablo, reubicándolos adyacentes a estos, por existir una gran dilatación de los correspondientes viales perimetrales.

Y aumentar el número de unidades de bancos y farolas, cambiando la iluminación a lámpara Led de temperatura de color blanco cálido, lo que debería ser norma para corregir el pobre alumbrado público amarillento de todo el Casco Murado.

3 Este boceto de propuestaalternativa es ante todo una acción en defensa de la identidad de la Magdalena motivada sin ánimo de polemizar al considerar que no deben destruirse y borrarse los espacios identitarios de nuestra ciudad de Sevilla.

Y no se trata de opiniones o gustos personales, sino de exponer el verdadero y auténtico sentido y carácter de esta Plaza que esclarecemos desde un pausado y reflexivo proceso de investigación sobre la arquitectura y la morfología de los espacios públicos de la ciudad; y desde la experiencia de proyectos y obras afines realizadas con continuidad en el tiempo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios