Cannabis en Sevilla Tres Mil Viviendas: El imperio de la marihuana

  • La proliferación de los cultivos indoor de cannabis en los pisos del Polígono Sur obliga al Gobierno a crear un plan especial

  • Un nuevo grupo de trabajo, con la Policía y la Fiscalía entre los asistentes, se reúne este martes para abordar el problema

Un policía nacional, durante una intervención de marihuana en un piso de las Tres Mil. Un policía nacional, durante una intervención de marihuana en un piso de las Tres Mil.

Un policía nacional, durante una intervención de marihuana en un piso de las Tres Mil. / DGP

Comentarios 4

El cultivo de marihuana se ha extendido por las Tres Mil Viviendas en los últimos años. Cientos de pisos del Polígono Sur se han habilitado como plantaciones indoor de esta droga, una de las demandadas en el mercado, y que desde España se exporta a toda Europa. Más del 80% del cannabis que se consume en el continente está producido íntegramente en España.

Incluso el que se fuma en Holanda, donde el consumo está legalizado pero no el cultivo, procede de la península Ibérica. El crecimiento de estas plantaciones ha obligado al Gobierno central a diseñar un plan para mejorar la seguridad y la convivencia en el barrio y reducir el número de plantaciones.

Desde hace aproximadamente tres años, las mafias que controlan el tráfico de drogas en las Tres Mil Viviendas se dieron cuenta del filón que suponía el cultivo de marihuana. Está considerada una droga blanda, y por tanto las penas que se le imponen a los traficantes son mucho más leves que si venden sustancias como la cocaína o la heroína. Además, el cannabis es cada día más demandado entre la población.

A estas dos ventajas se le añaden otras. Una, la posibilidad de cultivarla en interior, lo que dificulta enormemente la labor de las Fuerzas de Seguridad. Es mucho más difícil localizar una pequeña plantación en un piso que una grande en el campo, donde puede vigilarse desde el aire con el uso de drones o de un helicóptero.

Las Vegas, desde la torre del parque de Bomberos. Las Vegas, desde la torre del parque de Bomberos.

Las Vegas, desde la torre del parque de Bomberos. / Juan Carlos Vázquez

Además, el cultivo tampoco requiere de un excesivo personal y los gastos son básicamente de luz eléctrica, para instalar focos que aceleren el crecimiento de las plantas y aparatos de aire acondicionado que ventilen la vivienda. Esto tampoco supone demasiado problemas para las mafias en un barrio en el que es frecuente que se robe la luz mediante enganches ilegales al alumbrado público o a algún vecino que termina pagando facturas astronómicas.

Los continuos robos de suministro eléctrico han provocado sobrecargas que derivan en apagones o en incendios. En el verano de 2017 hubo dos fuegos en viviendas del Polígono Sur relacionados directamente con el cultivo de marihuana. Uno de esos incendios ocurrió en la calle Templo de Dios, en Las Letanías, en un piso bajo.

La vivienda había sido alquilada, y en el interior se había instalado una plantación de marihuana, con una toma de corriente enganchada ilegalmente a la red. El segundo fuego sucedió en otra zona del Polígono Sur. La vivienda quedó destruida por las llamas, generadas por una subida de intensidad de la luz provocada por la existencia de otra plantación de marihuana en el interior.

Muchos de los clanes históricos del narcotráfico han optado por dedicarse al cultivo de cannabis, aunque tampoco renunciando del todo a sus actividades tradicionales. Esto ha provocado ya algunos momentos de tensión entre las distintas organizaciones familiares que se reparten el negocio de la droga en el Polígono Sur. A veces se producen tiroteos intimidatorios.

Plantación indoor en las Tres Mil Viviendas. Plantación indoor en las Tres Mil Viviendas.

Plantación indoor en las Tres Mil Viviendas. / M. G.

Son un recurso de los clanes para demostrar su fuerza y amenazar a las familias rivales. Hace apenas unas semanas una de estas bandas efectuó unos disparos al aire desde un coche, que llegó a ser perseguido por la Policía hasta la ronda de circunvalación SE-30.

Esta situación ha obligado a reaccionar al Gobierno. La oficina de la Comisionada para el Polígono Sur está tratando de impulsar una estrategia contra el cultivo de marihuana en el interior de las viviendas del barrio, que considera que está alterando la convivencia en una zona que ya de por sí tiene problemas específicos de seguridad.

Para tratar de luchar contra estos cultivos, la Subdelegación del Gobierno ha creado un grupo de trabajo específico contra el tráfico de drogas para mejorar la coordinación entre las administraciones y que la labor de la Policía se vea respaldada por la del resto de entidades públicas y privadas.

La primera reunión de este grupo está prevista para mañana martes en la Oficina de la Comisionada.A ella están convocadas la propia Comisionada, el subdelegado del Gobierno, las policías Nacional, Autonómica y Local, la Fiscalía de Sevilla, la Oficina de Vivienda del Polígono Sur y Endesa.En esta primera toma de contacto se establecerán los objetivos y la hoja de ruta para luchar contra los cultivos indoor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios