Reyerta en el Palmar de Troya

El cura palmariano herido declara en los juzgados de Utrera

  • El sacerdote, con una brecha bien visible en la sien, esquiva a la prensa

  • La mujer del ex papa continúa a la espera de la decisión del juez

El sacerdote palmariano que resultó herido en el asalto sufrido el pasado domingo ha acudido esta mañana a declarar ante los juzgados de Utrera, después de que recibiera el alta médica en el Hospital Virgen del Rocío. El cura ha salido de los juzgados acompañado por otro sacerdote y ha esquivado las preguntas de los medios de comunicación apostados en la puerta, a los que no ha querido responder nada.

El religioso palmariano llevaba una brecha bien visible, con varias grapas y tenía los nudillos heridos. Iba vestido con el hábito de la secta y ha intentado taparse el rostro para no ser grabado ni fotografiado. Tras dar una vuelta por las inmediaciones de los juzgados, se ha subido a una furgoneta, con gestos visibles de dolor, y se ha marchado.

El cura herido a su llegada a los juzgados de Utrera. El cura herido a su llegada a los juzgados de Utrera.

El cura herido a su llegada a los juzgados de Utrera. / Antonio Pizarro

En el interior de los juzgados de Utrera permanece Nieves Triviño, la mujer del ex papa del Palmar Gregorio XVIII, que ha sido trasladada a la sede judicial sobre las diez y media de la mañana. La mujer fue detenida por la Guardia Civil después de resultar herida leve el domingo, cuando intentó robar en la basílica en compañía de su marido. Éste, cuyo nombre real es Ginés Jesús Hernández, permanece hospitalizado bajo custodia policial. 

La pareja intentó robar en la basílica el pasado domingo. El ex papa y su mujer saltaron el muro del recinto, encapuchados y armados con al menos un arma blanca y equipados con bridas y herramientas para abrir cerraduras. Fueron sorprendidos por un cura que se encontraba realizando tareas de mantenimiento, al que Ginés presuntamente atacó. Éste se defendió y repelió la agresión, desarmando al ex papa, que recibió una puñalada en el forcejeo. 

Tanto el ex pontífice como su pareja están imputados por los delitos de homicidio en grado de tentativa y de robo con violencia e intimidación. Triviño está a la espera de que el juez de Utrera la envíe a prisión o decrete su puesta en libertad, mientras que el ex papa no será puesto a disposición judicial hasta que reciba el alta médica.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios