Sevilla FC | Junta General de Accionistas Del Nido no firma las cuentas a la baja que presenta el consejo

  • El consejo presentará a la Junta unas cifras marcadas por la reducción drástica del beneficio: de 25,7 en 2018 a 2,48 millones de euros en el presente ejercicio.

José Castro, ayer durante su intervención en la entrega de los premios Blázquez. José Castro, ayer durante su intervención en la entrega de los premios Blázquez.

José Castro, ayer durante su intervención en la entrega de los premios Blázquez. / Víctor Rodríguez

Las cuentas que el consejo de administración del Sevilla FC presentará el próximo el próximo 20 de diciembre en la Junta General de Accionistas arrojan unos números claramente a la baja con respecto a los presentados al accionariado en ejercicios anteriores.

El informe de auditoría del estado de las cuentas anuales a 30 de junio de 2019 firmado por Ernst & Young arroja un balance de beneficio de sólo 2,476 millones de euros, el más bajo desde 2014 y muy distinto a los 25,728 obtenidos en 2018. Unas cuentas que han firmado todos los máximos accionistas a través de sus representaciones en el consejo, salvo la familila de José María del Nido. Ninguno de los tres consejeros que representan su capital, ni José María del Nido Carrasco, ni Enrique de la Cerda ni el representante de la sociedad Nervión Grande S.L., han rubricado este informe de auditoría en la que se atisba que ha bajado la cifra de negocio, aunque sigue arrojando un superávit necesario para hacer efectiva la retribución económica del consejo. Ello lo que ilustra es que uno de los mayores accionistas de la entidad no aprueba la interpretación de las cuentas.

La cifra de negocio ha bajado más de un 20%, de 163,095 millones a 135,423, mientras que en la cuenta de pérdidas y ganancias los auditores fijan un total de 196,431 millones cuando en el ejercicio de 2018 se cuantificó en 226,517.

Pese a todo, el club ha logrado mantener el gasto en plantilla, que apenas ha sufrido variación. El pago de salarios retrocedió sólo un 12,9%, hasta 104,22 millones de euros, pero las amortizaciones de inmovilizado se incrementaron un 19,1% y alcanzaron 46,78 millones de euros. La masa salarial total, incluyendo personal no deportivo, bajó únicamente un 3%, hasta 151 millones de euros.

Todo este retroceso se achaca por parte del club a que los ingresos por competición europea han bajado. La Europa League –la que disputó la pasada temporada y en la que compite en la presente– ofrece mucho menos ingresos que la Champions, aunque el informe de auditoría explica que “la sociedad espera suplir este diferencial de ingresos con el crecimiento de resto de ingresos, complementado con los beneficios por traspasos” de jugadores.

En este sentido, la entidad ha sufrido una renovación evidente de la plantilla con 14 nuevos jugadores. En total, con el coste de las cesiones y la retribución del nuevo cuerpo técnico, la cifra de inversión realizada asciende a los 140 millones de euros, que tendrían que contrarrestarse con el ingreso neto de 58 millones en traspasos efectuados durante los meses de julio y agosto.

No obstante, el gasto de la plantilla deportiva también ha bajado, concretamente de 144,078 millones del ejercicio pasado a los 139,955 del presente curso.

El consejo de administración convocó para el próximo 20 de diciembre una Junta General de Accionistas que, si bien se prevé más tranquila que la del año pasado (cuando se descubrió la entrada de Sevillistas Unidos 2020 en el capital social con más del 5% y en el consejo y cuando Carolina Alés admitió que vendería cuando lo deseara su paquete), sí se espera que aparezcan puntos de discrepancia.

Los pequeños accionistas preparan una movilización para defender la inclusión en el orden del día de una propuesta para blindar el patrimonio inmobiliario ante posibles especuladores externos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios