Sevilla FC

El momento de tirar la caña

  • Monchi admite que se interesó por Rony Lopes estando al mando de la Roma

  • El Mónaco, que demandaba entonces 50 millones por su traspaso, ha acabado dejándolo salir por 23

Rony Lopes, durante su presentación con el Sevilla. Rony Lopes, durante su presentación con el Sevilla.

Rony Lopes, durante su presentación con el Sevilla. / Juan Carlos Vázquez

El undécimo refuerzo del Sevilla de cara al curso que viene, Rony Lopes, fue presentado ayer ante los medios. El brasileño se transformó en el fichaje más caro de la historia del club, pues en lo que respecta a las cantidades fijas, los nervionenses desembolsarán 23 millones de euros por su contratación. Obviando que es una cifra muy alta aun en los tiempos que corren, Monchi dejó entrever en el acto que éste era un momento propicio para lanzarle la caña al extremo, pues hace un año tenía “un precio desorbitado”.

El director deportivo, que abordó distintos aspectos de la planificación, reconoció que ya se había interesado por Lopes durante su periplo en Italia. “Hemos comprado a Rony porque era un jugador que estaba en esa lista que teníamos. Y un jugador al que yo ya pretendía en la Roma y que el año pasado no pude comprar porque tenía un precio desorbitado, por encima de los 50 millones de euros. Este año sí se ha podido conseguir”, expuso. La cantidad que demandaba entonces el Mónaco, según el de San Fernando, no sorprende si se tiene en cuenta que hace dos temporadas, Rony Lopes fue uno de los atacantes más productivos del fútbol francés. En un total de 50 apariciones se apuntó 17 goles y 12 asistencias. Números que son propios de un futbolista muy cotizado.

El extremo con pasaporte portugués fue incapaz de repetirlos el curso pasado. Pero bien es cierto que ni el tambaleante rumbo del cuadro monegasco –llegó a temer un descenso– ni su cambiante posición ayudaron. Por otro lado, jugó sólo 2.229 minutos, más de mil menos que en el ejercicio anterior –3.288'–, por culpa de una lesión muscular. Todas estas circunstancias dejaron al extremo en cifras mucho más discretas: cuatro goles y dos asistencias.

En Eduardo Dato éstas deberán repuntar, pues en el club tienen la idea de que ayude al equipo a concretar sus ocasiones. Preguntado por la responsabilidad de reemplazar a Sarabia como llegador, el jugador demostró tener claro cuál será su papel. “Estoy aquí para hacer goles y hacer pases de gol”, expresó Rony Lopes, al que se espera que Lopetegui utilice en el flanco derecho, donde éste ha sacado más provecho a su zurda en etapas anteriores.

El brasileño catalogó al Sevilla como “un club muy grande en España y muy grande en Europa” y dio las gracias a los rectores nervionenses por confiar en su incorporación. No titubeó cuando se le pidió opinión sobre el plantel que se ha confeccionado para la campaña que está a punto de arrancar. “Es un muy buen equipo, con buenos jugadores y un entrenador muy bueno. Y están todos motivados”, añadió.

El jugador, formado en las categorías inferiores del Benfica, que por la mañana se ejercitó por primera vez con sus compañeros, tuvo también palabras para Lopetegui. “Me ha transmitido la manera de jugar del equipo y la manera en la que quiere que juegue. Es un entrenador que yo ya conocía un poco y estoy contento de trabajar ahora con él”, dijo.

Durante toda la rueda de prensa, Rony –apodo que lleva consigo “desde chico” y que le puso su primer entrenador– se expresó en un correcto español, mostrando que el idioma no va a ser un hándicap para él. “Empecé a hablarlo en el City, con varios jugadores españoles y argentinos. Allí, a veces, tenía que ayudar con la traducción al inglés y aprendí mucho”.

Asimismo, espera arrancar con buen pie en la Liga, en la que todavía no ha jugado nunca. “Para mí es uno de los mejores campeonatos del mundo y siempre he tenido la ambición de jugar aquí. Claro que voy a tener que pasar un período de adaptación, pero lo voy a pasar rápido”, señaló el extremo nacido en Belem (Brasil). Reconoció que el de España “es un fútbol muy técnico” del que va a “aprender mucho”.

Con él, el Sevilla gana a un futbolista que, si se acerca a sus mejores días en cuanto a determinación, dará muchas alegrías a sus seguidores. Su precio lo convierte en la adquisición más costosa de la historia del club, pero considerando que el mercado está inflándose año a año y que el Mónaco pedía medio centenar de millones hace un verano, no parece un mal trato. Será el tiempo, en todo caso, el que diga si éste es bueno.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios