Sevilla Casco Histórico | Sobre la reurbanización de la calle Baños

El adoquín de Gerena cortado se descartó en la calle Baños por su elevado coste

  • Urbanismo calcula que el corte manual le supondría entre 90 y 155 euros por metro cuadrado

  • "Cortar el adoquín que se extrae de nuestros viarios es una operación desproporcionadamente costosa y actualmente inviable para un viario completo", señala el Ayuntamiento

Varios árboles recién plantados en el tramo más ancho de Baños. Varios árboles recién plantados en el tramo más ancho de Baños.

Varios árboles recién plantados en el tramo más ancho de Baños. / José Ángel García

La Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento descarta por completo la propuesta del grupo de expertos MP9 de cortar los adoquines de Gerena, que históricamente se han usado en Sevilla y se han retirado por miles y miles en cada reurbanización del centro, para reutilizarlos en nuevas reurbanizaciones.

"La opción parece imposible porque el corte a cizalla o manual no garantiza las premisas geométricas solicitadas”

Sobre por qué no se han usado en la repavimentación de Baños, Urbanismo ha respondido a preguntas de este periódico que es inviable por su alto coste.

“Cortar el adoquín que se extrae de nuestros viarios es una operación desproporcionadamente costosa y actualmente inviable para un viario completo, ya que requieren de una limpieza de aglomerados y hormigones, para después manipularlos manualmente para su corte, puesto que no existe maquinaria para ello. Además necesitan un tratamiento posterior para su terminación, al no poder ser colocados directamente después de cortarse”, responde la Gerencia.

Y añade que por eso “el criterio de los técnicos es la utilización de pavimentos lisos y cómodos en las zonas peatonales”.

La única opción para reutilizarlos está siendo colocarlos como detalles en ciertas obras. “Sólo se ha planteado esta opción de reutilizar los adoquines de Gerena en algunas del casco antiguo dejando una hilera central o en el lateral que no genere problemas de accesibilidad, que no requiera tratamiento ni suponga un coste desproporcionado”.

Urbanismo ha contactado con el Ayuntamiento de Gerena, que certifica que ya no hay canteras en funcionamiento en la localidad. Un especialista en el tema dio dos soluciones: cortar con una cizalla el adoquín, que no serviría porque queda un acabado muy rústico, y hacerlo a mano totalmente por un cantero (a piquera) que tardaría unos 2 m2/ día, por lo que el precio de costo por el trabajo manual se elevaría a unos 90 euros/m2 (se estima que con transporte, colocación y beneficio rondaría los 155 euros/m2) y cuya terminación sería totalmente irregular en geometría y planeidad, luego tampoco serviría.

Urbanismo asegura haber hecho múltiples gestiones para tratar de reutilizarlos:

  1. Ha realizado una investigación sobre la posibilidad de reacondicionar esos adoquines (de gran tamaño e irregulares) en varias de las calles del casco histórico de Sevilla para usarlos en las nuevas pavimentaciones de obras de infraestructuras de abastecimiento y saneamiento.
  2. Ha consultado la posibilidad de adaptar estas piezas para conseguir terminaciones lo más planas y regulares, que garanticen la accesibilidad a personas de movilidad reducida y disminuyan el ruido de la rodadura al paso de los vehículos. Pero los resultados han sido negativos.

Dos fabricantes de adoquines de Quintana de la Serena, que suministran a contratistas de obras en Sevilla, han indicado que no disponen de la maquinaria para acondicionar los adoquines, que desconocen su existencia ni dispondrían del personal cualificado. Las maquinarias que tienen son automáticas y los cortes lo realizan a partir de bloques de granito para después obtener los adoquines. Por tanto, este trabajo no lo podrían llevar a cabo.

Otro fabricante de la zona y una empresa internacional de origen español líder mundial en el sector de la Piedra Natural y otras superficies decorativas han comentado lo mismo.

También ha contactado con empresas de reciclado de residuos, que tampoco podrían hacerse cargo de tal trabajo por falta de maquinaria para ese menester. Así pues concluye que la opción parece imposible porque el corte “a cizalla o manual no garantiza las premisas geométricas solicitadas”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios