Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Mercado laboral

Sevilla registra el segundo peor agosto para el paro y la afiliación desde 2012

Oficina del Servicio Andaluz de Empleo Oficina del Servicio Andaluz de Empleo

Oficina del Servicio Andaluz de Empleo

Para que se entienda bien lo que significa agosto en lo laboral en la provincia de Sevilla, baste un dato: ese mes se firmaron 25.129 contratos menos que en julio. Es un momento de muy escaso dinamismo, y más en un lugar donde no es temporada alta turística y la población se reduce significativamente.

En el mes que acaba de terminar no hay datos sorprendentes ni excesivamente llamativos. Tan sólo se constata un ritmo mayor en el alza del paro y en la caída de la afiliación, sobre todo desde el mes de junio. Habrá que ver si esta tendencia negativa se revierte o no en el periodo septiembre-diciembre, que suele ser siempre más favorable para la provincia sevillana.

Así, Sevilla termina agosto con 185.913 parados registrados en los servicios de empleo, 2.507 más que en julio, y 731.917 afiliados a la Seguridad Social (trabajadores ocupados), que son 7.010 menos que un mes antes. En términos absolutos, es la provincia andaluza con peores datos y está también entre las que peor evolucionan en España.

En la comparativa con otros años, estamos ante el segundo peor dato en un mes de agosto desde 2012. Tan sólo en 2017 se registraron más nuevos parados y mayor destrucción de empleo, y ese año hubo una buena razón: la finalización de contratos temporales tras una gran primera mitad de año. Ahora, esta caída se produce tras dos meses consecutivos (junio y julio) en los que sube el desempleo y baja la afiliación. En los últimos tres meses (contando agosto) Sevilla ha elevado el paro en 3.894 personas (frente a las 1.124 de 2018) y ha reducido el número de ocupados en 15.806 (frente a las 13.531 del mismo periodo de 2018).

Por sectores, la agricultura es el único que reduce el paro, en 485 personas, pero este dato es engañoso, ya que el número de afiliados en esta actividad se reduce en 1.309. La caída, pues, se debe más al abandono del campo de los trabajadores para ir a otros sectores. En el resto de actividades hay descensos, mayores lógicamente en servicios al acumular el mayor número de activos.

Las únicas actividades que crean empleo en agosto (en el régimen general, excluyendo a los autónomos) son servicios administrativos (352), administración pública (390) educación (367) y sobre todo sanidad (1.759), en este último caso por las sustituciones de verano. Por el contrario, la agricultura (1.309), la hostelería (1.282) y la construcción (907) son las secciones que más sufren la pérdida de empleo.

La evolución anual, aún muy bien

En la evolución anual se observa en Sevilla un fenómeno que contradice en cierto modo los vientos de desaceleración que soplan. El número de nuevos afiliados a la Seguridad Social en un año (agosto 2018-agosto 2019) se sitúa en 25.653, la cifra más elevada desde 2007. Desde marzo, este dato oscila entre las 24.000 y las 27.000 personas, y apenas si se observan aquí signos de retroceso. Este avance se produce gracias, sobre todo, al régimen general (26.901 más) y a los autónomos (4.189 más), que compensan el declive agrario (2.827 afiliados menos en este sector en un año).

En lo que respecta al paro, sí se observa una desaceleración, sobre todo desde 2017, cuando en un año se registraban 17.689 parados menos. En agosto de 2019, son 10.209, cifra muy similar (algo más baja) que la del año pasado. Que la afiliación evolucione mejor que el paro significa que la demanda (gente que quiere trabajar) crece por encima de la oferta (empresas que quieren contratar).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios