Juicio por el amaño de las oposiciones

Nadie conoce a nadie en la Policía Local

  • Los acusados en el juicio por el enchufismo en la Policía Local coinciden en la estrategia de negar que conocieran o tuvieran relación con otros agentes antes de los exámenes

  • Uno de los policías asegura que "era facílisimo copiar" durante el examen, en un intento de desmontar la acusación de que tenía las respuestas previamente

Vista general de la sala donde se desarrolla el juicio por el amaño de las oposiciones de la Policía Local. Vista general de la sala donde se desarrolla el juicio por el amaño de las oposiciones de la Policía Local.

Vista general de la sala donde se desarrolla el juicio por el amaño de las oposiciones de la Policía Local. / Belén Vargas

Comentarios 7

La segunda jornada de declaraciones de acusados en el juicio por el presunto amaño de las oposiciones de la Policía Local deja ya entrever por dónde van a ir las líneas de las defensas de los policías que presuntamente accedieron de manera fraudulenta al cuerpo.

La estrategia no es otra que la de negarlo todo, incluso aspectos que son absolutamente evidentes. Si lo vivido durante la mañana de este jueves en la sala de vistas del juzgado de lo Penal 10 de Sevilla pudiera resumirse con un título de película, ése sería el de un film ambientado precisamente en la capital andaluza: Nadie conoce a nadie.

Así, varios de los opositores acusados de tener las respuestas de los exámenes antes de que éstos se celebraran han negado que conocieran a otros policías antes de presentarse a las oposiciones. En el caso de alguno que es hijo y sobrino de policías, y obviamente no podía negar que supiera quiénes son sus parientes, ha negado que conociera a ningún miembro del tribunal, que estaba presidido por el superintendente Juan José García y en el que había varios agentes de la Policía Local, algunos de ellos muy conocidos dentro del cuerpo.

Esa línea de defensa ya la marcó otro de los integrantes del tribunal, Manuel Baso, en su declaración del pasado martes. Baso, que es tesorero del Sppme en Andalucía, negó que fuera amigo del presidente del mismo sindicato en Sevilla, Manuel Bustelo, cuyo hijo es uno de los policías que se sientan en el banquillo en este juicio. 

También el superintendente utilizó la misma estrategia, al negar que conociera al hermano de su íntima amiga (a la que los investigadores califican de pareja sentimental) o al sobrino de su ex mujer.

La sesión de este jueves ha sido muy corta, de poco más de una hora de duración, y en ella han comparecido tres opositores, una funcionaria del Ayuntamiento y el representante de la empresa Partenón Sagres, que surte de material técnico a la Policía Local de Sevilla, cuyo hijo está también entre los acusados y es uno de los que también ha comparecido esta mañana.

Todos ellos han declarado sólo a preguntas de sus abogados defensores y se han acogido a su derecho a no responder a la Fiscalía y el resto de acusaciones, una línea seguida de momento por todos los acusados en este juicio.

El pago del hotel

El delegado de Partenón ha asegurado que reside en Málaga y cubre toda la zona de Andalucía, Extremadura, Murcia, Ceuta y Melilla. Por ello ha dicho que no conoce a los representantes del Sppme, entre ellos Baso, a los que su empresa pagó una noche de hotel en Madrid durante una feria de productos de seguridad del año 2014.

El representante ha aclarado que su empresa no vende directamente a la Jefatura, sino que lo hace presentándose a los concursos públicos que convocan cada ayuntamiento. Según su declaración, es práctica habitual que se invite a sus clientes a la feria de seguridad porque en Madrid suele haber déficit de plazas hoteleras y las que quedan libres son muy caras, por lo que la compañía suele reservar un número de habitaciones desde meses antes.

En cualquier caso, no fue él quien reservó ni pagó las habitaciones, ya que no es esa su función en la empresa. Sobre el examen de su hijo, aseguró que nadie en la feria del año 2014 le dijo nada, ya que éste había aprobado y obtenido la plaza dos años antes, y lo hizo tras presentarse a multitud de oposiciones en municipios de la provincia de Málaga, y también al Cuerpo Nacional de Policía.

De Málaga para ver el Betis

El hijo ha refrendado este extremo y ha detallado que se preparó en dos academias muy conocidas de Málaga. Como no podía ser de otra manera, también ha negado que conociera a ningún policía local de Sevilla antes de obtener su plaza. Eso sí, ha admitido que venía mucho a la capital andaluza "para ver el Betis", lo que ha provocado la felicitación del juez, David Candilejo, por "sus gustos futbolísticos".

En cuanto al examen en sí, ha negado que tuviera las preguntas o las respuestas previamente, pero sí ha dicho que "era facilísimo copiar", puesto que en las aulas de la Facultad de Derecho había cientos de opositores y sólo vigilaban tres personas por clase.

Esta es otra línea de defensa que están siguiendo la mayoría de los abogados de los acusados. Lo ha hecho el de la funcionaria del Ayuntamiento, que ha expuesto que para vigilar a los alumnos había que rodear una banqueta en la que se sentaban cinco opositores, por lo que "pudieron copiar".

Con esto, las defensas intentan argumentar que los opositores pudieron coincidir en las respuestas porque copiaron durante el examen y no fueron sorprendidos por los vigilantes, no porque dispusieran de las mismas antes de la prueba ni porque nadie las filtrara, como sostienen las acusaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios