Sevilla

El primer día de la fase 1 acabó en Sevilla con 53 denuncias a bares

  • Los negocios multados fueron apenas una decena, ya que varios de ellos acumularon más de una sanción

  • La Policía Local inspeccionó 199 establecimientos la jornada del lunes

  • Última hora del coronavirus en Sevilla

Coronavirus en Sevilla: Las terrazas de los bares en la fase 1 Coronavirus en Sevilla: Las terrazas de los bares en la fase 1

Coronavirus en Sevilla: Las terrazas de los bares en la fase 1 / Antonio Pizarro

El primer día de la fase 1 de la desescalada terminó en Sevilla con 199 inspecciones a establecimientos que habían abierto sus puertas por vez primera desde que se decretara el estado de alarma. La mayoría de ellos eran bares y restaurantes y casi todos cumplían con las medidas de seguridad exigidas para poder desarrollar su actividad. A pesar de ello, la jornada se saldó con 53 denuncias por parte de la Policía Local. Esto no significa que fueran tanto los locales que incumplían las normas, ya que un mismo establecimiento puede acumular varias irregularidades y recibir varias denuncias. De hecho, los hosteleros cifraron en menos de una decena los negocios que fueron denunciados en Sevilla en este primer día.

El Ayuntamiento de la capital informó este martes de que los controles continuarán durante las próximas semanas para evitar situaciones que puedan favorecer el contagio. Durante la jornada del lunes fueron inspeccionados 199 negocios y se formularon 53 denuncias por distintos motivos tanto durante el lunes como en la madrugada del martes tras recibir denuncias vecinales. Además fueron controlados 469 vehículos con 13 denuncias y fueron identificadas 690 personas con 14 denuncias. En total, el dispositivo conformado por 120 patrullas realizó 2160 actuaciones a lo largo del lunes.

“La Policía va a mantener el despliegue que viene realizando desde el inicio del estado de alarma para velar por el cumplimiento de las medidas previstas por parte del Ministerio de Sanidad, y especialmente en el cumplimiento de las exigencias para la reapertura de establecimientos comerciales y hosteleros. No podemos permitirnos retrocesos en los avances alcanzados por la irresponsabilidad de unos pocos. Se trata de un ejercicio de compromiso, civismo y responsabilidad por parte de todos en el que debemos pensar en la población más vulnerable y en quienes tanto esfuerzo han hecho durante estas semanas como los servicios esenciales o el personal sanitario”, explicó el delegado de Gobernación y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera.

El presidente de la Asociación de Hosteleros de Sevilla y Provincia, Antonio Luque, defendió que “la mayoría” de los pocos establecimientos del sector que reanudaron su actividad “cumplieron a rajatabla” las medidas y normas que pesan sobre la actividad hostelera y precisó que sólo “ocho o nueve” negocios fueron denunciados por infracciones. Antonio Luque dijo a Europa Press que Sevilla capital suma cerca de 4.500 negocios hosteleros y el conjunto de la provincia unos 8.000. De ellos, abrieron unos mil durante la jornada del lunes. Algunos ya habían estado enviando comida a domicilio o para recogida en el local durante las semanas anteriores.

En esta primera fase del levantamiento de las restricciones del estado de alarma, los negocios hosteleros sólo pueden funcionar mediante sus terrazas de veladores y con las mismas al 50% de su capacidad máxima, mediando además dos metros de separación entre cada velador y la obligación de implementar medidas de prevención frente al virus. Luque hizo un “balance positivo” y aseguró que “la mayoría de los establecimientos que abrieron cumplieron a rajatabla las medidas sanitarias y las normativas”.

Sólo “ocho o nueve” negocios, según Luque, fueron objeto de denuncia por parte de la Policía. El representante de los hosteleros explicó que se trata de “excepciones” derivadas de que algunos de los responsables de estos establecimientos “se vieron desbordados” por la clientela. Luque añadió que algunos de estos comerciantes incluso se han “disculpado” por las situaciones suscitadas, y defendió que acabaron cerrando sus locales a iniciativa propia.

Por eso, pidió que estas situaciones “sirvan de prueba” y reclamó “responsabilidad y sentido común” a los responsables de los negocios y a la clientela, a la quepidió “que colabore en el cumplimiento de las normas”. Además, solicitó a la Policía Local que, de cara a los fines de semana y a la temporada estival, “tome cartas” ante “las botellonas y las personas que inundan las plazas”, y que imponga “también” sanciones. El presidente de los hosteleros dijo que su asociación “no va a permitir infracciones” entre los empresarios y va a “denunciar a aquellos que incumplan” las normas.

Uno de los que sufrió una aglomeración de personas en la puerta fue el bar Jota, en Nervión. El propietario de este negocio admitió que la afluencia de público registrada en el local el primer día de la fase 1 de la desescalada fue mayor de la prevista, lo que le impidió en determinados momentos que se pudiera garantizar la existencia de una distancia mínima de seguridad entre los clientes. Así lo informó este establecimiento en un comunicado remitido a este periódico, horas después de que el Ayuntamiento de Sevilla informara de que la Policía Local lo denunció por exceso de público, carecer de mamparas y otros elementos de protección y tener más mesas de las autorizadas.

La propiedad aseguró que ha invertido recursos para garantizar que el local cumpla con los requisitos necesarios para abrir con seguridad. Así, afirmó que el bar ha sido desinfectado por una empresa homologada, se ha aprovisionado de geles desinfectados para el personal y los clientes, provisto de mascarillas, guantes, visores de protección y mamparas, y se ha formado a los trabajadores, separado las mesas y prohibido la entrada al interior colocando la barra en la puerta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios