Accesibilidad en el transporte público

Tussam se disculpa por denegar la rampa a un niño con discapacidad

  • Atención al Cliente contacta con la familia para aclarar la "incorrecta respuesta" que se le dio a su queja 

  • Anuncia que ha dado indicaciones para que "en adelante" se identifique mejor el tipo de silla y que el menor tiene movilidad reducida 

El niño de 4 años, con la silla en la que se mueve. El niño de 4 años, con la silla en la que se mueve.

El niño de 4 años, con la silla en la que se mueve.

Comentarios 6

El departamento de Atención al Cliente de Tussam ha vuelto a contactar con la madre de un niño con discapacidad de 4 años para pedirle "disculpas", tras la respuesta que le dieron inicialmente a una queja por las reticencias de un conductor de Tussam a abrir la rampa del autobús, para que pudiera bajar con el carrito de su niño. 

En la primera respuesta, este mismo servicio indicaba que en su caso "no correspondía la apertura de la rampa", a pesar de que la normativa vigente así lo prevé para sillas de niños con la condición de persona con movilidad reducida, además de generales. Ello desconcertó a la familia, que denunció el caso a la prensa y que ahora ha agradecido la respuesta. 

Este menor, con el síndrome de Wolf Hirschhorn, iba con una silla especial. Según el relato de la madre, consiguió que se le abriera la rampa, tras pedir los datos al conductor para poner una queja, aunque informó de lo ocurrido a la empresa. 

Ésta achaca la "incorrecta respuesta" a que el operador que atendió la llamada de la madre "recogió un relato incompleto".

No indicaba "qué tipo de silla usaba y, como verá, la normativa vigente tiene en cuenta dos circunsancias: tipo de transporte adaptado y condición de PMR (Persona con Movilidad Reducida) del usuario". Por las molestias, la jefa del departamento pide disculpas a la familia. 

En el mismo escrito, se explica que se han tomado medidas para que en adelante se identifiquen claramente el tipo de transporte adaptado y la condición de persona con movilidad reducida en todos los casos. 

El caso se produjo el pasado 21 de diciembre en un autobús de la linea 3, cuando la madre, que accedió al autobús con su hijo aprovechando que la rampa estaba desplegada para otro usuario, pidió bajarse en una parada de Torneo. El conductor se negó, considerando inicialmente que no era una silla especial. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios