Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Sevilla

Los restauradores sacan a la luz los secretos de las carpinterías históricas del Alcázar de Sevilla

  • El Salón de los Tapices del Palacio Gótico está siendo sometido a una profunda renovación.

Restauración de las puertas del Alcázar de Sevilla / José Ángel García

"Las carpinterías se encuentran en un excelente estado". Así lo han asegurado este miércoles los restauradores durante la visita que el delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz; y la directora-conservadora del Alcázar, Isabel Rodríguez, han realizado al Palacio del Rey Don Pedro para comprobar el resultado de estos trabajos de restauración, conservación preventiva y mantenimiento de las carpinterías históricas.

En los dos últimos años, los restauradores Sebastián Fernández y Almudena Fernández han tratado 12 portalones y ventanas mudéjares (siglos XIII y XIV) del Patio de las Doncellas y 17 carpinterías del siglo XIX del resto de las estancias del Palacio de Pedro I, con un presupuesto de 42.712 euros. Muñoz ha destacado los trabajos de conservación preventiva que realizan los especialistas para así evitar el deterioro del patrimonio y ha recorrido también el Salón de los Tapices del Palacio Gótico, en el que se está acometido la renovación de la iluminación, la restauración de los tapices y que recuperará su tono claro original.

A principios de los años 2000, las carpinterías fueron sometidas a una importante intervención debido al mal estado que presentaban. Ahora, de manera periódica, los restauradores revisan el estado de conservación de este valioso conjunto de puertas y ventanas. "Nos dedicamos a conservarlas para no llegar a tener que hacer una gran intervención como aquella. Lo revisamos todo con detenimiento", ha explicado Sebastián Fernández.

El Patio de las Doncellas conserva sus tres grandes puertas mudéjares (siglos XIII y XIV), que dan acceso al salón de la cúpula de la media naranja (actualmente llamado de Embajadores), la Capilla y la Alcoba Real; y las ventanas exteriores también de esta misma época. Mientras que las de paso interior son recreaciones históricas del XIX. Los objetivos de los trabajos ejecutados han sido controlar los efectos del tiempo, la lluvia, la humedad, el viento, el sol, los insectos o los roces de visitantes sobre estos elementos.

Entre otras tareas se han realizado la revisión de los elementos de sujeción y giro; el desempolvado y la limpieza de las superficies; el desmontaje limpieza y reubicación de mamparas de protección; la reposición de pérdidas de almohadillas; la fijación de la decoración en relieve de estuco con falta de adhesión; la reposición de las pérdidas de elementos y la protección de metales (hierro y cobre).

Las puertas mudéjares son de un valor incalculable, como la del Salón de Embajadores. "No hay otra igual, ni en la Alhambra. Está hecha con un sistema llamado peinazado, que es el más evolucionado del arte mudéjar", ha señalado el restaurador.

Estas puertas presentan unas epigrafías también muy interesantes. En esta puerta, por ejemplo, se puede leer por una cara el Salmo 56 en latín; mientras que por la otra, en árabe, se relata con sumo detalle cómo fue la construcción del palacio por parte de Pedro I y el primer capítulo del libro del Apocalipsis de San Juan. En la de la Alcoba Real, por su parte, se encuentran distintas jaculatorias.

El plan de inversiones del Real Alcázar contempla para 2020 intervenciones sobre el patrimonio por importe de 3 millones de euros. Entre los proyectos ya redactados y a cuya licitación se procederá próximamente están la intervención integral sobre la totalidad de los azulejos cerámicos de los palacios Gótico y Mudéjar, la restauración del Estanque del Mercurio o nuevas intervenciones en las yeserías, el Salón de los Embajadores y distintas fuentes de los jardines.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios