Sevilla FC

Lopetegui, ante su primera Semana Santa

Lopetegui, en cuclillas sufriendo en el Sevilla-Granada; hoy podrá disfrutar con los pasos.

Lopetegui, en cuclillas sufriendo en el Sevilla-Granada; hoy podrá disfrutar con los pasos. / Antonio Pizarro

La mañana azul del Domingo de Ramos abrirá su cielo de par en par para la emoción y la fe de Julen Lopetegui, un hombre que se confiesa cristiano católico y que está deseoso por conocer, por fin, qué es eso de los pasos en la calle. Podrá tener así una verdadera, o más completa, dimensión de la ciudad en la que vive y uno de cuyos equipos dirige. Porque conocer la Semana Santa también es conocer Sevilla y a los aficionados que cada partido acuden al estadio, cada uno con sus expectativas. Lopetegui tenía desde que llegó muchísimas expectativas en el gran rito sagrado de las cofradías. Y después de dos años malhadados en que los que los pasos se quedaron encerradas por la pandemia del Covid-19 la gran fiesta de la Semana Mayor ya está aquí.

Desde que llegó al final de la primavera de 2019, Lopetegui confesó que se sentía atraído por conocer las grandes fiestas y los eventos sociológicos de Sevilla, la Feria, por supuesto... Pero sobre todo la Semana Santa. "Me atrae mucho todo lo relacionado con la Semana Santa y con las figuras de las Vírgenes y de los cristos. Todo lo que puedo cada vez que tenemos un día libre intento visitarlas con mi mujer", confesó en una entrevista que concedió a este diario en septiembre pasado.

Por aquel entonces ya se había perdido las cofradías en la Semana Santa de 2020 y de 2021. Nadie podría imaginarse a su llegada en junio de 2019 que no habría pasos... durante dos años.

Ni él mismo cuando el Domingo de Ramos de 2020, recién llegada la pandemia, tuvo una conversación telefónica con José Castro con motivo de la llegada del día más esperado por los sevillanos. Una llamada de vídeo publicada por el club. "Este año no podremos llevarte al balcón (en La Campana) donde siempre vamos con nuestro entrenador", le dijo el presidente. "Tenía una ilusión tremenda, así que el año que viene doble ilusión. Soy un enamorado de todas estas tradiciones y ahora le pediremos a todo el mundo que termine pronto esta pesadilla". Pues fueron dos años, no uno...

Cada Domingo de Ramos es tradicional que José Castro se quede en Utrera para disfrutar allí del "día más grande del año", según sus palabras. En su localidad disfruta el presidente del Sevilla con los pasos de la Borriquita, la Oración en el Huerto y la Quinta Angustia. Por tanto, no está previsto que esté en el balcón que el club suele utilizar en La Campana, algo que sí hará desde el Lunes Santo.

Eso invitará a Julen Lopetegui a disfrutar de algo incluso más auténtico, salir por su cuenta con su familia a vivir los pasos en la calle, a mezclarse con la Sevilla que patea la ciudad, que la llena de impaciencia, de emoción y también de fatiga cuando van pasando las horas y el cansancio hace acto de presencia. Obtendrá así una verdadera medida de la ciudad. Y, además, podrá hacerlo con la cara alta tras el último triunfo. Hasta el Martes Santo no hay entrenamiento. Mientras tanto, cornetas y tambores y alguna saeta al aire de Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios