Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Patrimonio

La reforma de la fachada del Banco de España durará ocho meses

  • La restauración de los lienzos del edificio protegido eliminará los desperfectos para evitar riesgos con los peatones

Fachada principal del Banco de España, que mira a la Plaza de San Francisco. Fachada principal del Banco de España, que mira a la Plaza de San Francisco.

Fachada principal del Banco de España, que mira a la Plaza de San Francisco. / Belén Vargas

Restauración de los lienzos de la fachada y renovación de la iluminación exterior. En la sucursal del Banco de España en Sevilla comenzará en las próximas semanas un conjunto de obras con la intención de renovar este histórico inmueble enclavado en la Plaza de San Francisco y mejorar el desarrollo de la actividad diaria de trabajadores y clientes. La licencia de obras necesaria para desarrollar el proyecto ya ha sido otorgada por la Gerencia de Urbanismo.

La restauración de lienzos de fachada y la renovación de la iluminación exterior serán los trabajos visibles para los peatones que caminen por la Avenida de la Constitución. Los técnicos estiman que la duración llegará a los ocho meses con una inversión de 686.000 euros. Con anterioridad se realizó un informe sobre los trabajos de prospección de las fachadas pétreas del edificio de la sucursal y planos de los cuatro alzados indicando las patologías encontradas en cada portada.

En las conclusiones del documento aparecía reflejado que de los trabajos obtenidos in situ durante la semana de toma de datos y del estudio realizado de las imágenes captadas se observó que, inicialmente, no se contemplaba ningún elemento que amenazara de manera inminente con su caída. Los que se encontraron en mal estado fueron retirados o estabilizados.

El arquitecto indicó que las desplacaciones que afectan a las zonas expuestas al agua de lluvia (tales como el peto de coronación del cuerpo principal del edificio o el retranqueado superior) merecían un seguimiento puntual o, en su caso, una actuación a medio plazo. “Ante futuras actuaciones se recomendaría inicialmente la limpieza de las zonas afectadas por ataques biológicos. La aplicación de un biocida que los elimine, así como la aplicación de un producto preventivo y retardante de la nueva aparición de nuevos procesos de colonización orgánica”.

Para la piedra de la fachada se aconseja una consolidación integral con silicato de etilo, puesto que se observó en un porcentaje muy elevado de la superficie una degradación en forma de arenización o desplacaciones, en especial de las zonas inferiores de las cornisas, donde se manifiestan de manera más acusada.

Con respecto a la impermeabilización de cornisas se recomienda la colocación de baberos de zinc o plomo que impidan el depósito de agua de lluvia en los intersticios de la piedra. Sobre la presencia de palomina, se aconseja su limpieza y la colocación de sistemas que impidan el anidamiento (alastop) o redes que no permitan el acceso de estas aves a esa zona interior protegida.

En la inspección realizada no se observaron peligro de caída de las piezas de mármol del friso bajo la cornisa principal, aunque se aconsejó ante la aparición de fisuras que en futuras intervenciones se realice un testeo minucioso del sistema de anclaje y su revisión. Junto con la restauración de las fachadas, la actuación incluye la renovación del sistema de iluminación exterior, dado que el actual se encuentra muy envejecido y deteriorado, con lámparas de alto consumo energético y en algunas casos deterioradas y sin funcionamiento.

El proyecto cuenta con licencia de obras para la renovación de la iluminación exterior

El edificio consta de cuatro plantas con tres de sus cuatro laterales al vial público: la fachada principal a la Plaza San Francisco; la trasera a la calle Felipe Pérez; la lateral izquierda a la calle Cabo Noval; y la lateral derecha a la Avenida de la Constitución. La superficie de la parcela es de 1.242 metros cuadrados con una superficie total construida de 4.588. Cuenta con una protección parcial en grado 1.

El edificio del Banco de España se reviste de una monumentalidad que define a su autor, ya que Antonio Illanes del Río era seguidor de la arquitectura de Antonio Palacios, justificándose así el alejamiento del regionalismo que durante las primeras décadas del siglo XX caracteriza a la producción de Illanes. El encargo le llega mediante concurso de proyectos convocado en 1917 en Madrid, lugar donde trabajaba.

Inicialmente el proyecto presentaba una mayor monumentalidad clásica, con un gran pórtico delantero de columnas jónicas y una serie ornamental de temas secesionistas tomados de Antonio Palacios. En el año 1919, el banco obligó a Illanes a reducir el proyecto. La larga duración de las obras parece incluirse en la dinámica de la ciudad durante esos años, con otras construcciones vinculadas a la futura Exposición Iberoamericana de 1929 y que también requirió de un tiempo mayor al habitual. Las causas fueron de índole económica, que una vez superadas permitió que la ejecución se realizase casi por completo entre 1925 y 1928.

Grietas en la piedra de la zona baja del edificio de la calle Cabo Noval. Grietas en la piedra de la zona baja del edificio de la calle Cabo Noval.

Grietas en la piedra de la zona baja del edificio de la calle Cabo Noval. / Belén Vargas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios