Consumo

La nueva factura de la luz en Sevilla: Un ahorro de hasta 150 euros al año

  • Los hogares tendrán que acostumbrarse a encender ciertos electrodomésticos fuera de las horas centrales del día y los fines de semana

  • El calor de los próximos meses dificulta el logro que persigue el cambio

Ilustración sobre la nueva factura de la luz

Ilustración sobre la nueva factura de la luz / Dani Rosell

Un cambio que alterará los hábitos domésticos. A partir de este martes entra en vigor la nueva factura eléctrica, cuyo principal fin, a groso modo, consiste en evitar que la demanda de energía se concentre en determinados tramos horarios del día. Mucho se ha debatido las últimas semanas de esta modificación que los expertos consideran positiva por una doble razón: contribuye a la lucha contra el cambio climático y por el ahorro que supondrá en la economía familiar. No obstante, los resultados serán muy distintos, ya que estarán condicionados por la meteorología que predomine en cada comarca

Discriminación horaria. Así se denomina este nuevo modelo de factura eléctrica que persigue un equilibrio en la demanda, es decir, distribuirla de manera homogénea a lo largo del día. Pero para ello resulta imprescindible cambiar las costumbres de la población, un objetivo a largo plazo que se pretende acelerar a través del incentivo económico, o lo que es lo mismo, el ahorro. 

Uno de los expertos en consumo eléctrico y que más años lleva explicando cómo gastar menos energía y, por tanto, menos dinero en luz, es Julio Moratalla, director de Atención al Cliente de Endesa en Andalucía y Extremadura. Lo primero que explica es que este cambio está alentado por la Comisión Nacional del Mercado y de la Competencia (CNMC). "No es una iniciativa gubernamental", puntualiza Moralla, quien ahonda en la génesis de la alteración: "Se debe equilibrar la producción de electricidad, ya que por la noche apenas se consume y esta energía, a diferencia de otras, no se puede almacenar, mientras que en horas punta se necesitan más fabricantes para atender la alta demanda que se recibe". 

Tres franjas horarias

En virtud de este comportamiento, se han establecido tres tramos horarios. Uno es el más barato, denominado "valle", el cual se extiende desde las doce de la noche a las ocho de la mañana, esto es, toda la madrugada. Incluye las 24 horas de los fines de semana y festivos nacionales. La segunda franja es la llamada "llana", que comprende de 8:00 a 10:00, de 14:00 a 18:00 y de 22:00 a 00:00. Y por último, se encuentran las "horas punta": de 10:00 a 14:00 y de 18:00 a 22:00, coincidiendo con el horario de mayor actividad laboral, comercial, administrativa y de producción.

Hora valle (más barato) Hora valle (más barato)

Hora valle (más barato) / Dpto. de Infografía

El uso que se haga de la electricidad en una hora u otra repercute, con el nuevo sistema, en la economía del hogar. Según la Dirección de Consumo de la Junta de Andalucía, en la franja valle el ahorro alcanza un 95% respecto a la de mayor demanda, mientras que en la llana este porcentaje es del 65%. Cifras que invitan a secundar la propuesta, ahora bien, como indica Moratalla, no será una adaptación fácil, puesto que cada familia es un mundo distinto y con unas circunstancias muchas veces poco compatibles con este nuevo modelo. 

Lavadoras en una tienda de electrodomésticos. Lavadoras en una tienda de electrodomésticos.

Lavadoras en una tienda de electrodomésticos. / D. S.

"Empecemos por el tipo de domicilio. Una familia numerosa que viva en una casa independiente tendrá menos reparo en encender una lavadora por la madrugada, porque no molestará a los vecinos, que los tiene más alejados que otra que resida en un piso y cuyo ruido puede perjudicar la convivencia", detalla este experto, quien, no obstante, aconseja que para este segundo tipo de casos se aproveche la franja llana y que los electrodomésticos de mayor consumo se activen a primera hora de la mañana, de la noche o en la sobremesa.

También incide el tipo de familia: numerosa, monoparental, sin hijos o con un máximo de dos. "Cuanto más pequeña sea, más fácil resulta trasladar las labores domésticas al fin de semana, algo que es imposible cuando se tienen varios hijos de corta edad, que muchas veces requieren cambiarse de ropa varias veces al día", abunda el directivo de Endesa. 

Las cifras del ahorro

La propia CNMC ha ofrecido cifras sobre el ahorro que supone encender los aparatos eléctricos en las horas valle, un uso que conforma la parte variable del recibo de la luz, la energía consumida. Según este organismo, la media de diferencia llega a los 300 euros anuales respecto a la factura actual. "Es una cantidad que sirve de referencia si las cosas se hacen perfectas, pero si somos realistas y se hacen medio bien, combinando horas valle y llanas, el ahorro de una familia puede ser de 150 euros al año, lo que es muy importante para la economía doméstica", aclara Moratalla. 

Estas modificaciones redundarán en los consumidores que cuentan con una tarifa regulada, a quienes automáticamente les cambiará la factura de la luz a partir de este martes. Los clientes del mercado libre tendrán que consultar con su compañía las ofertas disponibles.

Pero no sólo en la parte variable se reduce el gasto, también en la fija, en la potencia contratada, ya que el nuevo modelo de recibo permite establecerla en el tramo valle (de 00:00 a 8:00, las 24 horas de los fines de semana y festivos de ámbito nacional no sustituibles). Su precio disminuye un 95% respecto a la potencia contratada durante el resto del día. 

También se permite contratar dos tipos de potencia. Una menor en las franjas en las que se concentra la demanda (llana y punta) y otra mayor en la valle. Estos cambios, no obstante, se deben solicitar a la empresa comercializadora. De no hacerlo, se mantendrá la misma potencia, con independencia del tramo horario. 

El calor y el frío

Moratalla reconoce que "será complejo" al principio que los hogares se adapten a los nuevos usos, pero "a la larga" será muy beneficioso, tanto por temas de eficiencia y eficacia energética, como por ahorro económico. De todas formas, los resultados variarán según la época del año y la comarca, ya que han de enfrentarse a una realidad incuestionable: la meteorología. En este sentido, recuerda que en Andalucía comienza ahora un tiempo veraniego que en las provincias de interior hace que los efectos de este cambio sean poco visibles por ahora.

"Habría que poner el aire acondicionado a primera hora de la mañana y cerrar todas las ventanas y puertas para que el fresco se mantuviera a partir del mediodía, cuando se desactivaría", señala. Una práctica poco factible si se tiene en cuenta que en las horas centrales del día es cuando más aprieta el calor y que en algunas viviendas (sobre todo las que se construyeron sin tener en cuenta los parámetros de eficiencia energética actuales) resulta imposible residir sin aire acondicionado cuando el termómetro llega o rebasa los 40 grados. Una situación que repercute tanto en la potencia como en la energía consumida. 

Sí podrá tener mayor validez en meses de frío y en comarcas donde el mercurio se queda bajo cero frecuentemente. "En algunas zonas de Jaén y Granada es habitual el uso de acumuladores de energía, que son cajas fabricadas con ladrillos que retienen el calor durante la noche y luego lo extienden durante el día", explica el directivo de Endesa, que también incide en que este modelo es una forma de incentivar el uso de vehículos eléctricos, que durante la noche podrán ser cargados en los domicilios aprovechando las hora valle. "Aunque al principio costará acostumbrarnos, merecerá la pena", apostilla.