Sevilla FC | Intrernacionales

Ocampos, que voló en el avión de Messi, de nuevo destacado

Ocampos, tras Messi, sale al campo tras el descanso del Bolivia-Argentina. Ocampos, tras Messi, sale al campo tras el descanso del Bolivia-Argentina.

Ocampos, tras Messi, sale al campo tras el descanso del Bolivia-Argentina. / Martín Alipaz / EFE

Lucas Ocampos y Acuña ya están de regreso de América tras su participación en la doble jornada de elimnatorias sudamericanas para el Mundial de Catar. Desde Bolivia se trasladaron con el resto de futbolistas que militan en Europa hasta Barcelona, y de ahí cada uno ya cogió sus respectivos destinos. El avión particular de Messi los trasladó a la Ciudad Condal después del Bolivia-Argentina de la noche del martes (1-2).

El lateral sevillista, tal y como había anunciado Lionel Scaloni, no jugó por sus molestias. El cuerpo médico del Sevilla tendrá que valorar ahora su estado para ver si está disponible de cara al partido de este sábado en Granada (13:00). Y el extremo volvió a ser titular, aunque en esta ocasión no jugó el partido completo.

En cambio, fue destacado por la prensa argentina como un pilar del equipo de Scaloni, pese a no tener su trabajo un reflejo directo en el marcador. Lautaro Martínez aprovechó dos errores de la defensa boliviana, ante la presión adelantada de Argentina, para hacer el 1-1 y luego dar el pase del 1-2 al ex sevillista Correa.

Con todo, las palabras del diario Olé sobre Ocampos son ilustrativas de la importancia que ha cobrado el sevillista en sus dos primeros partidos oficiales con Argentina: "Fue el mejor en el momento más difícil del equipo. Ahí, dejó la piel, complicó con su habilidad y potencia, aún haciendo alguna de más".

La popular sección deportiva del grupo Clarín añadía un factor clave sobre su rendimiento, su sacrificio en pro del colectivo en la faceta defensiva: "Importante para equilibrar el equipo en el retroceso sin perder peso ofensivo", añadía en su análisis particular de cada jugador Olé.

En el partido en Buenos Aires ante Ecuador, el trabajo de Ocampos sí tuvo un reflejo directo en el marcador. Sufrió el penalti que convirtió Messi en el único tanto del partido. Incluso se atrevió a pedirle a Messi la posibilidad de lanzarlo él, al haber sido objeto de la falta de Estupiñán en el área, precisamente tras una combinación con el capitán y 10 argentino.

El partido en la altura de La Paz, sobre 3.600 metros, terminó con una trifulca al recordar Marcelo Martins, autor del tanto de Bolivia, la goleada que les endosaron en 2009. "Boludo, se comieron seis". A lo que respondió Messi de forma muy airada: "La concha de tu madre, pelado". La bronca fue de consideración y ha sido destacada en la prensa internacional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios