Sevilla El conductor dice que el microbús accidentado se aceleró solo y fallaron los frenos

  • La versión que el trabajador de Tussam ofrece a la Policía Local es prácticamente idéntica a la de su compañero que llevaba el vehículo implicado en otro accidente cuatro días antes

Imágenes del accidente de un microbús de Tussam en la Campana Imágenes del accidente de un microbús de Tussam en la Campana

Imágenes del accidente de un microbús de Tussam en la Campana / Juan Carlos Vázquez (Sevilla)

El conductor del microbús de la línea C5 accidentado el pasado sábado 7 de diciembre en la Plaza del Duque relató a la Policía que el vehículo se aceleró sólo y le fallaron los frenos. Así consta en las primeras diligencias de la Policía Local de Sevilla abiertas el mismo día de los hechos, si bien el contenido de esta primera declaración tendrá que ser ratificado más adelante en el curso de la investigación judicial que ya está en marcha y que dirige el juzgado de Instrucción número 20 de Sevilla. El trabajador de Tussam aseguró a los agentes en el lugar del accidente que había cerrado la puerta del microbús y había activado la palanca selectora de marchas. Se trata de un modelo automático con sólo dos pedales, freno y aceledor.

Antes de que pisara el pedal del acelerador, el vehículo inició la marcha de manera brusca. El conductor asegura que pisó el freno en varias ocasiones pero el sistema de frenado no funcionó. El vehículo se dirigió directo hacia la fachada lateral de la tienda de Zara, venciendo una valla que separa el acerado de la calzada, subiéndose a la acera y empotrándose contra el escaparate de la tienda. Diez personas resultaron heridas en el accidente, entre ellas el conductor y varios usuarios del autobús, así como varios peatones. Tres de los heridos sufren fracturas y permanecen todavía hospitalizados.

La declaración del conductor apuntaría a que el autobús sufrió dos fallos simultáneos, uno en el sistema de aceleración y otro en el de frenado. El relato del trabajador de Tussam es prácticamente idéntico al que hizo el conductor que el día 3 de diciembre sufrió un accidente similar también en la Plaza del Duque. Este vehículo se empotró contra una farola, que derribó y cayó sobre un taxi, sin causar heridas a ninguna persona. Tras este primer siniestro, el comité de empresa pidió a Tussam que retirara los microbuses porque no era la primera vez que éstos habían acelerado solos.

El día 5 de diciembre, dos días después del primer accidente, los representantes de los trabajadores, pertenecientes a los sindicatos SITT y CCOO, enviaron un correo electrónico a la gerencia de la compañía informando de que habían hablado con el conductor del primer accidente y éste les había relatado lo siguiente:"Cuando se encontraba en la parada e iba a efectuar la salida, cerró la puerta, accionó la palanca selectora de marchas y, sin pisar el acelerador, el vehículo inició la marcha bruscamente, intentando frenar sin que funcionara el sistema de frenos". Prácticamente un calco de la versión del conductor del segundo microbús accidentado, el que sí provocó heridos.

La investigación de la Policía Local de Sevilla todavía está en una fase muy embrionaria, y de momento se están tomando declaraciones a testigos. Los autobuses serán examinados por una empresa externa para comprobar si sufren algún fallo estructural. Son vehículos nuevos que tenían poco más de un año de antigüedad y cuyo mantenimiento todavía estaba en garantía por parte del fabricante, la empresa alemana Mercedes Benz.

Una de las cuestiones que tiene que aclarar la investigación policial es si los vehículos sufrieron alguna modificación en los talleres de Tussam que pudiera haber provocado involuntariamente estos errores mecánicos. De hecho, el autobús accidentado el 7 de diciembre sufrió un fallo de motor el 5 de agosto, fue revisado en Tussam y por el servicio técnico del fabricante. O si, por el contrario los accidentes se debieron a fallos humanos, como así fue el ocurrido el 23 de noviembre en Los Bermejales, donde un autobús de Tussam se empotró contra un árbol y varios coches aparcados. Aunque en un principio se informó de un fallo de los frenos, la investigación posterior reveló que fue un error de la trabajadora que iba al volante del vehículo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios