Sevilla

Hay 2.500 árboles con riesgo de caída que requieren tala

  • El Ayuntamiento reanudó la intervención en los árboles de la avenida de Cádiz por "irrecuperables"

  • Recalca que el riesgo afecta al 1% de la ciudad y se plantan 7.500 nuevos

Operarios de las empresas cortan un árbol con motosierra en la avenida de Cádiz. Operarios de las empresas cortan un árbol con motosierra en la avenida de Cádiz.

Operarios de las empresas cortan un árbol con motosierra en la avenida de Cádiz. / Jose Ángel García (Sevilla)

Comentarios 3

El Ayuntamiento de Sevilla reanudó ayer la intervención sobre el arbolado en mal estado de la avenida de Cádiz y recalca que no hay otra solución que talarlos porque tienen un nivel máximo de riesgo de caída.

Parques y Jardines explicó ayer a este periódico que estos árboles de la avenida de Cádiz forman parte de los 2.500 en toda la ciudad que suponen un riesgo severo y señaló que representan únicamente un 1% del total de 200.000 árboles que hay en la capital sevillana. Esos 2.500 ejemplares fueron catalogados en un informe del año 2015 con nivel 4 de peligrosidad, lo que indica que son “árboles con defectos estructurales y/o morfológicos que suponen un riesgo estático bastante elevado”.

Según el balance municipal, de esos 2.500 ejemplares en mal estado se han retirado ya en el mandato del alcalde Juan Espadas unos 1.600, el resto se están retirando en estos meses y se quiere completar de aquí a finales de verano la retirada de todos los que faltan. A cambio, el Consistorio asegura que se han plantado 2.500 árboles y se plantarán otros 5.000 en la próxima campaña, a partir del otoño.

El resto del arbolado de la ciudad requiere de “un seguimiento y un tratamiento para evitar que lleguen a esa situación de nivel 4, objetivo que se ha tratado de conseguir en la medida de las posibilidades durante este año”, asegura Parques y Jardines.

Operarios de las empresas adjudicatarias cortan los árboles de la avenida de Cádiz, ayer. Operarios de las empresas adjudicatarias cortan los árboles de la avenida de Cádiz, ayer.

Operarios de las empresas adjudicatarias cortan los árboles de la avenida de Cádiz, ayer. / Jose Ángel García (Sevilla)

Ese informe sobre el estado del arbolado de la ciudad se redactó en el año 2015, al inicio del mandato de Juan Espadas, a raíz de las graves heridas que una rama provocó ese año al caer sobre dos personas. ¿Por qué tantos árboles han llegado a esta situación? La respuesta que dio el informe es variada: durante décadas la ciudad ha hecho una selección de especies inadecuada, mala calidad de la planta procedente del vivero sin cumplir estándares mínimos, malas condiciones de plantación, falta de adopción de medidas que garanticen un desarrollo de las raíces mínimo del árbol, y deficientes podas y conservación.

Sobre este informe, los expertos en árboles consultados por este periódico critican que el Ayuntamiento no haya reevaluado en años posteriores a 2015 la situación de cada uno de esos 2.500 árboles en mal estado, ni haya aplicado soluciones alternativas a la tala para tratar de salvarlos.

El director de Parques reunido con vecinos, entidades y partidos, el lunes. El director de Parques reunido con vecinos, entidades y partidos, el lunes.

El director de Parques reunido con vecinos, entidades y partidos, el lunes. / Antonio Pizarro (Sevilla)

La delegación de Parques y Jardines explicó ayer que los árboles de la avenida de Cádiz, sobre los que se intervino el lunes (dos fueron talados y 16 podados masivamente), han causado 11 incidencias graves en los últimos años (2015-2018) con intervención de los Bomberos, por caída de ramas o árboles, y que por esa razón hay que actuar sobre ellos.

Respecto a la actuación del lunes, el Consistorio mantiene que “en ningún momento tomó la decisión de paralizar los 16 apeos (talas) por motivos de seguridad de la Avenida de Cádiz”. Según su versión, “se optó por realizar los trabajos de poda previos a los apeos que iban a continuar a lo largo de la semana. Y así se le comunicó también a la representante de la Red de Sevilla por Clima a primera hora de la tarde”.

La versión de los vecinos y de las entidades que protestaban en la zona es diferente. Aseguran que los técnicos de las empresas contratadas informaron de que 18 árboles iban a ser talados, y ante la protestas de los congregados, se presentó el director de Parques y Jardines y ordenó un cambio de planes: talar dos y podar los 16 restantes.

El Ayuntamiento afirma que ha cumplido estrictamente en estos tres años de mandato la ordenanza municipal de arbolado, que fija condiciones especiales para los árboles en supuesto de peligro para la seguridad peatonal o vial. Esas condiciones son que el Ayuntamiento puede actuar de urgencia sin precisar un informe motivado de cada árbol antes de la actuación.

Añade que la gran cantidad de incidentes ocasionados el verano pasado por los árboles en mal estado ha obligado a acelerar los trabajos este verano.

Satisfacción en la entidad vecinal de la Buhaira y entorno

La asociación de vecinos Jardines de la Buhaira y entorno del Prado, en Nervión, lleva años pidiendo la tala de estos árboles por estar huecos y ser foco de roedores y todo tipo de insectos, según aclaró ayer Julio del Junco, presidente de la entidad vecinal.

Estado de uno de los árboles que fueron talados en la avenida de Cádiz. Estado de uno de los árboles que fueron talados en la avenida de Cádiz.

Estado de uno de los árboles que fueron talados en la avenida de Cádiz. / A.S. (Sevilla)

Julio del Junco, presidente de la asociación de vecinos Jardines de la Buhaira y entorno del Prado, contactó ayer con este periódico para dejar claro su apoyo a la actuación del Ayuntamiento y a los expertos que hay ahora al frente de las empresas de mantenimiento. Del Junco explicó que la entidad lleva años pidiendo al Ayuntamiento que tale los árboles de la avenida de Cádiz por estar en muy mal estado y que incluso pide que se haga lo mismo con el ficus del solar del Equipo Quirúrgico.

“Allí no ha tocado nadie en 20 años y el resultado es que los árboles están huecos y podridos por dentro, y hay ratas y focos de todo tipo de insectos, desde mosquitos a abejas. Es algo muy traumático pero nos ponían en peligro”, señaló el líder vecinal de esta entidad, que cubre también este entorno del Prado por estar adscrito a Nervión.

Con todo, la asociación asegura que estará vigilante para que en otoño se planten los árboles en el vacío que van a dejar los árboles (plátanos de sombra de gran porte) que se talen. “Hemos recalcado al Ayuntamiento que tienen que reponer en otoño árboles en esta calle y que seremos beligerantes si no lo hacen. No queremos naranjos sino árboles de gran porte con abundante sombra”.

PP, Participa y Ecologistas

El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Sevilla, Beltrán Pérez, dijo ayer que si los árboles de la avenida de Cádiz “están sanos y se querían talar, se estaba cometiendo una irresponsabilidad y un ataque al patrimonio vegetal, pero si están podridos y no se talaron se está cometiendo una temeridad”.

Por eso, Pérez exigió al Ayuntamiento explicaciones sobre el estado de estos árboles. “Un alcalde tiene que hacer lo que tiene que hacer” y si tiene que retirar árboles en mal estado para evitar el peligro de los ciudadanos, debe retirarlos “le pese a quien le pese”, pues su función es gobernar “por el bien de los vecinos y no por el ruido de la oposición”, dijo. Y recordó que “todavía hay un vecino de la ciudad en el hospital que se debate entre la vida y la muerte por la caída de una rama en el Alcázar” y no quiere “tener que lamentar ninguna desgracia”.

Desde Participa Sevilla y Ecologistas en Acción criticaron que se reanudara ayer la tala en la avenida de Cádiz. “De nuevo, no se ha facilitado ningún informe individualizado de los árboles, ni información sobre la plantación de nuevo arbolado al vecindario”, criticó la edil Cristina Honorato, que demanda “ transparencia y diálogo con la ciudadanía” y que se reúna la Mesa del Árbol.

Ecologistas en Acción plantea denunciar al Ayuntamiento por incumplir la ordenanza de arbolado y recuerda que “la eliminación de ejemplares de gran porte y la sustitución por otros sanos, no compensa las funciones de los árboles talados o si lo hace, se requieren hasta 20 o 30 años en algunos casos; una cuestión temporal que debería tenerse en cuenta a la hora de gestionar el patrimonio natural de la ciudad”, afirmó su portavoz Eduardo Gutiérrez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios