Sevilla FC

La rebeldía de En-Nesyri: goles triunfales y como suplente

En-Nesyri celebra uno de los dos tantos de la remontada que protagonizó ante el Krasnodar. En-Nesyri celebra uno de los dos tantos de la remontada que protagonizó ante el Krasnodar.

En-Nesyri celebra uno de los dos tantos de la remontada que protagonizó ante el Krasnodar. / Antonio Pizarro

Hace semana y media, Monchi dio una charla sobre liderazgo motivacional en la Escuela de Hostelería de Sevilla. En ella, puso como ejemplo cómo gestiona emocionalmente su relación con la plantilla y para ilustrarlo apeló a la charla que tuvo con En-Nesyri tras el gol que falló en el minuto 89 el delantero marroquí que podría haberle dado la Supercopa de Europa al Sevilla.

El director deportivo situó la referencia mental del jugador en el acierto que tendría más adelante. La temporada acababa de empezar y el estado anímico de una de sus grandes apuestas pendía de un hilo. Dos meses después, En-Nesyri es el máximo goleador del Sevilla, en cinco titularidades y nueve suplencias, y no sólo eso, sino que encarna a la perfección el espíritu de perseverancia, de rebeldía, de este equipo que se empeña en llevar al césped, a los marcadores, sus lemas identitarios de la casta y el coraje y el dicen que nunca se rinde.

De los seis goles que ha marcado En-Nesyri en lo que va de temporada, cinco han tenido una influencia sustancial en el marcador final, en positivo. Sólo en San Mamés, cuando marcó al inicio de un partido que terminaría remontando el Athletic, el tanto del internacional marroquí se quedó para sus estadísticas individuales, sin que tuviera reflejo en la cuenta de resultados positivos del equipo. Todos los demás entrañaron una trascendencia que tiene al Sevilla ya clasificado para los octavos de final de la Champions y en plena escalada hacia los puestos altos de la tabla en la Liga.

En-Nesyri no ha gozado nunca de un favor excesivo del público y la prensa. Eso también lo sabía Monchi cuando habló con él tras la final de Budapest, el pasado 24 de septiembre. La losa de los 20 millones de euros que pagó el Sevilla para hacerse con él, dado que el Leganés se remitió a su cláusula de rescisión en el mercado de enero, aumentaba su peso con cada partido errático del futbolista. Y ese paradón, que lo fue, de Neuer, al disparo de En-Nesyri, que optó por la dirección errónea visto el resultado del mismo, podía suponer su definitivo hundimiento.

"Intenté hacerle ver que ese error no era lo importante, que lo importante iba a ser el acierto futuro", explicó a los hosteleros Monchi. "Y para ello le ponía ejemplos. Mira, yo me he equivocado mucho. Y siempre he intentado sacar del error aquella parte más positiva. Eso le dije. Hoy has fallado, pero vas a meter seguro el gol más importante del Sevilla esta temporada...", continuó.

Al siguiente partido que jugó el Sevilla en el Ramón Sánchez-Pizjuán, En-Nesyri marcó el único gol del partido, con un soberbio cabezazo a centro de Jesús Navas, dando el triunfo sobre el Levante. Había salido como suplente, era el minuto 92 y el marroquí abrió así su relato de goles trascendentales.

Luego llegaron los dos goles de la remontada ante el Krasnodar, en los minutos 69 y 72 y acababa de salir al campo un rato antes. Seguía marcando así su camino de goles trascendentes, saliendo desde el banquillo y en este caso sumándole la épica de una remontada en Champions con un futbolista menos.

Luego llegaría otro gol clave, esta vez como titular. Ante el Celta, su gol de cabeza, imponiéndose en un potente salto a los centrales rivales y cabeceando un balón muy bombeado de Jesús Navas, fue también un canto a la rebeldía. Era el minuto 46, justo antes del descanso, y su tanto permitió salir en la segunda parte al Sevilla en busca de la remontada que concretarían Escudero y Munir, ya en el tramo final del encuentro.

Pero En-Nesyri perseveró y siguió buscando otro gol decisivo. Antes sería también trascendental su demarraje impresionante en el minuto 95 del Krasnodar-Sevilla, que posibilitó el gol de Munir sobre la bocina para el triunfo que selló el pase a octavos. Hasta que en Huesca volvió a marcar en los minutos postreros y de nuevo saliendo como suplente. La forma en que sigue a Ocampos y se le ofrece en el primer palo es medio gol. El otro medio lo marca empujando con la derecha, su pierna menos buena, el balón a la red, para un triunfo que los propios protagonistas valoraron especialmente por lo costoso que fue.

En-Nesyri, que corría el peligro de sufrir el síndrome de Julio Salinas –su desmañada figura, su grosero error en el Italia-España del Mundial 94–, perseveró, buscó y halló. Lopetegui valorará especialmente ese espíritu rebelde del que quiere dotar a su equipo y del que En-Nesyri es un gran paradigma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios