Cambios en la cúpula eclesiástica

Asenjo agradece al nuevo obispo de Huelva la labor pastoral de 10 años en la Diócesis de Sevilla

  • Monseñor Gómez  Sierra tomará posesión de su nuevo cargo el 25 de julio

  • La misa crismal celebrada en la Catedral ha servido de despedida del obispo auxiliar

Un momento de la misa crismal celebrada en la Catedral de Sevilla. Un momento de la misa crismal celebrada en la Catedral de Sevilla.

Un momento de la misa crismal celebrada en la Catedral de Sevilla. / M. G.

La misa crismal celebrada hoy en la Catedral de Sevilla -aplazada de su fecha habitual, el Martes Santo, a consecuencia del confinamiento- ha servido para rendir homenaje a los presbíteros que cumplen sus bodas de oro y plata sacerdotales y también como despedida del clero diocesano al hasta ahora obispo auxiliar, monseñor Santiago Gómez Sierra, tras ser nombrado obispo de Huelva, donde tomará posesión el día de su onomástica, 25 de julio. 

El arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, ha dedicado unas palabras de agradecimiento y reconocimiento al que ha sido "su mano derecha durante los últimos diez años". “Damos gracias a Dios por todos los dones que te ha regalado estos años, y por los dones que a través tuyo ha regalado a nuestra archidiócesis, por tu entrega y por el servicio que le has prestado especialmente en la visita pastoral”, ha referido monseñor Asenjo.

El prelado hispalense ha agradecido sus consejos “siempre atinados y pastoralmente luminosos”, su colaboración en la elaboración de los planes diocesanos anuales y su servicio en la visita pastoral a más de la mitad de las parroquias sevillanas.

En esta línea, ha encomendado su ministerio onubense a “las manos del Señor y de su Santa Madre en su advocación de los Reyes y todas las demás advocaciones hermosísimas de esta tierra sevillana”.

La toma de posesión en Huelva será el 25 de julio

El arzobispo ha adelantado que la toma de posesión de monseñor Gómez en la Diócesis de Huelva será el próximo 25 de julio. “A partir de ahora, aquella será tu familia”, ha señalado don Juan José. Si bien, le ha pedido que no olvide a “a esta otra familia en cuyo seno recibiste la consagración episcopal. Aquí tendrás siempre un puesto en la mesa y un hueco grande, sincero y lleno de gratitud, en el corazón del arzobispo, de los sacerdotes, los seminaristas, los consagrados y los laicos”.

Monseñor Asenjo ha concluido su mensaje reconociendo que “ni el ministerio sacerdotal ni el ministerio episcopal son hoy empeños fáciles” y ha advertido a don Santiago que “tendrás momentos difíciles”. Ante ellos, le ha aconsejado “la oración mañanera serena y dilatada, que debe constituir nuestra principal ocupación y el más fecundo venero de nuestro ministerio”, donde espera que “experimentes que el Señor navega y camina contigo”, así como “la presencia amorosa y maternal de la Madre del Señor”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios