Sevilla

Juzgan a tres miembros de la Manada por el robo de las gafas en San Sebastián

  • La Fiscalía pide nueve meses a José Ángel Prenda y Ángel Boza y seis al ex guardia civil Antonio Manuel Guerrero

  • Los acusados declararán por videoconferencia desde las prisiones en las que cumplen sus condenas

Angel Boza , uno de los cinco integrantes de la Manada, en los juzgados de Sevilla. Angel Boza , uno de los cinco integrantes de la Manada, en los juzgados de Sevilla.

Angel Boza , uno de los cinco integrantes de la Manada, en los juzgados de Sevilla. / EFE

Tres miembros de la Manada serán juzgados este martes en San Sebastián por el robo de unas gafas en una óptica de esta ciudad, ocurrido dos días antes de la agresión sexual que cometieron en Pamplona durante los Sanfermines de 2016 y por la que fueron condenados a 15 años de cárcel. 

Quienes se sentarán en el banquillo de los acusados por este robo son José Ángel Prenda, Ángel Boza y el ex guardia civil Antonio Manuel Guerrero, aunque lo harán de manera virtual porque ninguno de ellos acudirá al juzgado de lo Penal número 3 de San Sebastián para declarar. Lo harán a través de una multivideoconferencia desde las cárceles en las que se encuentran cumpliendo condena por la violación. 

Desde agosto, los cinco miembros de la Manada se encuentran repartidos por distintas cárceles españolas. Así, José Ángel Prenda declarará desde Puerto III, Ángel Boza lo hará desde Albolote y Antonio Manuel Guerrero intervendrá desde Sevilla I. El ex guardia civil es el único de los integrantes del grupo que cumple condena en una prisión de la provincia de Sevilla. 

Según informaron a Efe fuentes judiciales, en los últimos días se ha estado probando el sistema de vídeo para que los tres acusados puedan declarar, y se ha comprobado que funciona y que no haya ningún impedimento técnico que permita celebrar el juicio este martes. 

La Fiscalía solicita una pena de nueve meses de cárcel para Prenda y Boza, mientras que rebaja la solicitud para Guerrero a seis meses de prisión porque le aplica la atenuante de la reparación del daño. Lo hace así porque el ex guardia civil devolvió una de las gafas robadas a la tienda. Las otras, sin embargo, no han sido devueltas y sí han sido reclamadas por la óptica.

El robo se produjo a las siete y cuarto de la tarde del 5 de julio de 2016. Según el escrito de acusación del Ministerio Público, los tres acusados, de común acuerdo y "guiados de un ánimo de enriquecimiento ilícito", accedieron a la tienda y, "valiéndose de la gran afluencia de clientes que había en ese momento", presuntamente "se apoderaron, sin emplear fuerza en las cosas ni violencia en las personas, de cinco gafas de sol" de una conocida marca. 

El escrito expone que los cinco artículos sustraídos estaban valorados en su conjunto en 865,85 euros, IVA incluido. El Ministerio Público considera que los tres son responsables de un delito de hurto en concepto de coautores, "por sus actos materiales y directos" y, aunque aplica la atenuante de reparación del daño causado a Antonio Manuel Guerrero, considera que en el resto "no concurre ninguna circunstancia modificativa" de su presunta "responsabilidad criminal".

En concepto de responsabilidad civil, el Ministerio Público demanda que los tres imputados indemnicen "conjunta y solidariamente" a la óptica con 865,85 euros, "correspondientes a las gafas sustraídas", salvo el valor de las entregadas por Guerrero "siempre que estén en poder" del comercio afectado y "en condiciones aptas para la venta". 

No es la primera vez que uno de los acusados, Ángel Boza, se sienta en el banquillo de los acusados por un robo de gafas de sol. El pasado mes de mayo, la Audiencia de Sevilla confirmó la sentencia de un juzgado de lo Penal de la capital andaluza que lo condenaba a pagar dos multas de 540 euros cada una y a indemnizar con 234,32 euros a un vigilante al que hirió tras sustraer unas gafas de sol en el Corte Inglés del Duque.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios