Sevilla

Se cumplen 35 años del asesinato del Grapo al empresario sevillano Rafael Padura

  • Dos miembros del grupo terrorista le dispararon a bocajarro en el interior de una de sus imprentas

Rafael Padura. Rafael Padura.

Rafael Padura.

Poco después del mediodía del 5 de septiembre de 1984 dos jóvenes en chándal y con pelucas entraron en la imprenta de Rafael Padura de la calle Luis Montoto. Otro se quedó en la puerta vigilando. Con armas amenazaron y encerraron a los empleados. Luego, condujeron a Padura a su despacho. Allí lo asesinaron con varios disparos a bocajarro. Los asesinos, José Francisco Cela, Luis Cabeza y Sebastián Rodríguez Veloso, pertenecían al Grupo de Resistencia Antifascista Primero de Octubre (Grapo), que reivindicó el crimen ese mismo día por la tarde a través de la radio. Así como otros dos perpetrados en Madrid y La Coruña.

Rafael Padura era presidente de la Confederación de Empresarios de Sevilla (CES) cuando fue visitado por los miembros del Grapo. Su recuerdo, 35 años después, sigue presente en muchos sevillanos que recuerdan aquel suceso y en el centro de la ciudad, donde tiene una calle a su nombre. Su nombre no estaba en la lista de empresarios a los que el Grapo reclamó el impuesto revolucionario, pero su condición de cabeza visible de la patronal de los empresarios le convirtió en objetivo del comando antifascista.

La placa, el indulto y el premio

La Diputación de Cádiz quiso conceder a Rodríguez Veloso la placa de oro de la provincia por su trayectoria como nadador paralímpico. Las críticas a esta concesión fueron duras y finalmente se anuló. Dos años más tarde, el ex miembro de los Grapo volvió a ser noticia, pues fue indultado por el Gobierno. Esta decisión desató protestas y una concentración en la Campana en mayo de aquel año. Meses después la CES creó el Premio Rafael Padura, que distingue a aquellos empresarios que se han destacado por su entrega al mundo empresarial y por su contribución al desarrollo de la provincia de Sevilla.

Un siglo de 'papel'

Las papelerías Padura han sido uno de los negocios más conocidos de Sevilla en el siglo XX. Fueron fundadas por un delineante de obras públicas, Antonio Padura y Lorenzo, en 1908 en la calle Martínez Montañés. De allí cambió de ubicación hasta sus tres sedes más conocidas: Sierpes, Luis Montoto y Cuna. Esta última fue la última superviviente, cerrando en 2008. Un siglo después de su arranque empresarial. La venta de material de dibujo técnico, la realización de impresos comerciales y las copias de planos por el procedimiento de reprografía le granjearon popularidad en el centro de la ciudad, donde aún se recuerda donde estaban sus rótulos.

Un hijo en Vox

Rafael Padura de Castro, hijo del empresario asesinado en 1984, es una de las caras visibles de la formación política Vox. El pasado febrero fue fichado junto a Rafael García, hermano y cuñado de los asesinados por ETA Ascensión García y Alberto Jiménez-Becerril. Ambas incorporaciones fueron resaltadas por Vox en su condición de víctimas del terrorismo. Padura de Castro se presentó asegurando que su "vocación es la de trabajar y servir a España y los españoles".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios