La investidura del alcalde de Sevilla Espadas reivindica el peso de Sevilla y asume su liderazgo metropolitano

  • El alcalde tiende la mano a todos los grupos para garantizar el acuerdo en un segundo mandato sin mayoría en que pretende culminar su proyecto

El pleno de investidura de Juan Espadas como alcalde de Sevilla / JUAN CARLOS VÁZQUEZ

Muy distinto al pleno de investidura de 2015. El socialista Juan Espadas volvió a coger la vara de mando para los próximos cuatro años con más confianza, y eso lo justifican los resultados en las urnas, y autoridad para ejercer el liderazgo de una ciudad que aspira a dar un paso más y reivindicarse como una capital de vocación metropolitana y con peso nacional, pues es la cuarta de España, y europeo. “Sevilla tiene historia y nombre propio para convertirse en referencia de las mejores políticas públicas”, apuntó el primer edil.

Espadas, sin huir de la “autocrítica sana”, se mostró ayer orgulloso del trabajo realizado en los últimos cuatro años y tuvo palabras de agradecimiento no sólo para su equipo, también para los ex alcaldes, aunque sólo acudieron a la invitación los dos socialistas que lo han precedido: Manuel del Valle y Alfredo Sánchez Monteseirín. También tuvo menciones para los trabajadores municipales y para toda la corporación saliente. Palabras que, más allá de la cortesía, le sirvieron para demostrar un convencimiento suyo: “Ha sido mucho más lo que nos ha unido y unirá que lo que nos separa”, apuntó a las bancadas de la oposición, orgulloso de haber podido hacer “política con mayúsculas y alcanzar acuerdos impensables”.

Espadas conversa con Guerra y Monteseirín en presencia de Manuel del Valle. Espadas conversa con Guerra y Monteseirín en presencia de Manuel del Valle.

Espadas conversa con Guerra y Monteseirín en presencia de Manuel del Valle. / Juan Carlos Vázquez

Espadas defiende que Sevilla ha sido “casi un oasis político” en el panorama nacional, pues su gobierno es uno de los pocos en España que entró nuevo en 2015 y ha obtenido la confianza suficiente para dar continuidad al proyecto, “sin tener que recurrir a la aritmética forzada”, en relación a los pactos alcanzados en otros puntos. Una situación que aprovechó para defender el debate sobre el sistema de segunda vuelta.

El alcalde fue investido el mandato pasado con los votos de la izquierda, dos partidos unidos ahora en la coalición Adelante Sevilla. Un pacto cuyo cumplimiento criticaron estos concejales en boca de su portavoz, Susana Serrano, que, no obstante, garantizó a Espadas que contarán de nuevo con su apoyo para poner en práctica medidas transformadoras, con enfoque feminista y ecológico, que permitan seguir avanzando a la ciudad. “Si no se apoyan en nosotros, tendrán que recurrir a la derecha”, le recordó la portavoz de Adelante Sevilla.

Espadas y Beltrán Pérez se saludan en el Salón Colón. Espadas y Beltrán Pérez se saludan en el Salón Colón.

Espadas y Beltrán Pérez se saludan en el Salón Colón. / Juan Carlos Vázquez

El líder del PP, Beltrán Pérez, inició su discurso recordando a Espadas su compromiso de retirarse para el próximo mandato, un horizonte en el que los populares tienen la esperanza de recuperar la Alcaldía. “Las mayorías vienen, se van, vuelven y se vuelven a ir. En Sevilla rara vez se quedan y abundan los ejemplos”, aseguró proclamando su liderazgo de la oposición, desde el que pretende construir “una alternativa de gobierno para todos”. Pérez afeó a Espadas que no haya buscado la estabilidad del gobierno pactando con otra fuerza política, en lugar de gobernar en minoría. Una decisión que consideran desacartada: “Los ciudadanos le han otorgado el ser el candidato más votado, pero no le han ofrecido un cheque en blanco”, apuntó Beltrán Pérez, que no ha abandonado el rictus dolente desde la noche electoral.

En general, todos los grupos mostraron su deseo de ejercer una oposición constructiva. En los próximos meses se irán fijando los puntos de acuerdo o desacuerdo que ya de entrada, en el caso de Vox, parecen insalvables. El discurso de la portavoz de este partido, Cristina Peláez, pivotó en torno a la ideas y valores que han venido defendiendo en la pasada campaña electoral. Sus verdades son, entre otras, que “los ciudadanos no necesitan que se les inocule una memoria histórica sesgada”, que “la violencia no tiene género”, que “es una aberración poner bajo sospecha legal a todas las personas de sexo masculino por haber nacido varones” o que “abortar es matar al ser humano mas indefenso que existe”.

El portavoz de Ciudadanos, Álvaro Pimentel, apuntó que llegar a acuerdos con el PSOE es una tarea posible y que quedó demostrada en el anterior mandato y apostó por ponerse las pilas cuanto antes, ofreciendo un Pacto por la Ciudad en el que todas las fuerzas políticas se comprometan para sacar adelante proyectos necesarios y urgentes, como la Sevilla metropoliana y la atención a los barrios deprimidos, “para los que ningún alcalde ha conseguido hasta ahora dar un paso definitivo y a los que no debemos fallarles más”.Ambos son proyectos que figuran en la hoja de ruta de Espadas, que también habló en su primer discurso de la necesidad de mejorar el transporte público metropolitano (Metro, Cercanías, SE-40...), para lo que aseguró que será reivindicativo ante las otras Administraciones, al igual que para acabar con la asfixia de los ayuntamientos. “Vamos a ser valientes y ambiciosos”, concluyó Espadas, que ejerció como líder ante una nutrida representación civil pero sin autoridades militares, eclesiásticas y menos artistas que en otras ocasiones, pues sólo destacó el pintor Luis Gordillo. 

Aspecto del Salón Colón. Aspecto del Salón Colón.

Aspecto del Salón Colón. / Juan Carlos Vázquez

Más de 400 personas se dieron cita en el Ayuntamiento de Sevilla, otra muestra más para el equipo de gobierno de la confianza que despierta en la ciudad el PSOE de Espadas. María Jesús Montero repitió cuatro años después, esta vez como ministra de Hacienda. No estuvo presente Susana Díaz, que se desplazó a Huelva para apoyar al socialista Gabriel Cruz, que también ha revalidado la Alcaldía. Aunque una ausencia notable fue la de la Junta, ahora en manos del PP y representada por algún viceconsejero como Jaime Raynaud. Hace ocho años el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, acudió a la investidura de Zoido.

El mandato que se inicia guarda algunas similitudes con el segundo de Manuel del Valle. Ambos alcaldes repiten (sólo los socialistas lo han conseguido) y lo hacen con 13 concejales, frente a 8 del PP, entre otros de la oposición.Del Valle logró una de las mayores transformaciones de la ciudad y Espadas también tiene una gran ambición. El repertorio de la Banda Municipal, que amenizó la mañana, revela el enfoque de este nuevo mandato: situar a Sevilla entre las grandes ciudades. De entrada, sonó Images of a city y Manhattan Symphony. Gestos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios