Sevilla-Borussia Dortmund

Todo un cruce entre campeones

Lucas Barrios y Escudé, en el Sevilla-Borussia jugado hace justo una década, el 15 de diciembre de 2010. Lucas Barrios y Escudé, en el Sevilla-Borussia jugado hace justo una década, el 15 de diciembre de 2010.

Lucas Barrios y Escudé, en el Sevilla-Borussia jugado hace justo una década, el 15 de diciembre de 2010. / Julio Muñoz / Efe

Sevilla-Borussia Dortmund. De nuevo, como en el otoño de 2010, pero en orden inverso. En aquella ocasión se jugó primero en el legendario Westfalenstadion, cuyo silencio puede resultar tan impresionante, de otro modo, como el ruidoso zumbido de su vivaracha afición. De aquí a marzo, que es cuando se jugará en el ahora denominado Signal Iduna Park –BBV Stadion en las competiciones europeas, un estadio con tres nombres–, hay pocas expectativas de que el virus permita la vuelta masiva a los estadios. Quién sabe...

Lo cierto es que no se vivirá con la pasión con la que que los hinchas sevillistas y alemanes vibraron en aquel cruce memorable en el grupo de la Europa League. Ahora el nivel ha subido en ambos casos: están en juego los cuartos de final de la Champions nada menos.

Se trata de todo un duelo de campeones, por mucho que el Borussia Dortmund fuera el equipo que todos los sevillistas deseasen ante el formidable grupo de contendientes que podían caerle en el sorteo a su equipo. Pero la bola del Sevilla salió la penúltima y cuando ya sólo quedaban en el bombo de los primeros el equipo de la Cuenca del Ruhr y el Real Madrid, que no le podía tocar por ser un compatriota. La mano del ex borusser Stephane Chapuisat, uno de los que levantó la Orejona con el Dortmund en 1997, en el Olímpico de Berlín ante la Juventus (3-1), quiso elegir a los grandes cocos, Bayern, Liverpool, Juventus, City y PSG, anteriormente.

Desde aquel único título de campeón de Europa ha llovido mucho. Pero el Borussia Dortmund ha sido en el siglo XXI una gran referencia del fútbol alemán, ganando la Bundesliga en 2002, 2011 y 2012 y la Copa en 2012 y 2017, ante la tiranía del Bayern Múnich, que marca la hegemonía continental en estos momentos. Pero en Europa no ha tenido tanto predicamento, en forma de plata, como el Sevilla: en sus vitrinas tiene la Recopa en 1966 y la Copa Intercontinental en 1997, mismo año que se coronó campeón de Europa con Chapuisat en el once.

Aun así, su plantilla tiene un potencial enorme. Meunier, Hummels, Guerreiro, Axel Witsel, Jadon Sancho, Marco Reus, el hermano menor de Eden Hazard, Thorgan Hazard, el juvenil Giovanni Reyna... y Haaland, la gran referencia ofensiva, ahora lesionado después de su fulgurante irrupción en el panorama europeo la temporada pasada, en su primer año en Dortmund.

Allí recaló de la mano del elogiado por Monchi Michael Zorc, que lo fichó por 20 millones de euros. La temporada pasada, no obstante, el doblete del noruego al PSG en los octavos de final no le bastaron al Dortmund para pasar a los ansiados cuartos, que afrontará con muchas ganas de desquitarse, una vez supere su rotura muscular.

El Borussia Dormund atraviesa una pequeña crisis, como muestra la destitución el domingo de Lucien Favre, su entrenador, tras la dura goleada encajada en casa ante el Stuttgart (1-5). Lo sustituye un joven técnico, que era su ayudante, Edin Terzic. El rendimiento del equipo, por lo tanto, es ahora mismo una incógnita, aunque está quinto en la Bundesliga, tras once jornadas, en idéntica posición que el Sevilla, que ha jugado también once partidos, pero tiene dos pendientes. Eso sí, con Favre fue subcampeón la pasada campaña.

Pero, pese a la crisis, su potencial es enorme. Según la web especializada en mercado Transfermarkt, su plantilla está valorada en 614,60 millones de euros, cerca del doble que la del Sevilla, cifrada potencialmente en 350,40 millones de euros.

Será un duelo igualado, "muy, muy, muy difícil", como quiso advertir Monchi, consciente de que era el preferido para los sevillistas. En el recuerdo de éstos está cómo lo eliminó en aquella Europa League, aquel 15 de diciembre de 2010. Cómo rugían las gradas. Los alemanes también lo recordarán. Hoy hace 10 años... Tempus fugit.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios