Área Sanitaria Sur de Sevilla

Conmoción en el Área Sanitaria Sur de Sevilla por la muerte por Covid de una matrona de Lebrija

  • María del Carmen Carrasco era matrona del centro de salud de Lebrija y ha fallecido a los 62 años tras pasar 35 días en la UCI

  • Sus compañeros agradecen el trato a los profesionales del Hospital de Valme a través de una emotiva carta

María del Carmen Carrasco Mialdea, a la derecha, junto a otros profesionales del centro de salud de Lebrija.

"Llora Lebrija entera. Llora el cielo hoy despidiendo a la que ha sido una luchadora hasta el último instante. Ha mantenido una fuerza increíble, pero no ha sido suficiente y, tras una larga y desbastadora pelea, su cuerpo se ha rendido". Es uno de los mensajes que se extrae de la emotiva carta enviada por la dirección del centro de salud de Lebrija al equipo de la UCI del Hospital de Valme donde la madrugada del 7 de diciembre fallecía víctima del coronavirus la matrona en el municipio María del Carmen Carrasco Mialdea.

"Desde Lebrija y con Mari Carmen en todos nuestros corazones, os mandamos ánimo y fuerza para seguir a través de esta carta de agradecimiento en nombre de cada uno de los profesionales que conformamos este equipo", recoge el escrito firmado por la directora del centro de salud, Priscila Navarrete.

Los que fueran sus compañeros en el ambulatorio Nuestra Señora del Castillo, en el municipio del Sur de la provincia, ponen así en valor el trabajo de los profesionales de la UCI del Hospital de Valme, donde la fallecida ha sido atendida en los últimos 35 días, por su "lucha a diario con una de las caras más duras de este virus, atendiendo a desconocidos, compañeros y familia, y manteniendo la excelencia y la cordura a partes iguales".

"A lo largo de esta travesía Mari Carmen no ha estado sola, ya que las circunstancias hacen imposible que te acompañe tu familia de sangre, pero la sustituye otra familia, de cuidadores, de personas especiales, repartidoras de amor, expertos, personas brillantes, incansables, generosas, fuertes, compañeras, VUESTRO EQUIPO", recoge el escrito al que ha tenido acceso este periódico.

Unos profesionales que a su vez han querido enviar un mensaje de apoyo a sus compañeros de área sanitaria en el centro de salud lebrijano ante esta pérdida. "Agradecemos profundamente vuestras animosas y cariñosas palabras aunque no llegan a compensar el dolor que nos produce la pérdida de un paciente, muchísimo más, si es una compañera nuestra", recoge la misiva con la que ha respondido a estos cariñosos mensajes el jefe de servicio de Medicina Intensiva del hospital, Antonio Lesmes Serrano.

María del Carmen Carrasco Mialdea, en una foto reciente. María del Carmen Carrasco Mialdea, en una foto reciente.

María del Carmen Carrasco Mialdea, en una foto reciente. / M. G.

María del Carmen Carrasco Mialdea se convierte así en la quinta víctima mortal de la pandemia entre el sector sanitario en la provincia y la primera en el Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla. Llegó al centro de salud de Lebrija en el curso 1982-1983 y desde entonces es innumerable la cantidad de mujeres a las que ha seguido su embarazo e incluso ayudado a dar a luz en aquellos casos de extrema urgencia.

El coronavirus la sorprendió a los 62 años de edad, muy cerca de su jubilación. No fue de esas personas por las que el virus pasa levemente por lo que la agresividad del mismo la llevó a ingresar en el Hospital de Valme, primero en planta y posteriormente en la UCI donde ha permanecido 35 días hasta su fatal desenlace en la madrugada de este lunes.

"Treinta y cinco días en nuestra unidad en la que decenas de profesionales que allí trabajamos hemos estado muchas horas al día junto a ella, cuidándola, tratándola, incluso animándola durante algunos días en que parecía que lo había superado. Desgraciadamente todo nuestro empeño no ha servido para conservarla entre nosotros y puedo asegurar que vuestra pérdida es nuestra pérdida", escribe el doctor Lesmes en la carta de agradecimiento remitida al centro de salud de Lebrija en la que, a su vez, destaca lo "traicionera" que puede llegar a ser la enfermedad. "Es muy difícil de controlar y luchar contra ella es un sinvivir. Cuando todo parece que se reorienta hacia la mejoría, se revuelve sobre sí y vuelve al punto de origen".

Desde el centro de salud de Lebrija, su directora subraya, igualmente, el "vacío" y "dolor" que la pérdida de una compañera supone para su equipo de trabajo tras varias semanas de lucha. Un equipo que está "roto", según recoge el escrito, y que ha estado estas últimas semanas "en una montaña rusa de emociones según los pasos que iba dando, con incertidumbre y esperanza". 

Navarrete aprovecha esta carta para destacar el trabajo de los profesionales del sistema sanitario en sus diferentes estamentos tras casi diez meses de crisis sanitaria. "Desde que empezó esta pandemia hemos luchado en distintos frentes, sin descanso, y el desgaste físico y emocional es brutal y se va notando. Cada parte del sistema sanitario ve una cara de esta pandemia, ninguna agradable, y nos vamos adaptando como podemos para sobrevivir y poder hacer nuestro trabajo lo mejor posible, pero muchas de las sensaciones que nos invaden nos desbordan a diario. En esta locura una de las pocas cosas que nos alivia o nos ayuda un poco son las palabras de apoyo de los compañeros, seguir haciendo equipo a pesar de las dificultades, sentirnos comprendidos, transmitiendo sonrisas con los ojos", recoge la emotiva carta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios