Sevilla

Moreno reclama un trato igualitario para Andalucía

Manifestación en Sevilla contra la amnistía / Juan Carlos Vázquez

El Foro Economía y Sociedad reunió este domingo en Sevilla a unas 2.000 personas en contra de la amnistía y "en defensa de Andalucía". El presidente de la Junta, Juanma Moreno, respaldó esta manifestación que quería emular las concentraciones del histórico 4 de diciembre de 1977, cuando millones de andaluces salieron a pedir un Estatuto de autonomía.

Falta un rato para que empiece la concentración prevista contra la ley de amnistía y en defensa de Andalucía y hay poco ambiente. En la plaza de Cuba de Sevilla se ha montado un escenario y resuena atronadoramente por unos potentes altavoces la música de AC/DC. Que está estupendo, pero que tratándose de un acto en defensa de Andalucía ya podían haber puesto algo de Camarón, de Rocío Jurado, de los Chanclas o hasta de la comparsa de Martínez Ares, que tan bien explicó lo que fue aquel cuatro de diciembre que hoy se recuerda. Ay, los detalles...

Se espera al presidente de la Junta, Juanma Moreno, que ha anunciado su presencia en este evento convocado por eso que denominan sociedad civil, en concreto por una entidad llamada Foro de Economía y Sociedad, y al que dicen que se han sumado otros 200 colectivos, casi todos federaciones empresariales y gremiales. La plaza no se llena. Eso sí, hay muchas banderas, porque casi cada asistente ondea dos enseñas, la de España y la andaluza. Y alguno hay que lleva también la europea.

El alcalde de Sevilla, José Luis Sanz, hace tiempo con el número tres del PP, Elías Bendodo, en la puerta de Mariscos Emilio. Hay quien los saluda y se reparten abrazos. Hay quien se hace una foto para inmortalizar el momento. En la Plaza de Cuba sigue habiendo hueco. El Metro llega fluido. Las calles de alrededor están libres y el puente de San Telmo se ha convertido en una idílica pasarela peatonal para quien practica deporte. Suenan también Coldplay, El Canto del Loco, Despistaos y, por fin algo que suena a andaluz, la rumba de El Duende Callejero. 

Dan las doce y el acto no empieza. Se retrasa todo lo posible, quizás a la espera de que llegue más gente. Juanma Moreno comparece ante los medios de comunicación a las doce y diez, veinte minutos después de lo anunciado. Es lo que se llama en el gremio un canutazo, es decir, unas declaraciones a pie de calle. Porque, aunque lo parezca demasiado, el acto no es un mitin del PP y no subirán políticos al escenario.

Recuerda Juanma que esto lo ha organizado la "sociedad civil" y que ha querido estar porque considera que lo que está sucediendo en España "no solamente agrava la situación de calidad institucional y rompe la división de poderes, no solamente vulnera derechos fundamentales dentro de nuestra democracia, sino también está generando de manera muy decidida una diferencia y una desigualdad entre territorios, y por tanto entre españoles".

Añade el presidente que es la víspera del "día mítico e histórico" del 4 de diciembre, fecha en la que en 1977 más de un millón de andaluces tomaron las calles para exigir la autonomía. "Hace 46 años, los andaluces pidieron algo muy sensato, que los españoles tuviéramos los mismos derechos y obligaciones, fueran de donde fueran. Cuando pensábamos que esa etapa se había superado, Sánchez y Puigdemont nos llevan de nuevo a un agravio territorial y a la ruptura de la igualdad entre los españoles".

Moreno anuncia que estará en la calle, "a título personal", durante toda la legislatura, y criticó el "disparate" que supone el secretismo de las negociaciones entre el PSOE y Junts. "Son decisiones que van a vincular el futuro de los españoles, ¿qué pinta un relator? ¿por qué no se negocia en las Cortes Generales? ¿cuáles son los objetivos de esta negociación? Sánchez está fuera de sí, en un punto de cesarismo que le lleva a tomar decisiones que nada tienen que ver con una democracia consolidada como la española".

En el mismo sentido se pronuncia el vicesecretario territorial del PP, Elías Bendodo. "Andalucía no quiere ser más que nadie, pero no va a aceptar ser menos que nadie ni moneda de cambio para que Pedro Sánchez privilegie otros territorios", dijo el político malagueño, que calificó la semana como "negra" para los españoles, en referencia a las polémicas judiciales con los nombramientos del fiscal general y la presidenta del Consejo de Estado y a la crisis diplomática abierta con Israel tras las declaraciones el presidente del Gobierno.

Termina Bendodo, para por fin la música y arranca el acto, presentado de forma brillante por la periodista Inmaculada Jiménez, de la cadena COPE. La voz inconfundible de Jiménez resuena en la Plaza de Cuba para presentar a los invitados que intervienen, para recordar a la figura de Manuel Clavero Arévalo, que vivió precisamente en este lugar, y para saludar también a los vecinos de los balcones que entonan un festivo y futbolero "oé, oé, oé" replicado por el público asistente. 

Como es habitual en este tipo de actos, las cifras difieren. Dice la presentadora, citando fuentes de la Policía Local de Sevilla, que el evento empezó con 5.000 personas y concluye con 10.000 almas. La Subdelegación del Gobierno estima que sólo hubo 2.000 ciudadanos en la concentración. Sea como fuere, lo cierto es que la asistencia dista mucho de la manifestación de hace tres semanas, cuando más de 30.000 almas recorrieron la avenida de la Constitución en protesta por la amnistía.

Quizás por el tono mitinero del evento, porque la ciudadanía está ya saturada de manifestaciones y prefiere aprovechar la mañana de domingo en otros menesteres o porque, por mucho que se agiten ahora banderas andaluzas, el pueblo sigue sin olvidar aquel "Andaluz, no vayas a votar, este no es tu referéndum", la convocatoria no es multitudinaria ni mucho menos.

Arranca el acto con la intervención de Juan Luis Calceteiro, Juani de los Cantores de Híspalis (que también podían haber sonado en la previa, claro que sí), que dice sentir "rabia, desazón, amargura y tristeza porque nos han mentido a la cara por un puñado de votos". Sigue Paquita Marín, presidenta de la Casa de Andalucía en Cataluña, con una intervención extensísima en la que pide al público que no confunda los conceptos catalán e independentista.

El notario cordobés Luis Marín Sicilia, fundador de la UCD, elogia a Clavero y lamenta que no estén este domingo en la Plaza de Cuba "aquellos políticos que antes se envolvían en la bandera andaluza y hoy están callados por un asqueroso plato de lentejas". El cuarto participante es el ex futbolista Salva Ballesta, que recuerda su etapa en Inglaterra para valorar aún más su país. Compara España con el vestuario de un equipo de fútbol, en el que hay jugadores de distintas procedencias y culturas, pero todos tienen un objetivo común.

Finaliza el evento con la lectura de un manifiesto en defensa de Andalucía y por la igualdad entre españoles publicado en Change.org, plartaforma en la que suma más de 4.000 firmas. Con los himnos de Andalucía y España y con la universal Macarena de Los del Río, acaba una concentración que fue una defensa de la comunidad andaluza, pero sólo a medio gas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios