Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Sevilla

El coronavirus no puede con los aluniceros de Sevilla: destrozan una tienda de telefonía

  • Una banda asalta un negocio de Orange en Montequinto, aunque sólo se lleva teléfonos ficticios

La tienda de telefonía, con el escaparate destrozado. La tienda de telefonía, con el escaparate destrozado.

La tienda de telefonía, con el escaparate destrozado. / M. G.

Una banda de aluniceros asaltó la madrugada de ayer una tienda de telefonía móvil de la cadena Orange. En concreto, el robo se produjo en un negocio ubicado en la calle Messina, en Montequinto. Los asaltantes utilizaron dos vehículos robados recientemente para perpetrar el robo. Uno lo emplearon a modo de ariete para destrozar las medidas de seguridad del establecimiento y el otro lo utilizaron como vehículo de huida.

El primero es un Seat Ibiza de color blanco que dejaron abandonado en el lugar de los hechos, y fue recuperado por tanto por la Policía Nacional. Una grúa trasladó este coche hasta las dependencias de la Jefatura Superior de Policía, donde se le practicarán los análisis oportunos por parte del equipo de Policía Científica, que tratará de obtener alguna huella digital o vestigio biológico que ayude a identificar a los autores del delito. El coche en el que huyeron es un Audi A6, que sigue en paradero desconocido.

Los hechos ocurrieron sobre las dos de la madrugada, según manifestó a este periódico el responsable de la tienda. Tras acceder al negocio, los delincuentes sólo sustrajeron las demos que había expuestas en las tiendas. Es decir, unos teléfonos ficticios que las cadenas de telefonía móvil suelen poner en los expositores para que, en caso de robo, los ladrones no consigan llevarse los terminales reales. En este caso, no se llevaron ningún teléfono de los que había en otra zona de la tienda.

La Policía Nacional mantiene abierta una investigación sobre el robo. A la hora de cierre de esta edición no ha sido detenida ninguna persona. Los investigadores están revisando las grabaciones de las cámaras de videovigilancia del establecimiento para tratar de identificar a algunos de los implicados. También están buscando posibles testigos y cámaras en las zonas donde fueron sustraídos los vehículos.

Uno de los expositores, sin teléfono móvil. Uno de los expositores, sin teléfono móvil.

Uno de los expositores, sin teléfono móvil. / M. G.

Las tiendas de telefonía móvil son uno de los principales objetivos de los aluniceros, que han robado en decenas de ellas en los últimos años. Junto con este tipo de negocios, las perfumerías, los estancos y las ópticas han sido también muy afectadas por este tipo de delincuentes. Hasta hace aproximadamente un año, en Sevilla funcionaban una decena de bandas de aluniceros, algunos de ellos muy especializados en este tipo de robos con fuerza. De algunos clanes se dice que fueron formados por el Niño Sáez, uno de los pioneros en esta suerte en España, que murió tiroteado en Madrid en el año 2017.

Las bandas de aluniceros funcionan casi siempre de la misma forma. Roban primero un vehículo para empotrarlo contra las tiendas y luego utilizan uno más potente para huir. Algunos de estos grupos han utilizado habitualmente BMW y Seat León para cometer estos delitos. En los últimos años han sido detenidos varios aluniceros conocidos en Sevilla, algunos de ellos tras persecuciones con las Fuerzas de Seguridad.

Uno de ellos fue José C. M., Cheíto, que fue arrestado en el Polígono Sur tras una persecución desde Dos Hermanas. Otro especialista en estos robos, Alberto José E. S., el Polaco, fue detenido tras un asalto al centro comercial Lagoh, cuatro días después de la inauguración del mismo. Y otro de los más conocidos, el Ivi, salió de prisión recientemente tras pasar por varios meses en preventivo por un intento de homicidio en una discoteca.

Los robos con fuerza en comercios son una de las modalidades delictivas que más ha crecido en Sevilla en el último. En 2019 se registraron 2.705 casos, un 24% más que el año anterior. Tanto que la Policía puso en marcha la operación Luna para tratar de mitigar este tipo de robos, cometidos siempre de madrugada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios