Sevilla

Cinco detenidos por un nuevo tiroteo en las Tres Mil Viviendas

  • El aviso de una mujer sobre el presunto secuestro de su marido permite a la Policía hallar dos plantaciones de marihuana

  • Uno de los arrestados es menor de edad, de sólo 15 años

Un calle de las Tres Mil Viviendas Un calle de las Tres Mil Viviendas

Un calle de las Tres Mil Viviendas / M. G. (Sevilla)

Cinco personas, una de ellas menor de edad, fueron detenidas el pasado domingo 20 de septiembre en las Tres Mil Viviendas, después de que se vieran implicados presuntamente en un nuevo incidente con armas de fuego. El aviso del tiroteo permitió a la Policía desmantelar dos plantaciones de marihuana ubicadas en sendos pisos de un mismo bloque de la calle El Nombre de la Rosa, en la barriada de Martínez Montañés, más conocida popularmente como Las Vegas.

Los hechos sucedieron sobre las seis y media de la mañana del domingo en un edificio de Las Vegas. Una mujer llamó al 091 avisando de que su marido la había llamado diciéndole que lo tenían retenido "varios gitanos", y que uno de ellos lo "había encañonado con una escopeta recortada". La denunciante añadía que su marido había ido a comprar droga a las Tres Mil Viviendas.

Hasta el lugar de los hechos acudieron varias patrullas de la Policía Nacional, entre las que había indicativos Tauro del Grupo Operativo de Apoyo (GOA) y los Zetas, de la Brigada de Seguridad Ciudadana. La mujer indicó a los agentes el piso en el que supuestamente estaba retenido su marido. Los policías entraron en el bloque y observaron la puerta del mismo fracturada y desencajada del marco. 

Los agentes entraron en el piso buscando al marido de la denunciante, que no estaba allí. Lo que sí hallaron fue una plantación de marihuana que ocupaba varias habitaciones de la vivienda, con la instalación completa para su cultivo, así como la manipulación del fluido eléctrico. En el interior del piso había unas 550 plantas de cannabis totalmente maduras, cada una en su maceta y con una altura aproximada de 120 centímetros. Algunas estaban ya cortadas y preparadas en el suelo, listas para ser sacadas del piso y transportadas a su lugar de destino.

En el domicilio no había nadie. Mientras la Policía intervenía las plantas, la denunciante recibió otra llamada de su marido, que le aseguraba que estaba refugiado en otra vivienda del mismo edificio. Los policías acudieron a este segundo piso. Les abrió la puerta el marido de la denunciante, que se encontraba muy nervioso. Los policías pudieron ver que cuatro personas trataban de esconderse al fondo de la vivienda.

Los agentes entraron en el piso, ante el temor de que pudiera haber más personas retenidas o algún herido. Allí descubrieron otra plantación de marihuana, con unas 120 plantas. Estos cultivos estaban en la habitación en la que los cuatro sospechosos trataban de ocultarse. 

El marido de la denunciante dijo a la Policía que él no estaba retenido ni amenazado, sino que se encontraba en el otro piso con los cuatro individuos que estaban con él, hasta que llegó un hombre con una escopeta y se refugiaron en esta segunda vivienda. En ese momento apareció la esposa de uno de los sospechosos, que admitió que sabía que en la casa se cultivaba droga y que se había marchado asustada cuando le habían dicho que había aparecido uno con una escopeta.

Uno de los cinco que estaban en el piso, el menor de edad, contó a los policías que el hombre de la escopeta se había escondido en otra vivienda del bloque, a la que los agentes también fueron a preguntar. Allí había cuatro personas, pero el supuesto autor de los disparos no se encontraba en el domicilio. Ninguno de los testigos supo decir dónde estaba, porque "ellos no se meten en la vida de nadie".

Finalmente, la Policía detuvo a las cinco personas que estaban en la vivienda anterior, incluido el marido de la denunciante. Los detenidos son T. S. J., de 25 años; J. S. J., de 23; J. G. C., de 19; J. A. C., de 31, y un menor de 15 años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios