Patrimonio de Sevilla

La rehabilitación de la iglesia del convento de Santa Clara también se retrasa

  • El Arzobispado prefiere tener el dinero completo para la restauración antes de comenzar la obra

  • El proyecto ya se encuentra en Cultura para su aprobación

Visita realizada por el arzobispo y los técnicos al templo en mayo de 2019. Visita realizada por el arzobispo y los técnicos al templo en mayo de 2019.

Visita realizada por el arzobispo y los técnicos al templo en mayo de 2019. / D. S.

La ansiada rehabilitación de la iglesia de Santa Clara se retrasa de nuevo. La crisis provocada por el coronavirus, y las terribles previsiones económicas que se manejan, han hecho que el Arzobispado adopte una postura conservadora y paralice su rehabilitación que, en cualquier caso y por lo retrasos con el proyecto, no iba a hacer posible que fuera bendecida antes de la jubilación del arzobispo, Monseñor Asenjo, que tiene que presentar su renuncia el próximo mes de octubre tras cumplir 75 años, aunque lo normal sería que sería que se quedará algún tiempo más en el cargo hasta que se nombre a su sustituto.

La incertidumbre que deja la pandemia para los próximos meses ha encendido las alarmas en el Arzobispado de de Sevilla que, como ya informó este periódico, ha dejado en suspenso las obras previstas en distintas iglesias y en la propia Catedral. El caso de Santa Clara es especialmente significativo, puesto que su rehabilitación lleva pendiente desde que en el año 2001 se firmó el primer convenio entre el Ayuntamiento y la Archidiócesis. Ese documento estipulaba que el Consistorio, a cambio de la cesión de las dependencias del antiguo convento, estaba obligado a realizar las obras del Palacio Arzobispal y a restaurar la iglesia y otras dependencias anexas del cenobio, que seguirían siendo propiedad del Arzobispado. 

La restauración, a la que se comprometió el Ayuntamiento entonces, nunca se llevó a cabo, aunque sí ha invertido alrededor de ocho millones de euros en restaurar las zonas cedidas, entre ellas la Torre de Don Fadrique y los jardines, que se acometerán en breve. La tarea se retomó tras la llegada de Juan Espadas a la Alcaldía y monseñor Asenjo al Arzobispado. Fruto del entendimiento entre ambos, en diciembre de 2018 se rubricaba un nuevo acuerdo por el que el Ayuntamiento correría con el coste de la rehabilitación, fijada en tres millones de euros, que sería acometida directamente por el Arzobispado. Para ello se estableció un calendario de pagos. Ese mismo mes de diciembre, el Consistorio transfirió los primeros 200.000 euros; en 2019, se abonaron 782.000; y quedan pendientes los pagos de 950.000 euros este año y de 1.150.000 en 2021.

Espadas y Asenjo durante la firma del convenio. Espadas y Asenjo durante la firma del convenio.

Espadas y Asenjo durante la firma del convenio. / Antonio Pizarro

Con más de dos de euros por recibir, con una gran crisis en ciernes y con el incumplimiento anterior, el Arzobispado prefiere ser cauteloso y no empezar la obra hasta no disponer del dinero. Así lo aseguró a este periódico el arzobispo, monseñor Asenjo: "Vamos a esperar. La obra se retrasará". 

En cualquier caso, desde que empezó a gestarse el nuevo acuerdo, se han ido dando pasos para la rehabilitación. El proyecto, redactado por los arquitectos Antonio Martín Molina y Gonzalo Díaz Recaséns se encuentra ya en la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, donde es estudiado para obtener el dictamen favorable de la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico.

Imagen antigua del compás de la Iglesia. Imagen antigua del compás de la Iglesia.

Imagen antigua del compás de la Iglesia. / D. S.

El estado de la iglesia del convento de Santa Clara, como señalaron los arquitectos a este periódico, no era tan malo como se podría pensar tras casi dos décadas de cierre. No ocurre lo mismo con la sacristía y otras dependencias anexas que han sufrido importantes derrumbes y se encuentran apuntaladas. En cualquier caso, el tiempo de restauración estaría fijado en 18 meses.

Un templo de gran valía reformado en el siglo XVII

El altar mayor de la iglesia de Santa Clara. El altar mayor de la iglesia de Santa Clara.

El altar mayor de la iglesia de Santa Clara. / D. S.

La iglesia del convento de Santa Clara debe su traza actual a Juan de Oviedo y Miguel de Zumárraga, quienes la reformaron entre los años 1620 y 1622. El templo está formado por una sola nave rematada con un artesonado de madera, un coro (alto y bajo) y un presbiterio poligonal cubierto con una nervadura gótica de piedra.

La actuación de Oviedo y Zumárraga consistió en revestir los paramentos interiores con unas elegantes yeserías, la realización del pórtico lateral –replicado en el siglo XX en la basílica de la Macarena– y en definir su espadaña.

El acceso principal a la iglesia, también lo era al convento, es por la calle Santa Clara, esta entrada ha sido recientemente remozada por el Ayuntamiento. La iglesia cuenta con un retablo mayor y cuatro laterales realizados por Juan Martínez Montañés, autor también de las valiosas imágenes que los adornan. Está previsto que todas estas obras sean intervenidas para que luzcan en todo su esplendor cuando la iglesia se abra de nuevo.

La intención del Arzobispado, una vez completada la rehabilitación, es que Santa Clara sea un espacio dedicado a los jóvenes y a la cultura, teniendo también un especial protagonismo en este enclave del barrio de San Lorenzo el culto al Santísimo.

El bello coro del templo. El bello coro del templo.

El bello coro del templo. / M. G.

El deseo de Monseñor Asenjo, tal y cómo había señalado en diversas ocasiones, era jubilarse con la valiosa iglesia de Santa Clara rehabilitada y con la exposición Imago Solis en marcha, dos iniciativas impulsadas por él que ahora mismo están aplazadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios