Sevilla

Detenido el atracador de farmacias del Cerro

  • La Policía Nacional arresta a un delincuente con múltiples antecedentes por cometer al menos cinco robos con cuchillo en boticas del Cerro y Su Eminencia en una semana

La farmacia de la calle Lisboa, donde atracó el lunes. La farmacia de la calle Lisboa, donde atracó el lunes.

La farmacia de la calle Lisboa, donde atracó el lunes. / José Ángel García

Comentarios 1

La Policía Nacional ha detenido este jueves al atracador de farmacias del Cerro y Su Eminencia. El delincuente había robado presuntamente en al menos cinco establecimientos de esta zona de la ciudad en los últimos ocho días. Los agentes del Grupo de Policía Judicial de la comisaría de Sevilla Este han podido arrestarlo a última hora de la mañana.

La investigación continúa abierta y el detenido permanece en las dependencias policiales, donde los investigadores siguen realizando gestiones relacionadas con el caso. El sospechoso es un hombre de unos 40 años de edad, de nacionalidad española y con múltiples antecedentes. Los testigos lo han descrito como una persona muy delgada, muy morena y con el pelo rizado y negro.

Se investiga también si ha participado en otros robos cometidos en la misma zona de la ciudad recientemente, además de los atracos a las farmacias. Estos delitos han generado una importante alarma social entre los vecinos y comerciantes de estos barrios.

Las cinco farmacias en las que presuntamente ha robado están ubicadas en un radio de un kilómetro. El primero de estos robos ocurrió el martes 25 de septiembre en una farmacia de la calle Párroco Antonio Gómez Villalobos, en el Cerro. El jueves 27 robó en la avenida Ocho de Marzo y al día siguiente lo hizo en la calle Vasco de Gama, después de intentarlo sin éxito en la calle Lisboa.

El lunes 1 de octubre volvió a la farmacia de Lisboa para perpetrar el robo que no pudo cometer tres días antes. El último golpe fue en la calle Ofelia Nieto, en Su Eminencia, la tarde del miércoles.

El delincuente siempre roba siguiendo el mismo modus operandi. Entra en las farmacias cubriéndose el rostro con un casco de motorista o con un pañuelo. Muestra un cuchillo que suele llevar en el costado izquierdo y obliga a los farmacéuticos a que se metan en la rebotica para él poder manipular la caja registradora. Sólo robó dinero y los teléfonos móviles de los boticarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios