Patrimonio

Atacan la glorieta de Bécquer cuatro meses después de restaurarse

  • Arrancan el dedo a la escultura que simboliza el amor poseído

  • Se redujo el horario de visitas para evitar los destrozos

Dedo seccionado de la escultura que representa el amor poseído. Dedo seccionado de la escultura que representa el amor poseído.

Dedo seccionado de la escultura que representa el amor poseído. / José Ángel García

La glorieta de Bécquer, en el Parque de María Luisa, ha vuelto a ser objeto de un acto vandálico. Una de las esculturas que lo componen ha aparecido con un dedo fracturado. El destrozo se ha producido apenas cuatro meses después de que este monumento, levantado en 1911, fuera restaurado y pese a que se aumentaran las medidas de seguridad.

En concreto, se trata de la imagen en mármol que representa el amor poseído. Su dedo meñique se encuentra seccionado desde hace varios días, lo que ha alertado a muchos de los que acuden a esta glorieta del parque de un nuevo acto vandálico en un monumento que ha sido objeto de un innumerables destrozos las últimas décadas.

Se da la circunstancia que el 23 de febrero de este año concluyó la tercera fase de un largo proceso de restauración. En este caso, se repusieron varios elementos del conjunto diseñado por Coullaut Valera que habían desaparecido con el tiempo. Previamente, en 2016, se actuó sobre las distintas esculturas –de mármol y bronce– que componen el centro del conjunto. Para ello, hubo que desmontarlo por completo. Al margen del vandalismo –bastante frecuente en este parque–, el deterioro de este monumento está causado por las raíces del árbol donde se asienta.

La inversión realizada en las distintas fases de la restauración supuso un desembolso de más de 100.000 euros y tres años de trabajo. A su conclusión se puso en marcha un sistema de seguridad distinto al del parque. La glorieta tendría un horario de visita más reducido, de 10:00 a 20:00.

La escultura central de los tres estados del amor aparece con el dedo meñique destrozado. La escultura central de los tres estados del amor aparece con el dedo meñique destrozado.

La escultura central de los tres estados del amor aparece con el dedo meñique destrozado. / José Ángel García

Tal medida se tomaba después de que una vez acabada la primera fase de restauración se le arrancara un dedo a una de las esculturas. Situación que se ha vuelto a producir a los cuatro meses de acabar la intervención completa y de que se limitara la apertura de uno de los enclaves más visitados por sevillanos y turistas. Una medida que parece no ser suficiente para la conservación de este patrimonio.

El monumento a Bécquer, considerado el padre de la poesía moderna en España, fue idea de los Hermanos Álvarez Quintero, admiradores de este sevillano. Para sufragar el coste de su realización crearon la obra de teatro La rima eterna. Fue inaugurado el 9 de diciembre de 1911.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios