Matrimonios Separación de bienes o régimen de bienes gananciales: estas son las diferencias

Turismo y restauración

Así están los bares históricos de Sevilla tras las vacaciones

  • Los bares más populares de Sevilla se reinventan para sobrevivir al Covid-19

  • Algunos han abierto con medidas excepcionales de limpieza y reserva hasta en la barra, otros están esperando a que avance el curso con el regreso vacacional y de la universidad y varios han echado el cierre por culpa de la pandemia

Septiembre es sinónimo de regreso. Para muchos bares de Sevilla, que suelen cerrar en agosto, también. Y si al periodo vacacional se le suma la excepcional situación provocada por la pandemia, el número de persianas bajadas aumenta considerablemente. Los bares históricos de la capital andaluza, los más conocidos y populares, presentan un panorama de contrastes en su vuelta al trabajo. Algunos han abierto, otros están esperando y varios han echado el cierre por culpa de la pandemia.

Entre los que han vuelto a la actividad destaca la forma en que lo ha hecho la Antigua Abacería de San Lorenzo (Teodosio, 53), que ha publicado un vídeo promocional con el lema "Estamos de vuelta". En él, muestran fotos de sus platos y ruegan reservar mesa antes de acudir por las restricciones obligadas por el coronavirus. Además, han publicado un decálogo de normas para el buen funcionamiento del negocio en el que hacen recomendaciones a los clientes que los visiten.

Casa Coronado, adaptada a la nueva realidad tras el confinamiento. Casa Coronado, adaptada a la nueva realidad tras el confinamiento.

Casa Coronado, adaptada a la nueva realidad tras el confinamiento. / Juan Carlos Vázquez

Cerca de allí, detrás de la iglesia de San Lorenzo, otro local clásico del centro de Sevilla ha reabierto sus puertas y ya huele a croquetas. Casa Ricardo, tras más de cinco meses de cierre, ha reorganizado su espacio y creado un nuevo sistema de reservas para facilitar la afluencia de clientes. Para ello, han creado dos horarios en cada turno: 13:00 o 14:30 al mediodía y 20:30 o 22:15 por la noche. Y en la barra, esa que se llenaba hasta la bandera, ahora hay separadores para que los comensales puedan degustar sus platos distanciados.

Otro bar histórico de Sevilla, El Rinconcillo (Gerona, 40), también tiene abiertas sus puertas. Es más, como ya anunciaron, no han cerrado en todo el mes de agosto y abren todos los días de 13:00 a 17:00 y de 20:00 a 1:00 de la madrugada, respetando así la nueva normativa de hora de cierre. También piden a sus clientes que reserven previamente para no tener que esperar para comer, puesto que el aforo ha sido reducido con respecto a antes de la aparición del Covid-19. Prácticamente igual hizo el trianero Bar Tribuna (Concha Espina, 9), que redujo sus días de cierre estival para intentar paliar la crisis económica sobrevenida por el Covid-19. Es más, su reapertura trajo la inclusión de nuevos platos y postres a su carta.

Algunos como Cañabota (Orfila, 5), al tener dos locales cercanos, han resumido su servicio en uno de ellos. La Barra de Cañabota, que ha reabierto en septiembre, ha fusionado las cartas de ambos negocios, asemejándose a la filosofía de su hermano. Nuevos platos, vinos y la posibilidad de reservar como ya se hacía en el local primigenio del grupo hostelero. Esta práctica, realizada por las cadenas hoteleras de la ciudad, que han abierto sólo uno de sus edificios y han reenviado todas las reservas a él, está siendo aprovechada también para reformar y adecuar el restaurante a los nuevos tiempos.

Las restricciones de aforo obligadas por la pandemia han complicado la reapertura de pequeñas y populares cervecerías. Dos de ellas, El Tremendo (San Felipe, 13) y Casa Coronado (Juan del Castillo, 2), tienen un pequeño local del que salían miles y miles de cervezas. Ahora, con la limitación de personas dentro del local y en los veladores exteriores, su volumen de negocio se ve reducido. El Tremendo, por el momento, no ha abierto; y Casa Coronado presenta un aspecto inusual en sus antes multitudinarios mediodías. Algo parecido le ocurre a otras cervecerías cercanas del entorno del acueducto de Luis Montoto como La Chicotá, Raimundo y Bar Jota.

La Antigua Abacería de San Lorenzo ha colocado varios carteles con su protocolo sanitario. La Antigua Abacería de San Lorenzo ha colocado varios carteles con su protocolo sanitario.

La Antigua Abacería de San Lorenzo ha colocado varios carteles con su protocolo sanitario. / Juan Carlos Vázquez

En el otro lado del panorama hostelero posterior al confinamiento están los bares y restaurantes cerrados. Becerra (Gamazo, 2) anunció en abril que no abriría más y Oriza (San Fernando, 41) ha entrado en concurso de acreedores para ganar tiempo y "frenar la sangría" económica a la espera de solución, tal como cuentan los actuales gestores. Dos ejemplos que representan la realidad de muchos otros, que esperan el momento adecuado de volver. Parece ser el caso de La Montanera (Juan Sebastián Elcano, 16), que cuenta con una extensa plantilla, ahora acogida al Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). También los hay que han anunciado su próxima reapertura. Es el caso de Becerrita (Recaredo, 9), que abrirá el 8 de septiembre, y la histórica Casa Román (Plaza de los Venerables, 1), que lo hará el 17 del mismo mes, tal como apunta su propietario, Antonio Castro.

Lo que todos comparten es la incertidumbre por el futuro próximo de la vida diaria en la capital andaluza. La sospecha de un nuevo confinamiento planea si se atienen a las medidas cada vez más restrictivas que imponen las administraciones. Los rebrotes están haciendo que los clientes visiten con menos frecuencia los bares y vuelvan a pasar más horas en sus domicilios. Por ello, muchos se plantean volver al modo de reparto a domicilio y preparar para llevar. Los 2.000 parados más que ha sumado Sevilla en agosto, a buen seguro, tiene mucha relación con la situación que ha vivido y viven los bares de la ciudad.

La cervecería El Tremendo es uno de los bares que aún no ha abierto tras el estado de alarma. La cervecería El Tremendo es uno de los bares que aún no ha abierto tras el estado de alarma.

La cervecería El Tremendo es uno de los bares que aún no ha abierto tras el estado de alarma. / Juan Carlos Vázquez

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios