Formación sanitaria

El favorito de los MIR para la formación rural

  • El prestigio docente del centro de salud de Montellano ha disparado en los últimos años las solicitudes de rotación formativa de la especialidad de Familia procedentes de toda España

Formación en RCP (reanimación Cardiopulmonar) a los residentes de Medicina Rural del centro de salud de Montellano.

Formación en RCP (reanimación Cardiopulmonar) a los residentes de Medicina Rural del centro de salud de Montellano. / H. U. V.

Rocío Márquez, médica residente del madrileño centro de salud de Lavapiés, y Carmen Aguayo, del centro Utrera Norte, son dos de las últimas MIR de la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria que han realizado el rotatorio en Medicina Rural en Montellano. Califican su experiencia de "sobresaliente". Pero no son las únicas. El centro de salud de este municipio del Sur de la provincia se ha convertido en el favorito de los médicos residentes para su incursión en la atención sanitaria en el mundo rural. Su prestigio docente ha disparado en los últimos años las solicitudes de rotación formativa procedentes de otras provincias andaluzas e incluso otras comunidades autónomas.

La Medicina Rural es una disciplina integrada en la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria cuya formación se lleva a cabo durante el tercer año de residencia de los futuros especialistas. Con un mes de rotación, se realiza en un centro de salud o en puntos de atención primaria con características de ruralidad, que debe contar con las condiciones y espacio físico suficientes al objeto del desarrollo adecuado del programa docente, así como disponibilidad de colaboraciones que tutelen al residente y se responsabilicen de la aplicación del programa.

Una residente de un centro de salud de Madrid durante la sesión clínica que tienen que desarrollar como actividad en el programa docente. Una residente de un centro de salud de Madrid durante la sesión clínica que tienen que desarrollar como actividad en el programa docente.

Una residente de un centro de salud de Madrid durante la sesión clínica que tienen que desarrollar como actividad en el programa docente. / H. U. V.

En este punto, la predilección de los MIR de Familia por el centro de salud de Montellano, que atiende una población de unos 12.550 habitantes entre esta localidad y la de Coripe, se asienta, según los propios residentes, tanto en la vertiente humana de sus docentes como en su amplia cartera de servicios. Además de las consultas del médico de familia, pediatra o de enfermería, los residentes que eligen esta opción podrán formarse en cirugía menor, planificación familiar, educación maternal, seguimiento del programa de Niño Sano, teledermatología, telecontinuidad de cuidados, deshabituación tabáquica, atención a pacientes con tratamiento anticoagulante oral, prueba del talón, electrocardiograma, espirometrías, retinografías, citología y lavados óticos.

Como complemento, el centro pone a disposición de los usuarios numerosos talleres de educación y promoción de la salud, así como un amplio programa de participación ciudadana. Asimismo, cuenta con un servicio de Urgencias, encargadas de atender las emergencias no demorables en horario de 24 horas, con guardias y salidas con UVI móvil.

Los tutores docentes del centro de salud de Montellano junto a su director, Antonio Román. Los tutores docentes del centro de salud de Montellano junto a su director, Antonio Román.

Los tutores docentes del centro de salud de Montellano junto a su director, Antonio Román. / H. U. V.

"La oportunidad de conocer una comunidad pequeña combinada con el rol del médico de familia donde las condiciones de enfermar son diferentes y donde las circunstancias estructurales le obligan a adquirir más habilidades marcan las diferencias, incrementadas en función de la distancia al hospital de referencia, y eso  convierte a los residentes en profesionales más resolutivos", explica el director del centro de salud, Antonio Román, que incide en "las características específicas y propias que ofrece el ámbito rural y que no puede aportar un centro urbano".

Dentro de su equipo sanitario, el grupo de docentes tutores encargados de la formación en Montellano está compuesto por los profesionales José Manuel Escalante, Antonio Casco, Rafael Candau y José María Lora y coordinado por la doctora María Victoria Rodríguez, encargada de la dirección de los médicos residentes de Familia del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla. Por sus manos pasan anualmente una decena de futuros médicos a los que durante un mes se encargan de transmitir habilidades comunicacionales, geriátricas, en tratamiento paliativo oncológico y no oncológico, pediátricas, de salud mental, atención familiar, atención primaria orientada a la comunidad, para la detección de problemas sociales y la asistencia de emergencias o en urgencias.

Entre las ventajas de esta formación, residentes y tutores destacan la estrecha relación entre el médico, el enfermo, la familia y el entorno comunitario. Según Antonio Román, los objetivos de esta formación son varios, incidiendo en la transmisión del modelo de sistema de gobernanza clínica de atención primaria. "El buen gobierno clínico: convergencia de la gestión y la organización, las buenas prácticas, la comunicación interprofesional y el mejor conocimiento explícito disponible", destaca el responsable del centro de salud de Montellano.

Por su parte, el Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, a la que pertenece este ambulatorio, conforma el primer destino de la provincia en el proceso de elección para plaza MIR de la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria. Para la directora gerente de esta área sanitaria, María Jesús Pareja, "es un orgullo disponer de este prestigio, fruto de la preocupación y ocupación de sus profesionales en la docencia de calidad".

Este área sanitaria ofrece cada año 15 plazas para la formación en Medicina Familiar y Comunitaria. El Hospital Universitario de Valme es el centro de cabecera para la atención especializada con el Hospital El Tomillar y tres centros periféricos de especialidades (Alcalá de Guadaira, Dos Hermanas y Morón de la Frontera) que completan la dotación. Además, figuran para la atención comunitaria los equipos de Salud Mental distribuidos en Alcalá, Dos Hermanas y Morón. Por su parte, la atención primaria se desarrolla en un total de 33 centros de salud repartidos por los municipios que integran las zonas básicas de Alcalá de Guadaíra, Dos Hermanas, Arahal, Las Cabezas de San Juan, Lebrija, Los Palacios, Montellano, Morón de la Frontera y Utrera.

Su coordinadora docente, María Victoria Rodríguez, destaca cómo la estructura de área sanitaria, con la inclusión de atención primaria y hospitalaria en un todo, favorece la docencia "a través de tutores que pertenecen a un equipo donde no se rompe la continuidad asistencial y no existen escalones asistenciales diferenciados, un área sanitaria donde todos sus profesionales están volcados con la docencia, acompañando y llevando de la mano a los residentes".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios