paro registrado y afiliación

Sevilla registra el mejor mayo en lo laboral de la historia

  • Reduce el paro en 5.500 personas y gana más de 8.000 afiliados, datos inéditos en la serie estadística

  • Uno de cada cuatro nuevos empleos procede de la hostelería aunque casi todos los sectores suman cotizantes

  • El punto más negro es el aumento de la temporalidad y la reducción de la contratación indefinida

Varios usuarios en una oficina del SAE. Varios usuarios en una oficina del SAE.

Varios usuarios en una oficina del SAE.

Soplan vientos de incertidumbre y hay coincidencia en que la desaceleración

ya está aquí. Y, sin embargo, ello no parece afectar al mercado laboral, al menos en lo que a creación de empleo y bajada del paro se refiere. Otra cosa diferente son los sueldos y las condiciones de trabajo.

En Sevilla, en concreto, los datos del Ministerio de Trabajo no dejan lugar a ninguna duda. La provincia en su conjunto ha sumado 8.165 afiliados más a la Seguridad Social el mes pasado, hasta 747.723 en total. Y ha reducido las listas del paro en 5.567 personas, hasta los 182.019 desempleados.

En ambos casos son cifras de récord. En el caso del paro estamos ante la mejor cifra desde que se inicia la actual serie estadística, en 1996. La bajada, además, supera las 5.000 personas, algo que solo había sucedido en 2003. Y recordemos que ya de por sí mayo suele ser muy bueno, pues sólo se recuerdan en dos décadas tres años en los que bajó el desempleo, independientemente de las crisis.

En un año la afiliación suma 27.000 afiliados más y abandonan las listas del paro más de 12.000 personas

Algo parecido sucede con la afiliación media mensual, aunque aquí la estadística comienza algo más tarde, en 2004. Nunca, desde esa fecha, habíamos asistido a un subidón de 8.165 cotizantes nuevos. Y recordemos que ya veníamos de dos meses (marzo y abril) muy buenos, con una generación de empleo de más de 5.000 personas en cada uno de ellos. En un trimestre (marzo, abril y mayo, la temporada alta en Sevilla) se han creado 18.686 nuevos puestos de trabajo.

Todos estos buenos datos dan como resultado que estemos ante la cifra más baja de paro desde septiembre de 2009, aunque aún muy lejos de mayo de 2005, cuando había unos 105.000 desempleados. Y que el número de afiliados sea el mayor desde septiembre de 2008. Estamos ya solamente a unos 25.000 afiliados del récord histórico de noviembre de 2007: 772.695 cotizantes a la Seguridad Social.

Si bajamos al detalle, concluimos que la celebración de la Feria de la capital en mayo ha debido influir en la dinámica, pero sin abrumar ni mucho menos. Todos los sectores reducen paro y, si bien es cierto que los servicios acumulan el 53% del retroceso, el porcentaje suele ser mayor. Si nos vamos a la creación de empleo por sectores de actividad, la hostelería manda con toda lógica, al sumar 2.103 afiliados más en el régimen general (excluidos los autónomos). Es cierto que uno de cada cuatro empleos creados vienen de ahí, pero casi todas las actividades elevan su número de trabajadores en mayor o menor medida. Todas menos finanzas, el sector inmobiliario y la educación, que destruyen puestos de trabajo.

Hay un punto negro, por otro lado (o gris), que refleja un cierto conservadurismo empresarial ante lo que pueda venir. Parece claro que la época de crecimiento de la contratación indefinida se acabó. En mayo se formalizaron 4.036 contratos de este tipo, casi un 5% menos que en el mismo mes del año pasado. En lo que va de ejercicio esta modalidad se ha reducido un 2,67% y su porcentaje respecto al total ya baja del 5% (4,98%), cuando el año pasado esta barrera se superaba por poco (5,01%). En el otro lado, el número de contratos temporales sube un 6,13%, hasta 108.501. Sevilla es la provincia andaluza con una mayor subida en el mes de mayo.

En tasa interanual, es decir, entre mayo de 2018 y mayo de 2019 (un dato que refleja mejor la tendencia que la coyuntura mensual) la provincia reduce el paro en 12.979 y crea 27.928 empleos en términos de afiliación a la Seguridad Social. En el caso del desempleo, estamos ante una mejora respecto al año pasado, cuando el ritmo de reducción era de casi 8.000 personas, pero muy lejos de los 26.000 que llegaron a abandonar las listas del SAE en 2017. La afiliación va mejor: estamos ante el mejor dato desde 2007 y desde luego el mejor de los años de recuperación. Pero hace falta que la cifra sea aún mayor para absorber la todavía muy alta demanda laboral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios