Elecciones en la Universidad Pablo de Olavide Francisco Oliva: "Si soy rector voy a luchar para conseguir la financiación más justa para la UPO"

Francisco Oliva, en el campus de la UPO. Francisco Oliva, en el campus de la UPO.

Francisco Oliva, en el campus de la UPO. / Juan Carlos Vázquez

Tras siete meses de parón a causa de la pandemia del coronavirus, los precandidatos a rector de la Universidad Pablo de Olavide (UPO) retoman estos días sus campañas electorales tras conocerse la nueva fecha de los comicios: el 12 de noviembre.

Hasta el 26 de octubre no se conocerán oficialmente los nombres de los candidatos a rector, pero antes del estado de alarma ya hubo dos personas que dieron un paso al frente y manifestaron sus intenciones de liderar un cambio en la UPO. Son el catedrático de Antropología Social Esteban Ruiz Ballesteros (Jerez de la Frontera, Cádiz, 1966) y el catedrático Francisco Oliva Blázquez (Málaga, 1972).

Oficialmente, la campaña electoral comenzará el 30 de octubre y, hasta entonces, los precandidatos no podrán pedir directamente el voto, aunque sí pueden dar a conocer ya su proyecto. Es lo que ha empezado a hacer este miércoles Francisco Oliva, con un programa cuyas principales claves son la transformación digital y la sostenibilidad del campus, así como el fomento de la empleabilidad entre sus estudiantes y egresados.

Hijo del conocido líder socialista Francisco Oliva García, fallecido en 2019, este catedrático de Derecho Civil desde 2017 empezó a trabajar en la UPO en 2005 en comisión de servicio y consolidó su plaza en 2007. Oliva ha sido vicesecretario y secretario general de la UPO durante seis años en total, siempre bajo la dirección del ex rector Juan Jiménez.

Oliva admite que uno de los motivos que le lleva a presentar su candidatura a rector es el ambiente de "desencanto, apatía y descontento" que se respira actualmente en la UPO. "Es el momento de intervenir para intentar devolver la ilusión a la universidad y ese orgullo de ser miembro de la UPO", manifiesta Oliva en una entrevista a este periódico. "Contamos con un proyecto muy sólido y muy comprometido. Afronto la campaña con mucha ilusión y con un compromiso muy fuerte, mayor incluso que antes del estado de alarma, debido a la situación difícil que está atravesando toda la sociedad y, por ende, la Universidad. Es el momento de arrimar el hombro y hacer todo lo posible para que la Universidad salga fortalecida de esta crisis".

Principales claves del programa de Francisco Oliva

Los dos grandes pilares del programa de Francisco Oliva son la digitalización de la Universidad (iniciada ya a raíz de la pandemia) y la sostenibilidad del campus, para lo cual apuesta por su peatonalización de manera progresiva y la instalación de paneles solares en los tejados y terrazas de los numerosos edificios que componen la UPO. "La transformación digital en las universidades ha llegado para quedarse. Pero ésta no debe quedarse exclusivamente en el ámbito de la docencia virtual durante la pandemia, debe ir mucho más allá. Debemos darle un marco estable al teletrabajo, por ejemplo, o apostar por el papel cero en la administración universitaria", apunta el catedrático. "Las circunstancias actuales nos han demostrado que íbamos bien encaminados y que debemos seguir trabajando en esta línea".

Otra de las claves del programa de Oliva es la captación de financiación. "Esto es básico y si soy rector voy a luchar para conseguir la financiación más justa para la UPO. Además, buscaré otras fuentes de financiación a través de convocatorias públicas. Es primordial". 

Francisco Oliva, catedrático en Derecho Civil y precandidato a rector de la UPO Francisco Oliva, catedrático en Derecho Civil y precandidato a rector de la UPO

Francisco Oliva, catedrático en Derecho Civil y precandidato a rector de la UPO / Juan Carlos Vázquez

El catedrático recuerda que la UPO arrastra "numerosos problemas desde hace tiempo" por motivos económicos, como los relacionados con el personal por las limitaciones en la tasa de reposición y la convocatoria de plazas que impide que las personas que se acreditan accedan a una plaza.

A esto se suma la necesidad de que la Junta apruebe "al fin" en Plan de Ordenación Urbanística de la UPO, que cuenta con edificios sin rehabilitad desde hace décadas, y para el cual se necesita "un desembolso económico importante". "La UPO necesita un edificio funcional que cuente con despachos para profesores, aulas y laboratorios, principalmente. Esto ayudaría a reducir la presión que sufre ahora mismo la Olavide".

Francisco Oliva insiste en que "no son momentos de recortes en las universidades públicas". "Las universidades han prestado un gran servicio durante la pandemia y ha respondido como nunca antes lo había hecho. Hemos pasado de una universidad 100% presencial a otra 100% digital en un tiempo récord. Y ningún alumno ha perdido el curso", destaca el catedrático, que recuerda que "todo el mundo ha mirado hacia la universidad durante la pandemia en busca de expertos tanto a nivel científico, económico y social". 

Fomento de la empleabilidad

Los malos datos de inserción sociolaboral de los egresados de las universidades andaluzas, como los que pone de manifiesto el último Informe CYD, ha llevado al equipo de Francisco Oliva a incluir un apartado sobre empleabilidad en su programa electoral. Uno de sus puntos fuertes es la creación del proyecto UPO Hub Emprendimiento, un espacio en el que se llevará a cabo el proceso de incubación, seguimiento, marketing y ejecución de todas las iniciativas de spin off, startup y empresas de base tecnológica de la universidad, según explica Oliva "Queremos incentivar la cultura emprendedora en la propia universidad, mejorar los canales de empleabilidad con un mejor acceso a toda la oferta que hay mediante herramientas informáticas específicas". 

Oliva no descarta tampoco crear módulos formativos y de asesoramiento para la adquisición y fomento de habilidades sociales y competencias tecnológicas que ayuden al estudiantado en su inserción en el mercado laboral.

Universidad y Covid-19

La crisis sanitaria que atraviesa actualmente el mundo ha obligado a Francisco Oliva y a su equipo a adaptar también su programa a la realidad de la pandemia, incluyendo una serie de medidas sobre Universidad y Covid-19.

Así, el catedrático en Derecho Civil apuesta por crear un protocolo de actuación en las aulas y en los desplazamientos hacia la universidad, el fomento de la cultura preventiva y la protección del estudiantado más vulnerable o con problemas económicos sobrevenidos por la pandemia a través de ayudas económicas o académicas. "En nuestro programa llevamos un paquete de medidas de apoyo integral al estudiantado durante la pandemia. No vamos a abandonarlos a su suerte", apunta Oliva. Si ganase las elecciones, el catedrático no descarta poner en marcha otras medidas como el fomento del Radar Covid, el uso de códigos QR para acceder a las clases o la división de aulas en cuadrículas que permitan realizar un rastreo con mayor facilidad en caso de necesidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios