Sevilla

Sólo quedan dos ancianos ingresados tras el incendio de la residencia

  • Los dos únicos heridos que siguen sin el alta permanecen en el Hospital de Valme con pronóstico reservado por su edad

Incendio en residencia de ancianos Incendio en residencia de ancianos

Incendio en residencia de ancianos / Juan Carlos Muñoz (Sevilla)

Los dos ancianos que permanecían ingresados en el hospital Virgen Macarena de Sevilla tras el incendio de la residencia en la que vivían el pasado 5 de enero recibieron ayer el alta, con lo que solo quedan otros dos ingresados, en este caso en el hospital Virgen de Valme. Fuentes de la Consejería de Salud informaron de que los dos ingresados en el Virgen de Valme se mantienen en planta con pronóstico reservado debido a su avanzada edad, y forman parte de las 21 personas que fueron hospitalizadas tras el siniestro, en el que murió una mujer de 89 años.

Las dos personas ingresadas en el Virgen Macarena estaban en Medicina Interna, y desde el primer momento habían mostrado una buena evolución. Tampoco quedan ya personas hospitalizadas en el Virgen del Rocío. La gran mayoría de los heridos en el incendio de la residencia han sido, por tanto, dados de alta. El rápido despliegue de los servicios de emergencias, con la ayuda de los vecinos del barrio de la Huerta de Santa Teresa, facilitó las labores de rescate de los mayores atrapados e hizo que el balance final del incendio fuera de sólo una persona muerta y cinco heridos graves.

El fuego se declaró sobre las once menos veinte de la noche del 5 de enero en la residencia Domusvi-Adorea, ubicada en la calle Baltasar Gracián, muy cerca de la estación de Santa Justa. En el momento del incendio había 97 personas en el interior del edificio, que fueron desalojadas de manera rápida por los Bomberos y la Policía Nacional y Local. A medida que iban sacando a los ancianos, muchos de ellos en volandas o en sillas de ruedas, los más graves eran atendidos por el 061, que montó un hospital de campaña, mientras que otros eran atendidos directamente por vecinos de los edificios cercanos, que se echaron a la calle con mantas, ropa de abrigo, agua, mascarillas y lo que fuera necesario para asistir a los ancianos.

La mayoría de ellos iba en pijama o en camisón. Los vecinos los introdujeron en los portales para que no pasaran frío, mientras se organizaba el traslado en autobuses de Tussam y taxis al pabellón de San Pablo, donde fueron atendidos hasta que fueron realojados o recogidos por familiares. 68 personas fueran trasladadas al polideportivo y 21 a distintos hospitales de Sevilla, donde se activó por primera vez el protocolo de catástrofes.

En el dispositivo participaron 42 bomberos, 60 agentes de la Policía Local, 22 de la Nacional, más de 30 sanitarios del 061 y otros servicios como SUAP, la Red de Transporte Urgente del SASy el SAMU, y 15 miembros de Protección Civil, además de la Unidad de Emergencias Sociales (Umies).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios