Sevilla FC - FC Barcelona | Nombres propios

De los intentos de Joan Jordán a la máquina de perder balones que fue Munir

  • Los jugadores sevillistas no fueron capaces jamás de meterse en el partido con valentía y el nivel individual de casi todos ellos fue deficiente

  • La crónica del Sevilla-Barcelona

Joan Jordán es derribado entre Jordi Alba y Busquets en una salida con el balón.

Joan Jordán es derribado entre Jordi Alba y Busquets en una salida con el balón. / Antonio Pizarro

El Sevilla se vio engullido por su propia incapacidad para afrontar la cita contra el Barcelona como un partido de tú a tú. Los sevillistas salieron encogidos y eso los condujo a la frustración y a actuaciones individuales francamente decepcionantes en la mayoría de los casos. Eso sí, hubo excepciones, como Joan Jordán o Koundé, a la hora de querer rebelarse contra las circunstancias dentro de la escuadra de Lopetegui.

Joan Jordán | De los pocos capaces de atreverse a aguantar la pelota y regatear

No fue un partido brillante del medio centro catalán, como de ninguno de sus compañeros, pero él, al menos, sí fue capaz de aguantar el balón y no soltarlo a la primera sin sentido. Regateó cuando lo necesitó y, sobre todo, transmitió su frustración por haber perdido, incluido un pique con Messi bastante llamativo.

Munir | Perdió el balón del 0-1 y otra infinidad de pelotas

Lopetegui le dio confianza tras su buena actuación contra el Osasuna y la verdad es que el rendimiento contra su antiguo equipo no pudo ser más pobre. Fue sustituido en el descanso y en este caso con toda la razón del mundo, ya que era una máquina de perder balones, incluido uno fácil que dio lugar a la contra del 0-1 tras el esfuerzo de Fernando.

Diego Carlos | De no haber algo físico, difícil entenderlo

Diego Carlos intenta detener a Messi. Diego Carlos intenta detener a Messi.

Diego Carlos intenta detener a Messi. / Antonio Pizarro

Es verdad que Messi ha aprendido a buscarle las cosquillas exagerando las entradas para provocar la tarjeta fácil y limitar su ventaja física, pero de no haberse producido algún problema físico es complicado entender que fuera sustituido en el descanso. Su rendimiento no era el peor, ni muchísimo menos, entre los futbolistas del equipo inicial.

De Jong | El problema no es que no ganara los balones, la tara es partir con esa idea

Peleó con Piqué por las pedradas que le llegaban desde las zonas más atrasadas cuando sus compañeros trataban de esquivar la presión azulgrana de esa manera. Alguna pelota ganó, la mayoría las perdió, pero el problema no es suyo, sino de una idea futbolística errada en un equipo que suele asumir riesgos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios