Relevo en el PP-A

Zoido será el presidente del PP

  • Los presidentes de las ocho agrupaciones provinciales de Andalucía despejan, mediante un comunicado, la candidatura del alcalde de Sevilla para evitar disensiones en el partido ante la marcha de Arenas.

A pesar del poder del que Javier Arenas goza en el PP andaluz, el sorpresivo anuncio de su marcha el lunes pasado abría una peligrosa caja de Pandora a causa de su sucesión. Las declaraciones a favor del alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, como candidato, a las que animó el propio Arenas con la decisión del lunes de encargarle la organización del congreso y delegarle sus responsabilidades políticas; las dudas expresadas por otros sobre su persona y la acumulación de cargos, en especial desde la provincia de Málaga, y la insistencia del aludido de que su compromiso estaba con la capital hispalense llevaban al PP por un camino peligroso. La incertidumbre aumentaba con los días a pesar de que Arenas lo dejó más que señalado al encargarle la organización del congreso de Granada el 14 y 15 de julio. Por ello, para evitar disensiones o equívocos, los presidentes del PP de las ocho provincias de Andalucía emitieron este miércoles un comunicado en el que proponían al alcalde sevillano como candidato a la presidencia del PP. El texto se consensuó poco antes de las 14:00 horas, y con ello se cerraban todas las dudas.

El PP andaluz quiere que Juan Ignacio Zoido sea el candidato a la sucesión de Arenas al frente del partido en Andalucía, lo que coincide con la voluntad tanto del que hasta ahora es el líder andaluz como del secretario general de los populares, Antonio Sanz. Una fuente cercana a ellos dos explicó el lunes a este medio que la apuesta era Zoido, aunque Arenas había optado por dejar que el PP se expresase con libertad y por eso no fue más explícito. Así que los presidentes provinciales decidieron acabar con el asunto. Cortar por lo sano, mientras el interesado, Zoido, se encontraba en Madrid en una visita de carácter municipal.

En el comunicado hay tres aseveraciones importantes: la primera, el compromiso "férreo" de Zoido con Andalucía, con lo que se desean evitar las susceptibilidades en otras provincias por su condición de regidor sevillano y los temores a otro centralismo; la segunda, que su figura garantiza "la cohesión y unidad" del PP, y la última, una llamada a los delegados del congreso, de cuyo respaldo los presidentes se muestran seguros.

Algunas fuentes aseguran que fue la sede del PP en Génova -es decir, la secretaria general, María Dolores de Cospedal- quien les invitó a lanzar el comunicado; otros, el propio Arenas. Lo mismo da, pero sí revela que en el PP se ha abierto una discusión sobre de quién es Zoido: si de Arenas o de Cospedal. Según algunas fuentes, Arenas pudo pensar en dejarle el mando a Antonio Sanz, pero Zoido siempre fue un hombre de su confianza, su amigo y casi su discípulo político, aunque desde el entorno del alcalde sevillano se prefiere subrayar que la decisión ha sido de Rajoy, lo que también es cierto. No todos los que rodean al alcalde se llevan bien con Arenas, pero éste y Rajoy sí que no son incompatibles. Y otro apunte: De Cospedal puede mandar en la sexta planta de Génova, pero en Andalucía quien oficia es Arenas. El debate, en cualquier caso, deja más claro si cabe la rivalidad de los dos líderes, el andaluz y la presidenta castellano-manchega. Desde Génova se han encargado de transmitir en las últimas horas que Arenas optó por anunciar su precipitada renuncia el lunes después de que no consiguiese ser el coordinador general del PP, un puesto que eclipsaría a De Cospedal. A sus dudas sobre su futuro en Andalucía -Arenas ya no se iba a presentar más a la Presidencia de la Junta- se habría añadido, según está versión, la negativa de la dirección del PP a nombrarle para ese puesto, por lo que él optó por anunciar su retirada de este modo y quedarse con la vicesecretaría general de Política Local y Autonómica. No obstante, casi todos en el PP dan por hecho que si De Cospedal no quiere dejarle más hueco en Génova, Mariano Rajoy tirará de él si se produce un cambio ministerial. Entre los dos hay plena confianza, y el Ejecutivo popular arrastra problemas de coordinación y comunicación. Soraya Sáenz de Santamaría, la vicepresidenta, es otra de las aliadas de Javier Arenas.

Uno de los presidentes provinciales explicó a este medio que el comunicado sólo obedece a la necesidad de parar los comentarios y la quinielas sobre otros candidatos distintos a Zoido. Hay quienes aseguraban que el regidor de Córdoba, José Antonio Nieto, podía estar en disposición de ello, mientras él trataba de negarlo; otros apuntaban a la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, y algunos, a Juan Manuel Moreno, el malagueño secretario de Estado de Servicios Sociales. Nada de eso, según ha sabido este medio. El propio Arenas, al explicar el lunes a los presidentes provinciales que no se presentaría a la reelección, les indicó que su candidato era Juan Ignacio Zoido, pero las dudas vinieron del mismo alcalde, lo que acrecentó la incertidumbre. Zoido, muy volcado en Sevilla, es parlamentario andaluz y presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), y el cargo de presidente del PP andaluz le obligará a ampliar sus responsabilidades.

Por la mañana, Arenas se reunió con su grupo parlamentario y le solicitó "apoyo y lealtad" para los "futuros dirigentes" del PP, pero, una vez conocido el comunicado de sus presidentes, respaldó la candidatura de Zoido. Su capacidad para "compatibilizar cargos está fuera de toda prueba", indicó Arenas en los pasillos del Parlamento.

"Tengo de él la mejor de todas las opiniones, tanto en el terreno político como en el humano (...). Es capaz de todo, y lo ha demostrado en mil ocasiones", subrayó Arenas, que seguirá siendo presidente del PP andaluz hasta el mes de julio, aunque sus responsabilidades, como anunció el lunes, están delegadas en Zoido. Para organizar el Congreso, y para dirigirlo después.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios