Sevilla

La cámara del Ayuntamiento de Sevilla no grabó el ataque a la cruz porque no funcionaba

  • La Policía Local había dado parte de la incidencia a Edificios Municipales, que no había reparado el dispositivo de vigilancia

La cámara que no funcionaba. La cámara que no funcionaba.

La cámara que no funcionaba. / Antonio Pizarro

La cámara de seguridad del Ayuntamiento de Sevilla que debía grabar el destrozo de la Cruz de la Inquisición no funcionaba. La Policía Local había dado parte de esta incidencia a la delegación de Edificios Municipales, pero el equipo de videovigilancia no había sido arreglado. Por ello, la Policía no dispone de imágenes del ataque y sólo puede tratar de identificar a la autora por la descripción de los testigos.

El dispositivo de videovigilancia se encuentra ubicado justo en la esquina de la fachada del Ayuntamiento que da a la plaza de San Francisco, a escasos metros del Arquillo y del lugar donde se encuentra ubicada la cruz.

Los hechos ocurrieron sobre las once y media de la noche del martes. Varias personas llamaron al teléfono de emergencias 112 alertando de que una mujer había destrozado el crucifijo de piedra, que data de 1903 y conmemora el último auto de fe celebrado en la plaza.

Los testigos describieron a la autora de los hechos como una mujer con apariencia de indigente y que actuaba posiblemente bajo los efectos del alcohol o alguna sustancia estupefaciente, así como que podía tener alteradas sus facultades mentales. 

La Policía Local de Sevilla ha abierto una investigación para tratar de localizar a esta mujer, pero todavía no se encuentra identificada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios