Sevilla

Virgen de los Reyes: la devoción más allá de Sevilla

  • En muchos lugares de la geografía española se rinde culto a una imagen réplica de la Patrona de Sevilla · El cardenal Segura fomentó el patronazgo en toda la provincia

Virgen de los Reyes Virgen de los Reyes

Virgen de los Reyes / Antonio Pizarro

Comentarios 5

Desde tiempo inmemorial se viene proclamando a la Virgen de los Reyes como patrona de Sevilla. Una prueba importante de ello son las muchas procesiones extraordinarias que, por rogativas o acción de gracias, se han organizado a lo largo de los siglos con la Virgen como mediadora. Pero lo cierto es que hasta julio de 1946 la Santa Sede, a instancias del cardenal Segura, no proclamó a la Virgen de los Reyes como Patrona de Sevilla y su archidiócesis mediante un Breve Pontificio en el que se recogía la devoción de los sevillanos hacia esta imagen desde la época de San Fernando: "La ínclita imagen atrae sobremanera la atención en la espléndida Capilla Real, a ella dedicada, de la Iglesia Catedral de Sevilla.

A diario se acercan a Ella muchísimos fieles para rendirle gracias por los favores recibidos, o para postrarse suplicantes a implorar su segura protección. Por eso ni uno solo hay de los sevillanos que no le dedique especiales muestras de devoción y de culto, y que no la invoque como a poderosísima intercesora ante Dios".

Tras esta proclamación, el patronazgo de la Virgen, y por tanto su devoción, se fueron extendiendo más allá de las fronteras de la capital de Andalucía. La Archidiócesis de Sevilla comprende un territorio tan amplio que abarca las diócesis de Cádiz, Ceuta, Córdoba, Huelva, Canarias, San Cristóbal de la Laguna y Asidonia Jerez. En todos estos territorios, además de otros como Madrid, y más recientemente Sudamérica, se forjó con los años una sólida devoción hacia la Virgen de los Reyes que aún hoy perdura. Prueba de ello son las muchas réplicas de la imagen fernandina que reciben culto en estos lugares.

La devoción a la Virgen de los Reyes en Huelva es muy antigua. Según se recoge en el libro Nuestra Señora de los Reyes y su historia, de Juan Carrero, en 1586 fue organizada una magna procesión con varias imágenes por una sequía. La Virgen de los Reyes tuvo un protagonismo especial, realizándose, además, una novena en su altar mayor de la parroquia de San Pedro. En 1649 y 1651 la imagen también protagonizó otras rogativas. En esta época, el Ayuntamiento onubense le concedió el título de Copatrona. En esta provincia también se veneran imágenes de la Virgen de los Reyes en Escacena del Campo y Zalamea la Real desde que se proclamó el patronazgo de la Archidiócesis en 1946.

En la provincia de Sevilla, sobre todo en las comarcas del Aljarafe y los Alcores, la devoción a la Virgen de los Reyes es muy importante. "Tras la proclamación como Patrona, el cardenal Segura instó a crear en cada parroquia una asociación, que a semejanza de la de Sevilla, fomentara el culto a la Virgen de los Reyes", explica Enriqueta López-Lozano, archivera de la asociación sevillana. En varias localidades existen imágenes hechas a semenjanza de la Patrona sevillana. Es el caso de Villanueva del Ariscal, que cuenta con una reproducción anónima en la iglesia de Santa María de las Nieves, y que recorre las calles de la localidad cada 15 de agosto. La devoción a la Virgen también está muy arraigada en Mairena del Alcor y el Viso de Alcor, donde se celebran procesiones que se viven de manera muy intensa por los vecinos.

En 1929, el Conde de Colombí fundó una hermandad en Madrid con una Virgen que encargó a Collaut Valera, imagen que fue destruida en la Guerra Civil. Más tarde, otro sevillano, Pedro Campillo de Blas, colocó una foto de grandes dimensiones de la Virgen en el Oratorio del Caballero de Gracia, donde se encontraba la imagen primitiva. Junto a otro grupo de sevillanos, y algunos madrileños, decidieron fundar la hermandad. Gracias a Leopoldo Eíjo y Garay, obispo de Madrid-Alcalá se instalaron en la Catedral de San Isidro, hoy colegial, donde se encuentran desde entonces. La Virgen de los Reyes que allí recibe culto es de Castillo Lastrucci (1947) y, al igual que la sevillana, es vestida por las Hermanas de la Cruz. Procesionó en 1954, por primera y única vez, al celebrarse el centenario del Dogma Inmaculista en el paso del Gran Poder de Madrid (inspirado en el sevillano) y con los candelabros del paso del Cristo del Buen Fin.

En la parroquia jerezana de San Miguel también existe una réplica de la Virgen de los Reyes que, aunque no tienen hermandad, ha salido en procesión algunas veces el domingo siguiente al Corpus.

La advocación de los Reyes también se puede encontrar en otros puntos de la geografía española como Barcelona, Bilbao, Garachico y la isla del Hierro, la Gomera, Laguardia (Álava), Gazeta (Vizcaya) o Villaseco de los Reyes (Salamanca).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios