La cantera en la planificación del Sevilla FC

Carlos Fernández, con ficha del primer equipo

  • El Sevilla sigue en busca del 9 de referencia y cuenta con el canterano, punta alto y técnico, como reserva

  • Pertenecerá a la primera plantilla a todos los efectos; Pozo y Lara serán probados en verano

Carlos Fernández, entrenándose con el Sevilla. Carlos Fernández, entrenándose con el Sevilla.

Carlos Fernández, entrenándose con el Sevilla. / Víctor Rodríguez

El delantero de referencia que ha pedido Pablo Machín a Joaquín Caparrós está centrando buena parte de los esfuerzos de la dirección de fútbol del Sevilla. Descartado Batshuayi por su elevadísimo precio, la barbaridad de 80 millones de euros, ycon dudas sobre la opción de Kalinic ante las condiciones que quiere poner el Milan para un delantero de 30 años, el Sevilla rastrea el mercado en busca de ese nueve alto, rematador, referencia para el juego en largo y que convenza a todos los técnicos. Pero, sea quien sea el hombre que encarne ese puesto trascendental, es obvio que no podrá jugar todos los partidos de la temporada. Y ahí surge la figura de Carlos Fernández como apuesta firme del club para ese perfil.

El espigado delantero de Castilleja de Guzmán tiene el aval de Pablo Machín para pertenecer a la primera plantilla a todos los efectos. “Lo conozco de años anteriores, y ya ha marcado goles”, dijo en su presentación hablando de él al referirse al apoyo que le dará a la cantera. Carlos Fernández ya disfrutó de ese estatus, aun con ficha del filial, hace dos campañas, con Jorge Sampaoli, hasta que una grave lesión le cortó su trayectoria y el Sevilla tuvo que acudir al mercado a buscar tanto un delantero para el filial (Marc Gual, que ahora parece destinado al Zaragoza), como para el primer equipo: llegó Jovetic en enero. Entonces figuraba como tercer delantero de la plantilla, tras Vietto y Ben Yedder.

Ficha del primer equipo

La idea de los técnicos, y así se lo han comunicado, es que no sólo haga la pretemporada con el primer equipo, como viene haciendo desde hace varios años, sino que forme por primera vez parte de la primera plantilla con ficha y dorsal, inscrito en la LFP y la Liga Europa. Es una decisión firme, por lo que Carlos Fernández será uno más a las órdenes de Machín.

A sus 22 años recién cumplidos, el delantero de 1,86 metros tiene ya un importante bagaje competitivo en Segunda División. El curso pasado hizo 8 goles en 24 partidos, después de superar en la temporada anterior la grave lesión que le cortó la rápida proyección que llevaba. En octubre de 2016 se rompió entrenándose a las órdenes de Sampaoli el cruzado de la rodilla izquierda. Al final de esta temporada, tuvo la oportunidad de jugar con el Sevilla a domicilio, en Riazor y en el Ciudad de Valencia, donde marcó un gran gol de media vuelta con su exquisita zurda que de poco le valió al equipo de Montella. Pero justo antes del debut de Joaquín Caparrós sufrió una inoportuna tendinitis que lo privó de ayudar en los cuatro últimos partidos. También debutó con la selección sub 21 en el Europeo de la categoría disputado en Italia, lo que supuso un espaldarazo para su confirmación.

Calidad para progresar

Por su fisonomía, Carlos Fernández dista de ese ariete fuerte que busca Machín, pero sí tiene altura y un buen juego de pies como para crecer en el rol que requerirá el estilo que quiere imponer al Sevilla. Además, posee una buena visión de juego e inteligencia táctica para progresar en ese rol. De ahí la gran esperanza depositada en el chaval de Castilleja de Guzmán por los técnicos sevillistas.

El jugador tenía muchas ofertas de equipos de Primera y Segunda y eso ha impelido al club a retenerlo con fuerza. Tiene contrato hasta 2021. En los casos de Pozo y Lara, más jóvenes y con menos experiencia, deben convencer a Machín, que los probará durante la pretemporada antes de decidir su definitivo destino dentro del club.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios