Calle Rioja

El quinto paso de las sevillanas

  • Celebración. Cinco siglos, cinco naves, cinco artistas. Pascual González y Cantores de Híspalis presentan el 26 en Plaza de España su homenaje al viaje de Magallanes y Elcano

De izquierda a derecha, Diego Benjumea, Carlos Ruiz, Juan Luis Calceteiro, Pascual González y Alex Hernández. De izquierda a derecha, Diego Benjumea, Carlos Ruiz, Juan Luis Calceteiro, Pascual González y Alex Hernández.

De izquierda a derecha, Diego Benjumea, Carlos Ruiz, Juan Luis Calceteiro, Pascual González y Alex Hernández. / Belén Vargas

CUARENTA días después de que las cinco naves salieran del sevillano Muelle de las Mulas, las sevillanas se hicieron alegrías sanluqueñas. Esa ósmosis musical, trenzada en los mares y en los libros de historia, la han hecho posible Pascual González y Cantores de Híspalis, que el próximo día 26, en la Plaza de España, presentarán su espectáculo Tierra ¡y que no nos falté de ná! En memoria de aquellos a los que les faltaba de todo... menos la intuición, el valor y el honor.

Hoy se cumplen cinco siglos de la partida de las cinco naves del puerto de Sanlúcar. Cinco siglos, cinco naves, cinco artistas: Pascual González, Juan Luis Calceteiro, Carlos Ruiz, Diego Benjumea y Alex Hernández. Con el resto del elenco pueden llegar al número de los que volvieron con Elcano: José Carlos Seco, director musical; José Manuel Vaquero, Pájaro, zanfoñista, de Artefactum; el cubano Rolando Ochoa Guillén, saxofón, flauta y flautín, “nosotros también celebramos el quinto centenario de la fundación de La Habana”; el ballet de Alba Ortiz y el coro de la Caleta de Cádiz.

Presentaron su cuaderno de bitácora en Fundación Cajasol, con apoyo logístico de la Diputación en la persona de Mercedes Méndez Zubiría, que asumió el compromiso de llevar gente de los pueblos de la provincia a la plaza donde están todas las provincias.

Las sevillanas y alegrías sanluqueñas, puro Bonanza de Bajo de Guía, estarán acompañadas por cuecas chilenas, tenderetes canarios –de Los Sabandeños– y cánticos eclesiásticos de quienes se encomendaron antes de zarpar a la Virgen de la Antigua.

Mapa de músicas que coincide con el mapa emocional que recorrió Pascual González cuando alumbró la idea. “He pasado mucho frío en Punta Arenas, junto al Estrecho que descubrió Magallanes; he dormido muy cerca de la casa donde nació el navegante, en Sabrosa, Portugal...”.

Habrá sevillanas en la Plaza de España “porque las naves parten de Sevilla y hay sevillanos en la tripulación”. Pero fue la primera globalización. Si Magallanes tuvo que ir a Valladolid para proponerle el proyecto al rey Carlos I, Pascual González hizo lo propio con el Ministerio de turno, “con 45 años de trayectoria artística, me hicieron un examen”. Salió airoso de la prueba.

El 18 de agosto presentaron el espectáculo en Málaga. Un cambio de tuerca a su trabajo Cristo, Pasión y Esperanza. En una posible analogía, Pasión de Magallanes, Esperanza de Elcano. “Se habla mucho de la gesta magallánica”, dice Pascual, “pero me quedo con el mensaje de la Fundación Nao Victoria de que fue también una gesta elcánica”.

La historia se la saben “del derecho y del revés”, como los Duros Antiguos de los Borrachos del Falla. “Lo de profeta en tu tierra es un dicho muy redicho”, remata Pascual, aventurero que dice que nació “afónico y con bigote”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios