Turismo asiático China y Corea sitúan ya a Sevilla en sus mapas

  • Los viajeros procedentes de estos dos países, de alto nivel adquisitivo, crecen hasta un 36% este año

  • La estrategia local abre la puerta a mercados emergentes

Una turista asiática se fotografía en el entorno del Alcázar de Sevilla. Una turista asiática se fotografía en el entorno del Alcázar de Sevilla.

Una turista asiática se fotografía en el entorno del Alcázar de Sevilla. / Belén Vargas

No todos son chinos. Los turistas asiáticos que cada vez se ven con más frecuencia en las calles de Sevilla también vienen de Corea del Sur y de Japón y alientan la esperanza de que Sevilla se consolide como destino para viajeros de larga distancia y alto poder adquisitivo. Ése es el turismo de lujo al que enfoca desde hace unos años una estrategia municipal que está dando ya algunos frutos.

Una muestra: en los ocho primeros meses del año han visitado Sevilla más de 42.700 chinos, 20.600 coreanos y 16.500 japones. No son muchos comparados con los más de dos millones de turistas (1,2 millones son extranjeros) que han pasado por la ciudad en ese periodo, pero son cifras que confirman una tendencia creciente. Los chinos, los más numerosos, superan ya el 3,6% de cuota de un mercado que en Sevilla dominan en estos momentos los franceses y los italianos.

El crecimiento económico provoca que cada vez haya más asiáticos dispuestos a viajar, es algo coyuntural. Pero el crecimiento de estos mercados que está experimentando Sevilla no es casual. Desde el pasado mes de enero, el turismo chino ha subido un 36,6% y la cuota de viajeros coreanos ha aumentado un 21,8%. El mercado asiático que más se resiste hasta ahora, el más complicado, es el japonés, sujeto a muchos vaivenes. Una tendencia que se puede romper el año que viene gracias a la organización en Sevilla de un evento turístico, la Japan Week, que trastocará las cifras, como ya ocurrió a finales de los 90, cuando tuvo lugar en la capital una cita similar.

Hay restaurantes como La Azotea que ya tienen carta en coreano para una clientela creciente

¿Qué pasará en 2020? Sevilla recogerá la cosecha de la cita celebrada el pasado mes de diciembre en Fibes, una cumbre chino-europea organizada bajo el amparo de la Federación Mundial de Ciudades Turísticas (WTCF, por sus siglas en inglés), coincidiendo con el Año de China en Europa 2018. Doscientos delegados de China se dieron cita en Sevilla para debatir las nuevas estrategias del sector turístico y conocer de primera mano el producto que se comprometieron a vender en su país y a abrir en la capital andaluza el primer centro de cultura china del sur de Europa con sede en algunos de los edificios singulares que consta en el catálogo de patrimonio que la Alcaldía ofrece a los inversores extranjeros.

La acogida de este tipo de cumbres se traduce, como ha ocurrido con el mercado norteamericano y el británico, en una mayor afluencia de visitantes en los años posteriores. A la cita de 2018 se sumará en 2020 otra con Japón, lo que explica las expectativas creadas.

De entrada, la capital ya figura en los mapas de los turistas asiáticos. Sevilla, como ciudad media, se enfrenta a una dura competencia a la hora de atraer a estos mercados. El turista asiático mira a Europa como si de un solo país se tratase y establece sus rutas por Londres, París, Roma, Madrid, Barcelona... Pero cada vez más incorpora ciudades como Florencia, Viena o Sevilla. “Los destinos receptores que pretendemos acoger un número creciente de este turismo tendremos irremediablemente que adaptar parte de nuestra oferta y servicios a las especificidades y requerimientos de esos mercados”, apunta Antonio Muñoz, delegado de Turismo del Ayuntamiento de Sevilla.

El viajero asiático de hoy busca el tópico pero en su versión más lujosa y exclusiva

Las encuestas que se hacen en destino apuntan que los turistas japoneses son los que dejan un mayor gasto en la capital, casi 2.500 euros por persona, seguidos de franceses, británicos y norteamericanos. Los chinos y coreanos muestran muchas reticencias a la hora de responder, pero se consideran también viajeros de lujo. Y los datos demoscópicos que manejan en Turismo de Sevilla confirman cambios en el turismo asiático que las empresas sevillanas deberían conocer. Especialmente los chinos, este viajero busca destinos pintorescos y que le permita vivir una experiencia de cultura local. Quiere comprar, una mayoría llega ya con una lista previa, comer y beber y sentir como un sevillano.

La hostelería, los guías, restaurantes y comercios tienen un reto por delante. Y algunos ya parten con alguna ventaja. Basta con teclear en el buscador Naver, el más popular en Corea del Sur, la palabra azotea para que se despliegue un sinfín de entradas referentes a Sevilla y a uno de sus restaurantes, La Azotea. Una estrategia de márketing que estos hosteleros sevillanos atribuyen a una periodista coreana que durante un tiempo vivió en Sevilla y mencionó en muchos de sus artículos estos establecimientos, que cuentan con una carta en coreano, comensales que copan con frecuencia el primer turno de sus locales.

El turista asiático, a diferencia del europeo, consume viajes organizados, lo que supone una oportunidad para las empresas de turismo receptivo en Sevilla que, no obstante, son conscientes de que el asiático, con un perfil más joven ahora, tiende cada vez más a personalizar sus salidas y a utilizar canales de compra y venta on line.

Por todo esto, Sevilla ya es una Chinese Friendly City, una alianza inteligente con la que la ciudad trabaja para adaptarse a las necesidades del mercado turítico chino para lograr atraer más visitantes. Es una línea de trabajo que comparte con las otras capitales que forman parte del proyecto Andalusian Soul (Granada, Málaga y Córdoba), una marca potente para penetrar en este mercado asiático.

Esa marca, basada en la cultura y las tradiciones, es el principal atractivo para el turista asiático de hoy que ama el tópico pero en su versión más lujosa. Un ejemplo, el souvenir que busca está en una tienda de cerámica exclusiva o en una de mantones de manila artesanales. Y no sólo busca el deleite de una visita al Alcázar, sino que quiere disfrutar de una cena privada en algún lugar único, como la Casa Guardiola. Y en todo esto Sevilla parte con una gran ventaja.

En el otro lado de la balanza se sitúan otros retos que el sector debe afrontar sin dilación: llegarán más turistas asiáticos en la medida en la que se supere la necesidad de visado, por ejemplo, y se mejore la conectividad aérea directa. De momento, un vuelo sin escala con Pekín, por ejemplo, no es la primera prioridad, pero figura en la hoja de ruta de Sevilla.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios